El Canguro Guardián: Protector de la Pradera y sus Secretos

El Canguro Guardián: Protector de la Pradera y sus Secretos 1

El Canguro Guardián: Protector de la Pradera y sus Secretos

En las vastas praderas de Amaroo, donde el sol dora las extensas hierbas y las flores silvestres susurran historias al viento, había un canguro llamado Lantaro. Su pelaje era de un marrón rojizo que se confundía con la tierra que amasaba bajo sus fuertes patas, y sus ojos, destellos de un verde esmeralda, reflejaban la vida del lugar que juró proteger.

Lantaro no era un canguro cualquiera; era el guardián de un secreto que las praderas de Amaroo habían custodiado por generaciones. Cada día, al alba, se alzaba sobre la colina más alta, revisando que todo estuviera en armonía. No obstante, un día, un estruendo rompió el silencio matinal. Algo extraño estaba sucediendo.

«¿Qué será ese ruido?», murmuró Lantaro, y con un potente salto se encaminó hacia la fuente del perturbador sonido. En el camino, se encontró con la zarigüeya Zara, que parecía tan confundida como él. «Lantaro, ¿has visto pasar algo inusual?», preguntó con su característica voz suave pero inquieta.

«No, Zara, pero algo interrumpe la paz de Amaroo, y es nuestro deber descubrir qué es», respondió Lantaro, con una determinación que resonó en el corazón de la zarigüeya. Juntos, continuaron el camino, uniendo fuerzas y sentidos.

Al adentrarse en el bosque, una imagen insólita los dejó estupefactos: humanos con grandes máquinas, amenazando derribar lo que por años fue refugio de mil colores y secretos sin fin. «¡Están destruyendo nuestra pradera!», exclamó Zara con lágrimas en los ojos.

Lantaro, con una calma que forjaba el destino con cada palabra, dijo, «Zara, no nos rendiremos. Convocaré a los guardianes.» Súbitamente, el canguro inició un ritmo ancestral con sus patas en el suelo, un llamado que traspasó las raíces y llegó a cada ser viviente de Amaroo.

Y así, como un acto mágico orquestado por la misma naturaleza, los animales comenzaron a reunirse: Emilio el emú, con sus plumas que capturaban el cielo; Valeria la víbora, cuyo susurro entre la hierba podía ser tanto cautivador como alarmante; y Esteban el eucalipto, viejo y sabio, cuyas hojas susurraban consejos al viento.

«Hermanos de Amaroo», comenzó Lantaro con voz firme, «nuestro hogar enfrenta la amenaza de aquellos que no comprenden su valor. Por siglos, hemos sido sus protectores, y hoy, debemos unirnos para salvaguardarlo.» Los asistentes asintieron, y un murmullo de acuerdo se esparció entre ellos.

Mientras, Lucía, una niña que se había alejado de sus padres, los constructores humanos, se encontraba explorando curiosa las praderas. Se fascinó con los colores, el viento y la pureza del aire. Sin embargo, una piedra en su camino la hizo tropezar, y su caída fue amortiguada por una manta de hierbas que reveló, ante sus ojos asombrados, la entrada a una antigua caverna.

«¡Guau, qué misterio!», exclamó Lucía, sintiendo el pulso de la aventura en sus venas. Con el corazón desbocado, la intrépida niña decidió adentrarse. La caverna estaba adornada por cristales que contaban historias en sus reflejos y murales antiguos que pintaban la historia de Amaroo, una en la que los humanos y los animales convivían en armonía.

Mientras tanto, los animales, bajo el liderazgo de Lantaro, ejecutaban un plan. Valeria, con su destreza, se deslizaba sigilosa distrayendo a los trabajadores; Emilio, corriendo como el viento, creaba confusiones; y Zara recogía pequeños objetos, creando ilusiones ópticas que hacían dudar a los humanos de su propia percepción.

Los hombres y mujeres, confundidos por los sucesos extraños, detuvieron las máquinas. «¿Será algún tipo de señal?», preguntó uno de los trabajadores, mirando a su alrededor, cómo una bandada de loros dibujaba arcoíris voladores en el cielo.

Por otro lado, Lucía, al alcanzar el fondo de la caverna, descubrió lo que parecía ser un altar, en cuyo centro reposaba un cristal gigante. Instintivamente, colocó su mano sobre él y una melodía ancestral empezó a sonar, una canción que hablaba de unidad y respeto por la vida. La melodía emergió a la superficie, y tanto hombres como animales se detuvieron en seco, cautivados por su belleza.

«Esa canción, la siento en el alma», dijo la madre de Lucía, quien había empezado a buscar a su hija angustiada. Los trabajadores, uno a uno, empezaron a darse cuenta de la magia de Amaroo, percibiendo cómo cada animal, planta y brisa eran parte de una sinfonía perfecta.

Lantaro, al escuchar la melodía, supo que era el momento de mostrarse. Con un salto, se colocó frente a los humanos y, para su sorpresa, empezaron a comunicarse. «Soy el guardián de este lugar. Nuestro hogar no solo es tierra y hierba; es un legado de vida, historia y misterios. Vuestra hija nos ha mostrado que aún arde la llama de la comprensión en el corazón humano», expresó con una voz que, aunque no comprendían en palabras, sentían en sus corazones.

Lucía emergió de la caverna en ese momento, y la familia se reunió en un abrazo que trascendió especies. «Mamá, papá, Amaroo es especial. Hay que protegerlo, no dañarlo», dijo la niña con una convicción que solo los inocentes pueden tener.

Los trabajadores, liderados por los padres de Lucía, decidieron no solo detener la construcción, sino también colaborar en la preservación de la pradera. Esto permitió que Amaroo no solo sobreviviera, sino que floreciera con mayor belleza que nunca. Valeria, Emilio, Zara y sobre todo, Lantaro, habían salvado su hogar.

Los días pasaron, y bajo el sol poniente, Lantaro miraba cómo Amaroo renacía cada día con más fuerza. Lucía se convirtió en una defensora de la naturaleza, y su conexión con Lantaro era un recordatorio del entendimiento que puede darse entre todas las formas de vida.

Moraleja del cuento «El Canguro Guardián: Protector de la Pradera y sus Secretos»

En cada ser palpita la esencia de un guardián, dispuesto a proteger lo que ama. Cuando la voz de la naturaleza y la sabiduría del corazón se unen, surgen melodías que despiertan la conciencia de la humanidad, llevándonos a entender que todos somos parte de un mismo todo, y que proteger nuestro entorno es asegurar el futuro de las próximas generaciones.

Valora este artículo post

¿Te apuntas GRATIS al Club del Cuentacuentos?

Únete a otros 398 lectores, y empieza esta semana a recibir tus cuentos ORIGINALES gratis.

Cada semana, te comparto cuentos nuevos en tu bandeja de entrada.

Historias que te transportarán a mundos mágicos, aventuras emocionantes y viajes inolvidables, todo desde la comodidad de tu hogar.

¡Recuerda que nunca te enviaré spam! Echa un vistazo a la política de privacidad para más información.

Responsable: Abraham Velázquez Moraira. Propósito: Solo para enviarte mi newsletter y poder responder tus email. Derechos: Tienes derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos. Destinatarios: Tus datos los guardaré en mi propio servidor dentro de la U.E., gracias al servicio de MailPoet.

Publicaciones Similares