Sombras Largas al Atardecer: El Gorila que Temía la Oscuridad

Sombras Largas al Atardecer: El Gorila que Temía la Oscuridad 1

Sombras Largas al Atardecer: El Gorila que Temía la Oscuridad

En una región olvidada de la espesa selva del Congo, donde los ecos del viento susurraban historias ancestrales, vivía un gorila de pelaje plateado que todos llamaban Guzmán. Su figura imponente y sus ojos melancólicos reflejaban una sabiduría nacida del respeto por su querida selva. Sin embargo, bajo su apariencia formidable, Guzmán ocultaba un miedo que le robaba el sueño: temía a la oscuridad y a las sombras largas que se perfilaban al atardecer.

«Esas sombras cuentan historias, leyendas de criaturas que deambulan en la noche», decía la sabia gorila Josefina, sentada en su rincón favorito al lado de la cascada. «Pero son solo cuentos, Guzmán. No hay nada en la oscuridad que no esté durante el día». Ella intentaba calmarlo, pero Guzmán no encontraba consuelo.

La vida en la selva transcurría entre árboles que rozaban el cielo y lianas que dibujaban laberintos naturales. Las juguetonas crías de gorila se columpiaban riendo, ajenas al temor de Guzmán, mientras que el líder del grupo, un gorila llamado Arturo, mantenía un estricto orden.

Una tarde, mientras el sol comenzaba su descenso hacia el horizonte, una extraña quietud se adueñó de la selva. Guzmán y sus compañeros se encontraron en el claro donde solían reunirse para compartir frutos y raíces. «Aprovechemos la luz», propuso Arturo, al notar la inquietud de Guzmán.

Pero, de pronto, como una sombra fugaz entre los matorrales, una figura inesperada captó la atención de todos. Era Camila, la cría más curiosa y aventurera del grupo, que había seguido el rastro de un exótico aroma hasta alejarse de los suyos. «¡Camila!», rugió Arturo, «¡Debes volver con nosotros antes de que caiga la noche!»

El corazón de Guzmán latía con fuerza mientras las sombras se alargaban. Sabía que debía vencer su miedo si quería ayudar en la búsqueda de Camila. «Iré yo», se ofreció con voz temblorosa, «la selva al anochecer no es lugar para una cría sola». Los demás asintieron, impresionados por su valor.

La búsqueda de Camila llevó a Guzmán a adentrarse más y más en el denso crepúsculo de la selva. Mientras el último rayo de sol se extinguía, su temor crecía. A lo lejos, sonidos desconocidos llenaban el aire, y aunque cada fibra de su ser le pedía retroceder, su determinación no se quebrantaba.

De pronto, en un claro iluminado por la luna, Guzmán encontró a Camila. La pequeña gorila estaba trepada en una rama alta, inmóvil por el miedo. «No te preocupes, Camila. Estoy aquí», le aseguró Guzmán mientras escalaba con habilidad el árbol.

Con Camila a salvo entre sus brazos, Guzmán sintió cómo su corazón se llenaba de una calidez desconocida. Las sombras ya no le perturbaban tanto; la oscuridad se había vuelto su aliada en la noble tarea del rescate. Juntos emprendieron el camino de regreso al grupo, donde fueron recibidos entre vítores y abrazos.

Aquella noche, alrededor de una tranquila fogata, Josefina tomó la palabra. «Tu valentía nos ha enseñado, Guzmán, que muchas veces el miedo está solo en nuestras mentes. Has enfrentado la oscuridad y has descubierto la luz de tu coraje».

Los días sucesivos trajeron una nueva armonía a la vida del grupo de gorilas. Guzmán ya no temía a las sombras al atardecer, y se convirtió en el guardián del crepúsculo, en el vigía que cuidaba de los suyos cuando la luz se desvanecía. Su historia pasaría a ser una de las tantas que el viento susurraría entre los árboles del Congo.

Más allá de sus nuevas responsabilidades, Guzmán aprendió a disfrutar de las pequeñas cosas: el juego de las crías, la belleza de las flores bajo la luz de la luna y el brillante tapestry de estrellas que adornaban el velo nocturno.

Las noches en la selva adquirieron un nuevo significado, y las criaturas que una vez formaron parte de las aterradoras historias, se convirtieron en amigos y compañeros. Había un entendimiento mutuo, una paz forjada a través de la valentía y la voluntad de entender lo desconocido.

Y así, la leyenda de Guzmán, el gorila que una vez temió la oscuridad, se difundió a lo largo del bosque, cruzando ríos, trepando montañas, hasta llegar a los oídos de exploradores, científicos y curiosos que visitaban el Congo en busca de sabiduría salvaje.

Moraleja del cuento «Sombras Largas al Atardecer: El Gorila que Temía la Oscuridad»

En la vida, como en la selva que susurra con voces milenarias, nuestros miedos más profundos suelen tener raíces en lo desconocido. La historia de Guzmán nos enseña que el coraje se encuentra no en la ausencia del miedo, sino en la decisión de enfrentarlo. La verdadera valentía radica en la voluntad de atravesar la oscuridad hasta encontrar la luz que reside en nuestros corazones y en la conexión con aquellos que amamos. No permitas que el temor a las sombras te impida descubrir la estrella que brilla con fuerza dentro de ti.

Valora este artículo post

¿Te apuntas GRATIS al Club del Cuentacuentos?

Únete a otros 411 lectores, y empieza esta semana a recibir tus cuentos ORIGINALES gratis.

Cada semana, te comparto cuentos nuevos en tu bandeja de entrada.

Historias que te transportarán a mundos mágicos, aventuras emocionantes y viajes inolvidables, todo desde la comodidad de tu hogar.

¡Recuerda que nunca te enviaré spam! Echa un vistazo a la política de privacidad para más información.

Responsable: Abraham Velázquez Moraira. Propósito: Solo para enviarte mi newsletter y poder responder tus email. Derechos: Tienes derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos. Destinatarios: Tus datos los guardaré en mi propio servidor dentro de la U.E., gracias al servicio de MailPoet.

Publicaciones Similares