El Conejito que Quería Contar Estrellas: Una Noche Mágica

El Conejito que Quería Contar Estrellas: Una Noche Mágica 1

El Conejito que Quería Contar Estrellas: Una Noche Mágica

En un valle muy lejano donde las flores musitan cuentos con el viento, vivía un pequeño conejito llamado Benjamín.
Benjamín tenía una particular afición: amaba mirar el cielo azul durante el día y el manto estrellado por la noche.
Sus orejas siempre se movían con excitación al ver los puntitos brillantes danzar en el cielo.

La madre de Benjamín, Doña Rosa, siempre lo veía absorto en su afición.
«Benjamín, ¿qué ves en esas estrellas que tanto te gusta mirar?», preguntaba con curiosidad.
«Mamá, es que las estrellas me cuentan historias; si las cuento todas, un deseo podré pedir», respondía Benjamín con ojos brillantes.

Una tarde de cielo purpúreo y brisa suave, Benjamín decidió que esa noche contaría todas las estrellas.
Para esta hazaña, el pequeño conejito decidió invitar a sus amigos del bosque.
Así, con la primera estrella asomándose en el firmamento, comenzó su gran aventura.

«Uno, dos y tres… ¡Ah, no, hay que empezar otra vez!», decía Fidel, el ratoncito con bigotes largos y torpes patitas.
Él, junto a Benjamín y otros amigos, intentaban una y otra vez contar las estrellas que aparecían sin cesar.
«Tranquilos, Fidel y Benjamín, juntos lo conseguiremos,» consolaba Lucía, la lechuza sabia, con su mirada serena.

Entre intentos y juegos, la noche avanzaba y un acontecimiento inesperado tomó lugar.
Un resplandor inusual surgió del bosque, llamando la atención de todos los animales.
Era Camila, la luciérnaga, que con su luz quería ayudar a contar las estrellas.

«No os preocupéis, amigos del bosque, mi luz os guiará entre las estrellas», dijo Camila con voz dulce y amistosa.
El entusiasmo se apoderó de todos y cada uno encontró en Camila una luz de esperanza.
«¡Vamos a contar las estrellas y a pedir un hermoso deseo!», exclamó Benjamín motivando a la pequeña tropa.

Sin embargo, las estrellas eran traviesas y parpadeaban como si supieran del juego que les plantearon.
«¡Hay demasiadas y algunas se esconden detrás de las nubes!», se quejó Nicolás, el tejón, con su voz gruñona.
«Sigamos intentándolo. ¡El deseo de Benjamín vale la pena!», animaba Valentina, la ardilla, que con agilidad saltaba de rama en rama.

Mientras la noche se iba oscureciendo y las estrellas brillaban con más fuerza, un personaje curioso aparecía.
Era el Viejo Daniel, el Búho, sabio y conocedor de todos los secretos del valle.
«Mis pequeños amigos, la paciencia y la constancia son la llave de todo deseo», les susurró con voz grave y melodiosa.

Inspirados por las palabras del Viejo Daniel, siguieron su cometido.
«¡Cuarenta y dos, cuarenta y tres!», contaba con emoción Olga, la topo, a pesar de que apenas distinguía las estrellas.
Y así se unían más y más animales, entre cánticos y risas, el cielo era un escenario que fascinaba sus almas curiosas.

Cuando estaban a punto de rendirse, tras intentar contar las estrellas durante horas, un destello cruzó el cielo.
Era una estrella fugaz que dejaba una estela de polvo brillante tras de sí.
«¡Pide un deseo, Benjamín!», exclamaron todos al unísono, sabiendo que era el momento cumbre de la noche.

Benjamín cerró sus ojitos y pidió un deseo con todo su corazón de conejito.
«Deseo que cada noche, mi familia y amigos se reúnan para compartir y disfrutar del cielo estrellado juntos.»
Tras su deseo, una calidez especial brotó del suelo del bosque, abrazando a todos los presentes en un halo de magia.

Desde aquella noche mágica, el valle se llenó de armonía y amistad.
Los animales se reunían con Benjamín cada anochecer y, aunque no pudieran contar todas las estrellas, disfrutaban del intento.
Cada estrella se convirtió en el recuerdo de una noche pasada en risas, juegos y secretos compartidos.

«Mira, mamá, ahora cada estrella representa el amor de mis amigos», decía Benjamín con el corazón henchido de gozo.
Doña Rosa observaba a su pequeño y sonreía, sabiendo que su hijo había encontrado el mejor de los tesoros.
Y es que en el valle, cada noche era una aventura, cada estrella una historia y cada encuentro un recuerdo imborrable.

Benjamín aprendió que no importaba llegar al final de la cuenta de las estrellas, sino disfrutar del viaje con aquellos a quien amas.
El pequeño conejito finalmente comprendió que las historias más bellas se forman a partir de los lazos de amistad y amor sincero.
Y así, cerraba sus ojos cada noche, agradecido por las estrellas, pero más aún, por el calor de su familia y amigos.

Moraleja del cuento «El Conejito que Quería Contar Estrellas: Una Noche Mágica»

Recuerda, pequeño oyente, que el valor de los momentos y las personas reside en la calidad del tiempo compartido.
El cielo tiene incontables estrellas, y la vida, innumerables instantes para atesorar.
Así que busca siempre en cada noche estrellada, no solo un punto brillante en el firmamento, sino también el calor de un corazón amigo.

Valora este artículo post

¿Te apuntas GRATIS al Club del Cuentacuentos?

Únete a otros 391 lectores, y empieza esta semana a recibir tus cuentos ORIGINALES gratis.

Cada semana, te comparto cuentos nuevos en tu bandeja de entrada.

Historias que te transportarán a mundos mágicos, aventuras emocionantes y viajes inolvidables, todo desde la comodidad de tu hogar.

¡Recuerda que nunca te enviaré spam! Echa un vistazo a la política de privacidad para más información.

Responsable: Abraham Velázquez Moraira. Propósito: Solo para enviarte mi newsletter y poder responder tus email. Derechos: Tienes derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos. Destinatarios: Tus datos los guardaré en mi propio servidor dentro de la U.E., gracias al servicio de MailPoet.

Publicaciones Similares