El Pequeño Gorila y el Gran Desafío del Río: Una Historia de Valentía

El Pequeño Gorila y el Gran Desafío del Río: Una Historia de Valentía 1

El Pequeño Gorila y el Gran Desafío del Río: Una Historia de Valentía

En el corazón palpitante de la selva, donde las lianas bailaban al ritmo del viento y los cantos de las aves acompañaban el fluir de los ríos, vivía un gorila joven llamado Ikem. Su pelaje era oscuro como las noches sin luna y sus ojos brillaban con un destello de curiosidad infantil. Era conocido entre su grupo no sólo por su afán juguetón sino también por su impresionante valentía. Sin embargo, aún no había llegado el momento de mostrar la magnitud de su coraje.

La vida de los gorilas era pacífica; se alimentaban de frutos, de las suaves hojas de los árboles y del sosiego del bosque. La líder, una gorila de espalda plateada llamada Estela, guía con sabiduría a su familia. Su experiencia y su porte majestuoso eran admirados por todos; su mirada reflejaba la serenidad de las aguas del río y la firmeza de la piedra.

Cerca del territorio de Estela y los suyos, discurría el río Andor, cuyas aguas caprichosas y a veces traicioneras dibujaban el límite de su hogar. A pesar de la peligrosidad que representaba, el río proporcionaba también vitalidad: agua fresca, peces y tierra fértil. Así, el río Andor era tanto un amigo como un enemigo, y muy pocos se atrevían a desafiarlo.

Un día, asomándose a la ribera del río, Ikem divisó al otro lado un árbol gigantesco, distinto a todos los que había visto, su copa se alzaba orgullosa hacia el cielo, desplegando un manto de coloridas flores. «¡Este árbol debe tener los frutos más dulces!» pensó Ikem, «¡debo probarlos!» Pero ante él, serpenteaba el gran desafío, el río Andor.

No pasó mucho tiempo antes de que Ikem compartiera su descubrimiento con un grupo de jóvenes gorilas. «¡Imaginen el sabor de esas frutas!» exclamaba con entusiasmo, «¡y la gloria de ser los primeros en alcanzarlas!» Sus compañeros, contagiados por la audacia de Ikem, murmuraban inquietos, sabiendo los riesgos que implicaba tal travesía.

Estela, al escuchar los rumores, convocó a todos frente al ombú centenario, emblema de las asambleas del grupo. «Ikem, he oído de tus planes», dijo con una voz tranquila, pero con una firme severidad. «El río Andor no es un juego, ha de respetarse, pues su furia no conoce rival. Te pido, no, te ordeno, que deseches esta idea.» Ikem agachó la cabeza, sabiendo que la sabiduría de Estela provenía de años de experiencia y pérdidas dolorosas.

El debate de aquella tarde quedó grabado en la memoria de todos. Pero las palabras de Estela no lograron calmar la tormenta de anhelos de Ikem. En el silencio de la noche, mientras los demás dormían, sus pensamientos eran como olas que rompían contra su decisión de obedecer. Fue entonces cuando escuchó una voz que no esperaba, era Uma, la curandera del grupo, tan vieja como las montañas y tan sabia como las estrellas.

«Ikem», susurró Uma, «tu corazón es valiente y tu espíritu es fuerte, pero incluso la mayor valentía debe ser templada con sabiduría. Si decides cruzar, recuerda que la naturaleza es una potente aliada; escúchala y aprenderás a sortear sus retos». Ikem asintió, apenas entendiendo las palabras de Uma, pero sintiéndose reconfortado y lleno de un nuevo tipo de courage.

Cuando los primeros rayos de sol acariciaron las hojas húmedas de la selva, el pequeño gorila se acercó al río. Sus amigos lo acompañaron, vacilantes ante la magnitud del desafío. «¿Estás seguro de esto, Ikem?» preguntó Azibo, su amigo más cercano, con un temblor en la voz. «Estoy seguro», respondió Ikem con una convicción que no sentía. «La valentía es nuestro barco, y juntos, cruzaremos este río».

Los gorilas jóvenes se adentraron en las aguas bajo la mirada preocupada de los miembros más ancianos de la tribu. Estela, desde la distancia, los observaba, su pecho oprimido por un mal presagio. Las aguas al principio fueron bondadosas, pero conforme avanzaban, la corriente se hacía más fuerte, más insistente.

De repente, un remolino pareció surgir de la nada, arrastrando a Azibo hacia su centro. «¡Ayuda!» gritó, luchando desesperadamente. Ikem, sin dudarlo un instante, se lanzó hacia su amigo. Recordando las palabras de Uma, buscó ayuda en la naturaleza: notó una rama caída que flotaba cerca y la usó para alcanzar a Azibo, empujándola hacia él. «¡Agárrate!» gritó Ikem.

Todo el grupo trabajó unido, se pasaron la rama de mano en mano, sacando finalmente a Azibo de las fauces acuosas del remolino. Al llegar a la orilla, nadie habló, todos sabían que habían escapado de una muerte segura por un hilo.

El susto y el alivio se mezclaron en el aire, respiraban con dificultad, sintiendo al mismo tiempo la dulzura de la vida y la amargura del peligro que habían tentado. «Debemos regresar», dijo Ikem, su voz un murmullo. «Estela tenía razón». Pero justo entonces, el destino los sorprendió. Del otro lado del río, donde se levantaba el árbol de frutos desconocidos, una voz los llamó.

Un grupo de gorilas del otro lado, dirigidos por un macho de respetable tamaño llamado Mateo, se les acercó. «Hemos visto vuestra lucha», dijo Mateo. «Y vuestra valentía nos ha conmovido. Usaremos nuestras lianas para construir una suerte de puente. Si nos ayudáis, podremos compartir las frutas de este árbol juntos».

Fue un proyecto monumental. Por días, gorilas de ambos lados del río trabajaron hombro con hombro, trenzando las lianas más fuertes y uniendo sus esfuerzos y conocimientos. Y así, bajo el sol vespertino, se completó el puente colgante más magnífico que la selva había visto.

Al regreso victorioso, con las frutas prometidas en mano, Estela esperaba a los jóvenes gorilas. Una sonrisa se asomaba en su rostro, mezcla de orgullo y alivio. «No siempre la valentía está en desafiar el peligro, sino en encontrar el camino para superarlo juntos», dijo abrazándolos. Y todos, con un sentimiento de unidad y fuerza, celebraron su hazaña hasta que las estrellas iluminaron la noche.

Ikem aprendió que la verdadera valentía es aquella que se acompaña de sabiduría y que, a veces, escuchar y unir esfuerzos consigue proezas que la fuerza bruta no puede alcanzar. La selva entera resonó con las historias de la valentía del pequeño gorila, y el río Andor, en su eterno discurrir, pareció susurrar con una nueva reverencia a quienes lo habían desafiado con valor y corazón.

Moraleja del cuento «El Pequeño Gorila y el Gran Desafío del Río: Una Historia de Valentía»

La verdadera valentía no reside en desafiar los peligros de frente y sin pensar, sino en apreciar el valor de la prudencia y la cooperación para superar los desafíos de la vida.

Valora este artículo post

¿Te apuntas GRATIS al Club del Cuentacuentos?

Únete a otros 411 lectores, y empieza esta semana a recibir tus cuentos ORIGINALES gratis.

Cada semana, te comparto cuentos nuevos en tu bandeja de entrada.

Historias que te transportarán a mundos mágicos, aventuras emocionantes y viajes inolvidables, todo desde la comodidad de tu hogar.

¡Recuerda que nunca te enviaré spam! Echa un vistazo a la política de privacidad para más información.

Responsable: Abraham Velázquez Moraira. Propósito: Solo para enviarte mi newsletter y poder responder tus email. Derechos: Tienes derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos. Destinatarios: Tus datos los guardaré en mi propio servidor dentro de la U.E., gracias al servicio de MailPoet.

Publicaciones Similares