Cuento: Vuelo nocturno a nuestros sueños

Dibujo de un avión volando durante una noche con luna para el cuento: "Vuelo nocturno a nuestros sueños".

Vuelo nocturno a nuestros sueños

Anuncio

En la aldea de los sueños etéreos, donde la realidad se mezclaba con los hilos del pensamiento, vivía un joven llamado Elián.

De cabellos oscuros como la brea y ojos que brillaban bajo la luz lunar, Elián era conocido por su serenidad y por una voz capaz de tranquilizar hasta el espíritu más inquieto.

Su tesitura calmada y suave era el refugio perfecto al final de un día ajetreado.

Una noche, mientras la luna colgaba alta y orgullosa en el firmamento, Elián encontró una antiquísima brújula dorada al pie de un anciano roble.

La brújula, de misterioso origen, tenía la peculiaridad de apuntar hacia donde uno más deseaba ir, más allá de los puntos cardinales.

En ese momento, él sintió un profundo anhelo de compartir la magia de aquel hallazgo con alguien especial.

Cerca de su hogar, moraba Layla, una joven de cabellos como cascadas de ámbar y una sonrisa que rivalizaba con el resplandor del alba.

Ella era una soñadora, alguien que veía en la trama de la noche la posibilidad de un lienzo en blanco, listo para ser pintado con los colores de sus anhelos y esperanzas.

Layla, la coleccionista de amaneceres:

Elián sabía que Layla era la compañera ideal para una odisea tan singular.

Con dulzura en su mirada, se acercó a la muchacha que recogía estrellas fugaces desde su ventana, con la promesa de un viaje que podría llevarles por los rincones más escondidos de sus propios sueños.

—Layla, he encontrado la llave que abre las puertas de nuestras más preciadas fantasías —Elián extendió la brújula hacia ella, su mano temblaba levemente por la emoción.

—Elián, ¿crees que realmente puede llevarnos hacia donde el corazón clama llegar? —inquirió Layla, sus ojos castaño claro se iluminaron con la posibilidad de una aventura inimaginable.

La brújula no tardó en señalar el deseo de ambos: una montaña distante que se alzaba, imponente, desafiando la bóveda celeste con su cúspide. La montaña de los sueños perdidos, un lugar de leyendas y canciones.

Emprendieron su camino al alba, cuando el sol empezaba a rozar tímidamente los tejados de la aldea, bañándola en un cálido abrazo dorado.

La senda era sinuosa, bordeada por árboles que susurraban historias pasadas con el roce de sus hojas al viento.

Y como todo viaje, no estaba exento de incidentes.

Se encontraron con el marinero de nubes, un viejo lobo de mar que afirmaba haber navegado por los mares celestes en pos de un amor que lo había llamado desde las estrellas.

Su nariz, roja por el sol y la sal, contrastaba con su piel curtida y su barba blanca como la espuma del océano.

Los ojos, aunque marcados por el paso del tiempo, relucían con la juventud de quien ha visto maravillas.

El marinero de nubes, el eterno enamorado:

Con cautela, Elián y Layla se acercaron al anciano que, con una mirada perdida en el horizonte, parecía esperar algo o alguien.

—Buen hombre, ¿podría decirnos qué busca con tanta atención entre las nubes? —preguntó Elián, intrigado.

—Mi corazón navega por esos mares algodonosos, buscando reunirse con mi amada. Ella, la estrella fugaz más brillante, prometió encontrarme aquí cuando las nubes formasen la figura de un barco —respondió el marinero, su voz teñida de nostalgia y esperanza.

Elian y Layla, conmovidos por la historia del marinero, decidieron ayudarlo.

Se sentaron junto a él, mirando al cielo, participando de su vigilia. Los tres observaron en silencio el teatro celeste hasta que, como presagiado, las nubes se reunieron formando una embarcación majestuosa.

—¡Ahí está! Ella ha venido por mí —exclamó el marinero, los ojos llorosos pero brillantes como nunca de alegría.

Ante sus ojos, una estrella descendió del firmamento, acercándose al marinero con una luz cálida y envolvente.

Ella, la estrella perdida, se transformó en una mujer de cabellos plateados como hilos de luna, abrazándolo con una ternura que parecía trascender el propio tiempo.

El reencuentro del marinero de nubes con su estrella perdida inspiró a Elián y Layla. La certeza de que su busqueda estaba guiada por algo más que un simple artilugio de bronce les llenó de determinación para continuar su viaje.

La jornada se prolongó a través de praderas donde los colores del arcoíris se establecían al caer la tarde, bosques donde las criaturas fantásticas se escondían apenas percibiendo la presencia humana, y ríos que susurraban melodías de antiguas civilizaciones en sus corrientes.

En cada etapa del viaje, Elián y Layla aprendían lecciones sobre la vida, el amor y la naturaleza misma de los sueños.

Aquella noche, la brújula indicó un claro en el bosque, donde la luz de la luna bañaba un estanque de aguas cristalinas.

El estanque de la Luna, espejo de verdades:

—Dicen que este estanque refleja no solo tu rostro, sino también tus miedos y anhelos más profundos —expresó Layla, sus manos tocando suavemente la superficie del agua.

—Entonces, ¿qué ves reflejado en estas aguas, Layla? —Elián observó no solo la imagen de Layla, sino también la manera en que las estrellas parecían brillar más fuerte a su alrededor.

Layla sonrió, y con asombro, ambos vieron cómo su reflejo se transformaba en una narrativa visual de su historia juntos.

Desde su niñez compartida hasta aquel momento íntimo en la frontera de los sueños.

Continuaron su ascenso hasta que finalmente llegaron a la base de la montaña de los sueños perdidos.

La escalada no sería fácil, pero el deseo de alcanzar la cúspide, donde se decía que los sueños se materializaban, los impulsaba hacia adelante.

La montaña era un mosaico de piedra y verdor, con fuentes ocultas que susurraban secretos y cuevas que guardaban recuerdos de los primeros soñadores. Cada paso revelaba una historia, cada recoveco una promesa de maravillas desconocidas.

En sus últimos metros, un viento helado intentó disuadirlos.

Las alas invisibles del miedo soplaron, intentando que dudaran de su propósito.

Pero el amor que compartían era un farol en medio de la tormenta: incansable, inquebrantable.

—Juntos podemos más que cualquier tempestad —gritó Layla sobre el rugido del viento, y con su mano en la de Elián, superaron la barrera invisible del miedo.

Coronaron la cima con sus corazones latiendo al unísono.

La brújula, ahora brillante como una estrella cercana, no señalaba más ningún destino, pues habían llegado al lugar donde el amor y el sueño convergían.

Allí, bajo el manto estrellado, Elián y Layla encontraron la paz y el silencio perfecto para soñar juntos, sin límites ni barreras.

Y desde ese día, cada noche que el cansancio los inundaba, recordaban aquel viaje.

Se tomaban de las manos y cerraban los ojos, dejando que la brújula de sus corazones los llevara de vuelta a la cumbre de la montaña de los sueños perdidos, a ese lugar eterno que habían descubierto juntos.

Anuncio

Moraleja del cuento «vuelo nocturno a nuestros sueños»

En el viaje de la vida, es el amor compartido lo que da dirección y sentido a nuestros sueños.

Es el coraje de enfrentar juntos las tempestades lo que nos fortalece, y la fe en encontrar en cada amanecer una promesa de felicidad y paz.

Porque a veces, los sueños que perseguimos solo se vuelven reales cuando los compartimos con quien amamos.

Anuncio
5/5 - (4 votos)

¿Te apuntas GRATIS al Club del Cuentacuentos?

Únete a otros 439 lectores, y empieza esta semana a recibir tus cuentos ORIGINALES gratis.

Cada semana, te comparto cuentos nuevos en tu bandeja de entrada. Historias que te transportarán a mundos mágicos, aventuras emocionantes y viajes inolvidables, todo desde la comodidad de tu hogar.

¡Recuerda que nunca te enviaré spam! Echa un vistazo a la política de privacidad para más información.

Responsable: Abraham Velázquez Moraira. Propósito: Solo para enviarte mi newsletter y poder responder tus email. Derechos: Tienes derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos. Destinatarios: Tus datos los guardaré en mi propio servidor dentro de la U.E., gracias al servicio de MailPoet.

Publicaciones Similares