Cuento: El camino del amor 1

Cuento: El camino del amor

El camino del amor: El camino oculto hacia el valle donde el sol y la luna se encuentran

En un tiempo remoto, existía una aldea rodeada de montañas, frondosos bosques y riachuelos cristalinos.

Sus habitantes vivían en armonía con la naturaleza, dedicándose a la agricultura y la artesanía.

Entre ellos destacaba una pareja de enamorados, Luna y Sol, nombres predichos por una anciana vidente al momento de su nacimiento.

Luna poseía una belleza serena; su cabello ondulado reflejaba los tonos plateados de la noche y sus ojos destellaban con la sabiduría de las estrellas.

Sol, por su parte, emanaba una calidez única, su mirada ambarina y su sonrisa franca podían iluminar incluso la más oscura caverna.

A pesar de sus diferencias, o quizás debido a ellas, el amor que compartían era tan evidente como el ciclo del amanecer y el atardecer.

Una tarde, cuando el cielo comenzaba a pintarse con las pinceladas del crepúsculo, el anciano del pueblo les contó sobre un valle místico, un lugar sagrado donde, según cuentan, el sol y la luna podían encontrarse en un espectáculo de eterna belleza.

«El camino es arduo y está oculto a la vista del común de los mortales», advirtió con voz temblorosa.

Los jóvenes, impulsados por la promesa de semejante maravilla y la aventura que significaba la búsqueda, decidieron emprender la jornada al amanecer siguiente.

Prepararon víveres y enseres, y bajo la atenta mirada de sus convecinos, se adentraron en el bosque que custodiaba los secretos del valle.

Los primeros días de su viaje estuvieron llenos de descubrimientos y alegría.

Pájaros de colores imposibles cantaban melodías que parecían bendecir su camino, y las criaturas del bosque les mostraban sendas ocultas entre la maleza.

Luna y Sol se deleitaban con los sonidos tranquilos de la naturaleza, y cada noche, antes de dormir, compartían historias e ilusiones bajo el manto estrellado.

Conforme avanzaban, el paisaje cambiaba y el sendero se volvía más escabroso.

Las risas se tornaron en silencio, la vía en estrechez y las certezas en dudas.

Los desafíos afloraban frecuentemente, un día cruzaron un río cuyas aguas parecían danzar caprichosamente evitando que los enamorados tocaran su superficie.

«Debemos usar la lógica de las piedras y la gracia de las hojas», sugirió Luna al contemplar cómo una hoja caía, deslizándose con elegancia sobre el agua.

Tomando ese conocimiento, lograron cruzar, poniendo en práctica la paciencia y la observación en cada paso que daban.

Las noches se hicieron más frías y una sombra de inquietud se acrecentó cuando atravesaron un espeso neblinar.

«Pareciera que el bosque nos pone a prueba», comentó Sol, quien a pesar de su nombre, sentía el peso de la oscuridad.

«Pero no olvides, mi querido Sol, que incluso la noche más oscura se rinde ante la promesa del amanecer,» respondió Luna, apoyándose en la esperanza que su amor les brindaba.

Pronto, la neblina se disipó, revelando estrellas que parecían guiñarles cálidamente.

A medida que se adentraban cada vez más en lo desconocido, los rumores del viento les hablaban de criaturas encantadas y guardianes invisibles que velaban por las maravillas del valle.

Y en una encrucijada, se encontraron con una criatura de aspecto etéreo, con alas tan livianas que su aleteo apenas susurraba.

«Yo soy el Guardián del Umbral, y les advierto que el camino hacia el valle donde el sol y la luna se encuentran está lleno de pruebas aún mayores,» dijo la criatura con voz melodiosa.

«¿Qué clase de pruebas?», preguntó Luna con cautela.

«El viaje hacia el interior, hacia su propio corazón. Solo aquellos cuyo amor es puro y firme pueden cruzar el umbral,» explicó el guardián, señalando una senda velada por una cortina de luminiscencia.

El primer desafío planteado por el Guardián fue el de la Confianza.

Un puente colgante, frágil como la tela de una araña, cruzaba un abismo de sombras. «Uno debe guiar al otro con los ojos vendados, confiando plenamente en su amor,» dijo el ser alado, y así lo hicieron.

Con cada palabra de aliento de Sol, Luna cruzó segura. Luego, con la guía de Luna, Sol atravesó, superando la incertidumbre con la solidaridad de su vínculo.

El siguiente reto era el de la Comunicación. Un laberinto de espejos los rodeó, cada reflejo mostraba una perspectiva diferente de sus propias almas.

«Hablen con sinceridad, compartan sus miedos y juntos hallarán la salida,» sugirió el Guardián.

Así lo hicieron, y en cada reflejo, encontraron partes de sí mismos y de su pareja que solo el amor verdadero podría aceptar y comprender.

El último desafío era el de la Entrega.

Llegaron a una sala con dos pedestales y una antigua inscripción: «Aquel que entrega su más preciado tesoro encontrará el camino al valle».

Luna y Sol, sin dudarlo, colocaron en los pedestales sus propias creaciones: un amuleto tejido por Luna durante las noches de meditación y una melodía compuesta por Sol que resonaba como el abrazo del día.

Al hacerlo, la sala se llenó de una luz dorada y plateada, y el Guardián asintió con aprobación.

«Han demostrado que su amor puede superar la oscuridad, la duda y el egoísmo. El valle les espera», anunció con beneplácito.

El camino que se reveló ante ellos desembocó en un valle resplandeciente, donde el firmamento besaba la tierra y las flores brillaban con luz propia.

«Es más hermoso de lo que podría haber imaginado», susurró Luna, embelesada.

Sol la abrazó, y juntos, contemplaron el fenómeno mágico: el sol y la luna, entrelazándose en el cielo, creando un eclipse perpetuo que iluminaba el lugar.

En ese valle pasaron la noche, bañados por la luz de la unión celestial.

Descubrieron que la leyenda era cierta no solo en su espectáculo sino en su esencia; el sol y la luna, diferentes pero complementarios, eran el reflejo de su propio amor.

Al amanecer, con el corazón lleno de paz y la certeza de que su viaje había fortalecido su unión, Luna y Sol emprendieron el regreso a su aldea.

La noticia de su éxito se esparció como un reguero de luz, y se convirtieron en un símbolo viviente de amor y perseverancia para todos los habitantes.

Años después, volverían al valle muchas veces, descubriendo en cada ocasión nuevos matices de su amor.

Y aunque las pruebas del Guardián del Umbral ya no estaban, cada viaje era una oportunidad para reafirmar los lazos que los unían.

La pareja de enamorados, bajo el influjo de su experiencia, llevaba consigo la serenidad del valle, enseñando a las futuras generaciones que el amor verdadero es una jornada de constantes descubrimientos y reafirmaciones; enseñanza que se perpetuó en la aldea como la más sagrada de las tradiciones.

Moraleja del cuento «El camino del amor»

La moraleja de esta historia, en la que Luna y Sol hicieron frente a pruebas y adversidades, es que el verdadero amor no está exento de desafíos.

Sin embargo, cuando se enfrentan juntos, con confianza, comunicación y entrega, pueden superar cualquier obstáculo y encontrar bellezas inimaginables en su camino.

El amor es un viaje que no se mide en distancia, sino en la profundidad de las experiencias compartidas.

Abraham Cuentacuentos.

Sigue leyendo cuentos de amor

5/5 - (1 voto)

¿Te apuntas GRATIS al Club del Cuentacuentos?

Únete a otros 113 lectores, y empieza esta semana a recibir tus cuentos ORIGINALES gratis.

Cada semana, te comparto cuentos nuevos en tu bandeja de entrada.

Historias que te transportarán a mundos mágicos, aventuras emocionantes y viajes inolvidables, todo desde la comodidad de tu hogar.

¡Recuerda que nunca te enviaré spam! Echa un vistazo a la política de privacidad para más información.

Responsable: Abraham Velázquez Moraira. Propósito: Solo para enviarte mi newsletter y poder responder tus email. Derechos: Tienes derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos. Destinatarios: Tus datos los guardaré en mi propio servidor dentro de la U.E., gracias al servicio de MailPoet.

Publicaciones Similares