El baile de las tortugas en la noche de Día de Muertos

El baile de las tortugas en la noche de Día de Muertos

El baile de las tortugas en la noche de Día de Muertos

En lo recóndito del Bosque de Almas, bajo la luz pálida de la Luna, se oculta un paraje subyugante donde hadas y criaturas de lo insólito celebran ceremonias secretas. Pero ninguna es tan misteriosa y dichosa como la de las tortugas en la noche de Día de Muertos. A diferencia de los seres humanos que colocan ofrendas y visitan panteones, las tortugas del Bosque de Almas realizaban un baile único, envuelto en un aura de magia ancestral.

En una laguna cristalina con aguas que reflejaban el cielo estrellado, vivía Marisol, una tortuga de centenaria belleza, con su caparazón adornado con extrañas marcas que relucían con el fulgor argentado de la luna. Marisol era sabia y serena, siempre tenía un consejo oportuno para sus compañeras. En el mismo escenario idílico, un joven y exultante tortugo llamado Gonzalo, aguerrido y con una coraza como la más pura obsidiana, se alistaba para su primer baile de la noche de Día de Muertos.

—Marisol, no puedo evitar sentir un cosquilleo en mi estómago. ¿Es normal sentirse así? —preguntó Gonzalo con un temblor en la voz mientras sus pequeñas patas acariciaban la orilla de la laguna.

—Es completamente normal, querido Gonzalo —respondió Marisol con una sonrisa serena e indulgente—. Este baile es único y todas las emociones se intensifican. Pero debes recordar que esta noche no solo celebraremos nuestras vidas, sino también honraremos a aquellos que ya no están con nosotros.

Mientras las palabras sabias de Marisol se asentaban en el corazón de Gonzalo, la noche iba tomando un tono vaticinador y la luna se alzaba en todo su esplendor. De pronto, los primeros acordes de un susurrante canto se elevaron desde el centro de la laguna. Eran voces etéreas, voces de tortugas ancestrales que venían a guiar a los presentes en el mágico rito. Las copas de los árboles se estremecieron y, como una señal, todas las tortugas comenzaron a congregarse en un claro cercano.

En medio de esta atmósfera cargada de expectativa, se alzaba un viejo ceibo, cuyos retorcidos troncos habían presenciado innumerables veladas. Aquella noche, las tortugas de todas partes del Bosque de Almas se apiñaban a su alrededor. Fue entonces que apareció Aurora, una tortuga cuya energía vibrante resonaba con cualquier criatura que encontrara en su camino. Sus ojos, tan profundos como el océano, penetraban con la intensidad de un rayo.

—Hermanas y hermanos, seres de la noche, llegamos al momento en el que nuestros corazones latirán al unísono. Permítanse sentir la magia en cada poro de sus escamas —dijo Aurora con una voz tan suave y persuasiva que arrullaba incluso a los espíritus más inquietos.

Con su discurso, las tortugas comenzaron el baile con pasos lentos y ceremoniosos, siguiendo el ritmo encantado. La danza revelaba secretos de la naturaleza, historias de amor y pérdida, de vida y muerte. Entonces, algo insólito sucedió: desde las sombras del ceibo emergió un grupo de mapaches liderados por Mateo, un mapache siempre en busca de aventuras y respuestas a los misterios más antiguos del bosque.

—Nunca había visto nada como esto —murmuró Mateo a su fiel amiga, Estrella, una joven ardilla tan perspicaz como vivaz—. ¿Tú crees que seríamos bienvenidos en su ceremonia?

—Tal vez, Mateo, pero debemos ser respetuosos. Mira cómo Gonzalo y Marisol se mueven con tanta gracia. Algo mágico nos espera si nos integramos con bondad —respondió Estrella, mientras sus ojitos brillaban con curiosidad.

Siguiendo el sigiloso consejo, Mateo y Estrella se aproximaron y, para su asombro, las tortugas abrieron el círculo invitándolos a unirse con un cálido y noble gesto. Los mapaches y las ardillas lanzaron una mirada de gratitud y empezaron a bailar junto a las tortugas, sintiendo una conexión que trascendía las palabras.

Horas después, mientras la velada amanecía, una figura espectral apareció entre las sombras. Se trataba de Olivia, la antigua líder de las tortugas que había abandonado el mundo terrenal hacía décadas. Su presencia imponente hizo que todos se detuvieran y la miraran con reverencia.

—Queridos míos, he venido a recordarles que el tiempo en este plano es breve, pero las conexiones que creamos pueden trascender universos. Que este baile les sirva para entender que la vida y la muerte son solo dos lados de la misma moneda —declaró Olivia con una voz que resonaba como un eco por todo el claro.

Las palabras de Olivia infundieron nuevo ánimo en los corazones de todos. Gonzalo, sintiéndose tocado por una energía indescriptible, se acercó a Marisol y le susurró:

—Ahora entiendo, Marisol. La magia no está solo en el baile, sino en la unión de nuestros espíritus. Esta noche no la olvidaré jamás.

—Así es, querido —contestó Marisol con una mirada cargada de sabiduría y ternura—. Y cada año, cuando la luna brille con la misma intensidad, recordaremos quiénes somos y quiénes fuimos, a través del rito más antiguo del Bosque de Almas.

La celebración continuó hasta que los primeros rayos del sol comenzaron a asomar por el horizonte. Las tortugas, mapaches y ardillas se despidieron con la promesa de reencontrarse en la próxima noche de Día de Muertos. La fiesta se desvaneció lentamente mientras cada criatura regresaba a su hogar, llevando consigo la experiencia compartida y una renovada esperanza en sus corazones.

Gonzalo, junto a Marisol, miró una última vez el claro ahora vacío y susurró al viento:

—Hasta el próximo año, Bosque de Almas. Gracias por revelarnos la profunda belleza de la vida y la muerte.

Moraleja del cuento «El baile de las tortugas en la noche de Día de Muertos»

La verdadera magia reside en las conexiones que tejemos a lo largo de nuestras vidas. Aunque la muerte forme parte de nuestro camino, la unión de nuestros seres queridos, presentes y ausentes, es un hilo inquebrantable que sigue iluminando nuestras almas. Celebremos cada instante y honremos cada recuerdo, porque solo así comprendemos el verdadero valor de nuestra existencia.

Valora este artículo post

¿Te apuntas GRATIS al Club del Cuentacuentos?

Únete a otros 412 lectores, y empieza esta semana a recibir tus cuentos ORIGINALES gratis.

Cada semana, te comparto cuentos nuevos en tu bandeja de entrada.

Historias que te transportarán a mundos mágicos, aventuras emocionantes y viajes inolvidables, todo desde la comodidad de tu hogar.

¡Recuerda que nunca te enviaré spam! Echa un vistazo a la política de privacidad para más información.

Responsable: Abraham Velázquez Moraira. Propósito: Solo para enviarte mi newsletter y poder responder tus email. Derechos: Tienes derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos. Destinatarios: Tus datos los guardaré en mi propio servidor dentro de la U.E., gracias al servicio de MailPoet.

Publicaciones Similares