La Nube Bailarina y el Arcoíris Perdido: Un Viaje por el Cielo

La Nube Bailarina y el Arcoíris Perdido: Un Viaje por el Cielo 1

La Nube Bailarina y el Arcoíris Perdido: Un Viaje por el Cielo

Una vez, en el amplio cielo azul, vivía una nube blanquecina llamada Blanca. Se deslizaba ágil y suavemente sobre las corrientes de aire, como una bailarina realizando piruetas en el infinito escenario celeste. Tenía la forma de un algodón dulce y su contorno se teñía de oro cuando el sol comenzaba a despedirse.

Blanca amaba jugar entre los rayos dorados, pero un día notó que algo faltaba en su hogar color zafiro. El arcoíris, ese mágico puente de colores, se había perdido. Con preocupación, miró a su alrededor; el cielo se mostraba incompleto sin la alegre gama de matices que le aportaba su amigo.

Cercana a ella revoloteaba una bandada de golondrinas y Blanca decidió preguntarles. «¿Habéis visto al arcoíris?», inquirió con una voz tan suave como la brisa de primavera. «Lo vimos esta mañana, hacia el oeste, con semblante apagado», gorjeó Carolina, la golondrina aventurera.

Decidida a encontrar a su amigo, Blanca emprendió un viaje que la llevaría por verdes valles y montañas dormidas. En su trayecto, encontró a Lucas, el León del Viento, rugiendo melodías que peinaban el horizonte. «¿Has visto al arcoíris, Lucas?», preguntó Blanca con dulzura.

«Sí», respondió Lucas con una voz que resonaba como un eco profundo. «Pero se miraba triste, como si hubiera perdido su brillo.» Blanca se inquietó más con esta noticia, pero agradeció a Lucas y avanzó hacia el oeste, adentrándose en el atardecer.

A medida que el cielo se teñía de naranja y rosa, Blanca encontró a Sofía, la Mariposa de la Luz. «Blanquita, ¿qué te trae por estos lares?», preguntó Sofía con voz melodiosa. Blanca le contó de su búsqueda y la mariposa revoloteó pensativa. «Creo haberlo visto más allá del horizonte», dijo señalando con sus alas irisadas.

Con cada encuentro, Blanca sentía que su viaje se llenaba de esperanza y amistad. No tardó mucho en alcanzar la región donde el sol se ocultaba y, al fin, allí estaba el arcoíris. Su semblante era tenue, sus colores, deslucidos y su arco, poco definido.

«Arcoíris, ¿qué te sucede?», preguntó Blanca acercándose a él con delicadeza. «Blanca, me temo que he perdido mis colores», suspiró el arcoíris. «La lluvia que me alimenta no ha llegado y me siento débil.»

Sin dudarlo, Blanca convocó a sus hermanas nubes, y juntas, comenzaron a danzar en el cielo creando una melodiosa sinfonía. Las gotas de lluvia comenzaron a caer suavemente, y cada una parecía tener un brillo especial, como si se tratara de una nota musical.

A medida que la lluvia tocaba el suelo, los colores del arcoíris empezaron a recuperar su intensidad. Rojos como cerezas, naranjas como atardeceres, amarillos como girasoles, verdes como praderas, azules como el mismo cielo, índigos como la hora crepuscular y violetas como la flor de Lavanda.

El arcoíris sonrió y, en una explosión de luz, dibujó su perfecto arco sobre el mundo, conectando dos extremos con su puente de esperanza. «Gracias, Blanca. Has traído de vuelta la alegría a mi ser», dijo el arcoíris con colores brillando más fuertes que nunca.

El cielo celebró el retorno del arcoíris con un coro de estrellas. La luna salió esa noche con una sonrisa, sabiendo que el equilibrio había sido restaurado gracias a una nube bailarina y un puñado de amigos determinados.

Blanca regresó a su lugar en el cielo, contenta y serena. Su aventura había terminado, pero la amistad forjada durante su viaje perduraría por siempre. Ella ahora sabía que en la unión y la empatía residía la verdadera magia que mantiene al cielo lleno de vida y color.

El cielo se convirtió nuevamente en un lugar de asombro y belleza, donde cada día, niños en la tierra podían levantar la vista y encontrar la danza de colores que prometía un nuevo comienzo. Y, al final del día, ahí estaba Blanca, la nube bailarina, dando sus últimos giros antes de que el sueño nocturno la cobijara.

Moraleja del cuento «La Nube Bailarina y el Arcoíris Perdido: Un Viaje por el Cielo»

Cada uno de nosotros, como Blanca, puede traer color y alegría al mundo. A veces, solo se necesita un corazón dispuesto a ayudar para que la tristeza se desvanezca y el brillo de la esperanza ilumine nuevamente nuestro camino.

Valora este artículo post

¿Te apuntas GRATIS al Club del Cuentacuentos?

Únete a otros 413 lectores, y empieza esta semana a recibir tus cuentos ORIGINALES gratis.

Cada semana, te comparto cuentos nuevos en tu bandeja de entrada.

Historias que te transportarán a mundos mágicos, aventuras emocionantes y viajes inolvidables, todo desde la comodidad de tu hogar.

¡Recuerda que nunca te enviaré spam! Echa un vistazo a la política de privacidad para más información.

Responsable: Abraham Velázquez Moraira. Propósito: Solo para enviarte mi newsletter y poder responder tus email. Derechos: Tienes derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos. Destinatarios: Tus datos los guardaré en mi propio servidor dentro de la U.E., gracias al servicio de MailPoet.

Publicaciones Similares