La Leyenda del Gorila Gigante: Protector de las Montañas Antiguas

La Leyenda del Gorila Gigante: Protector de las Montañas Antiguas 1

La Leyenda del Gorila Gigante: Protector de las Montañas Antiguas

En un recóndito lugar de la Tierra, donde las montañas acarician las nubes y los ríos cantan melodías antiguas, se erigía un reino majestuoso, regido por seres tan poderosos como sabios: los gorilas. Pero entre ellos destacaba un coloso, cuyo nombre era Amanikable. Era tan grande que su perfil se confundía con el horizonte, y su mirada guardaba la serenidad de los bosques que custodiaba.

Los habitantes del reino, entre los que se encontraban personas valerosas y llenas de bondad como la joven Alma y el aguerrido vendedor de historias Leónidas, veneraban al Gorila Gigante. En sus espaldas se decía que habitaba el espíritu de las montañas, que mantenía la armonía en la vida de todos los seres que habitaban aquel lugar. Sin embargo, la tranquilidad de la aldea al pie de las montañas se veía amenazada por una sombra siniestra que se alzaba desde el oeste.

Los rumores crecían entre los aldeanos, susurrando que un ejército de criaturas desconocidas se aproximaba, ambicionando las tierras que los gorilas protegían. Alma, con su cabello castaño recogido en trenzas y sus ojos llenos de determinación, no podía soportar la idea de su hogar destruido. «Debemos actuar», decía ella con voz firme, mientras se dirigía al consejo de la aldea.

—»Nuestro destino está ligado al de Amanikable, debemos pedirle su ayuda», exclamaba Leónidas frente a los aldeanos que se agolpaban alrededor de la acogedora fogata.

—»¡Pero es apenas una leyenda!», respondía con escepticismo Donato, el anciano herrero, cuyas canas relucían bajo la luz de las llamas.

—»No es tiempo para la duda, Donato. Es el momento de creer», replicaba Alma, sus palabras tocando el corazón de los presentes.

Con la resolución en sus corazones, Alma y Leónidas emprendieron el viaje hacia las alturas inexploradas, donde se decía que Amanikable residía. La senda era ardua, atravesando frondosos bosques y escalando pendientes que parecían interminables, pero la fe en sus propósitos dotaba de fuerza a sus pasos.

Mientras tanto, en las alturas, Amanikable sentía la aproximación de la oscuridad. Poseía un don extraordinario, el de conectar con la naturaleza y sentir el palpitar de la Tierra. Sabía que debía prepararse para lo que se avecinaba. La paz de las Montañas Antiguas estaba en sus manos.

Los días pasaban y el avance del ejército siniestro era implacable. Con cada atardecer la esperanza de los aldeanos se oscurecía, mientras que Alma y Leónidas cada vez estaban más cerca de hallar al Protector de las Montañas. Se toparon con criaturas maravillosas que les indicaban el camino, sus cantos y murmullos confirmaban que la leyenda era real.

Una noche, mientras las estrellas iluminaban el manto de la oscuridad, la pareja aventurera encontró una meseta iluminada por la luna. Allí estaba él, Amanikable, imperturbable como una montaña. Su pelaje era de un negro profundo, y sus ojos reflejaban la sabiduría del mundo. Sin embargo, parecía sumido en un profundo pensamiento.

—»Oh gran Amanikable, las Montañas Antiguas y sus hijos te necesitan», dijo Alma, con voz temblorosa.

—»El equilibrio se ha roto. Pero no estará perdido mientras haya quienes luchen por él», respondió el gorila con un tono tan grave que parecía surgir desde la misma tierra.

El encuentro con el legendario protector dejó del todo transformados a Alma y Leónidas. Partieron de la meseta con un nuevo brillo en sus ojos, junto con la promesa de Amanikable de que la batalla sería justa. Con la alianza de Amanikable, la esperanza volvió a encenderse en sus corazones.

El asalto final estaba cerca y la aldea entera se había preparado. Donato había forjado armas como nunca antes, y los ciudadanos se habían convertido en un solo ser, unidos contra la oscuridad que amenazaba su existencia.

La batalla fue tan monumental como la leyenda misma. Amanikable descendió de las montañas como una avalancha viva, con su rugido anunciando que las Montañas Antiguas no serían conquistadas fácilmente.

Los invasores, sorprendidos y asustados por la aparición del gigante, lucharon con desesperación. Pero los aldeanos, inspirados por el valor de Alma y Leónidas, y liderados por la inquebrantable fuerza de Amanikable, repelieron el avance tras una lucha titánica que se cantaría en historias por generaciones venideras.

La victoria fue abrumadora. Amanikable, con un estruendo que hizo temblar los cimientos mismos de la tierra, dispersó a las criaturas oscuras, y como el viento que barre las hojas secas, restauró la paz en las Montañas Antiguas.

Con el alba siguiente, la aldea renació. Los cantos de los pájaros sonaban más dulces y las aguas parecían cantar con un gozo que no se sentía desde tiempos inmemoriales. Amanikable había regresado a la montaña, pero su leyenda se había fundido con la vida de cada criatura, humano o gorila, que llamaba hogar a aquel lugar sagrado.

Alma y Leónidas, que regresaron como héroes, trabajaron lado a lado para reconstruir lo que había sido dañado, pero con una fuerza y unidad que solo tales pruebas pueden forjar. La aldea se convirtió en un refugio de armonía y respeto por la naturaleza y sus guardianes.

Moraleja del cuento «La Leyenda del Gorila Gigante: Protector de las Montañas Antiguas»

En la lucha entre la oscuridad y la luz, la unión de los valientes y la fe en las leyendas antiguas pueden revelar a los verdaderos protectores de la Tierra. Así, el legado de Amanikable nos enseña que en el corazón de las criaturas más imponentes puede habitar la bondad más genuina, y que la verdadera grandeza reside en la protección de aquellos que no pueden defenderse por sí mismos.

Valora este artículo post

¿Te apuntas GRATIS al Club del Cuentacuentos?

Únete a otros 411 lectores, y empieza esta semana a recibir tus cuentos ORIGINALES gratis.

Cada semana, te comparto cuentos nuevos en tu bandeja de entrada.

Historias que te transportarán a mundos mágicos, aventuras emocionantes y viajes inolvidables, todo desde la comodidad de tu hogar.

¡Recuerda que nunca te enviaré spam! Echa un vistazo a la política de privacidad para más información.

Responsable: Abraham Velázquez Moraira. Propósito: Solo para enviarte mi newsletter y poder responder tus email. Derechos: Tienes derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos. Destinatarios: Tus datos los guardaré en mi propio servidor dentro de la U.E., gracias al servicio de MailPoet.

Publicaciones Similares