Cuento: La odisea del corazón llegando más allá del horizonte cósmico 1

Cuento: La odisea del corazón llegando más allá del horizonte cósmico

La odisea del corazón llegando más allá del horizonte cósmico

En la penumbra cósmica, donde las estrellas titilan como diminutas luciérnagas, dos enamorados se embarcaron en una odisea inolvidable.

Ana, de ojos como espejos del océano, llevaba en su mirada el reflejo de un amor inquebrantable. S

u compañero, Mateo, con una sonrisa que podía deshacer las nubes más sombrías, era su perfecto contrapunto.

Los días previos a su enlace matrimonial habían sido agitados, llenos de preparativos y nerviosismo.

Sin embargo, estaban seguros de que su luna de miel sería una oportunidad para desplegar las alas del descanso.

A bordo de la nave Ícaro, diseñada para viajes intergalácticos de placer, se preparaban para el despegue.

Al iniciar el viaje, sus corazones latían al unísono con la vibración del motor espacial.

A través de la gran ventana de su habitación, observaban cómo la Tierra se reducía a una canica azul y verde bañada por un océano de estrellas.

El primer destino era la Constelación de Orión.

Al llegar, el guía robotizado les contó antiguas leyendas estelares durante una cena a luz de la luna de Rígel, uno de los soles de esa constelación.

El menú estaba compuesto de platos delicadamente preparados con ingredientes locales, creando sabores nunca antes imaginados por paladar alguno.

Una noche, al pasear por los jardines estelares de bordo, Ana sintió una brisa extraña, suave y fría, como caricias de un espectro amable.

«¿Sientes eso, Mateo?» Susurró ella estremecida pero serena. «La galaxia saludando», respondió él, rodeándola con su abrazo protector.

Sin embargo, no todo era paz en su aventura celestial.

A medida que el Ícaro se adentraba en los dominios del cosmos, un malentendido con una raza alienígena amigable, los Teloran, estuvo a punto de cambiar el rumbo de su viaje.

Los Teloran tomaban las risas alegres de los novios como una señal de alarma, puesto que en su cultura, el sonido de la felicidad era muy similar al de su llamado de guerra.

Con cautela y curiosidad, los novios aprendieron el valioso arte de la diplomacia interestelar.

Ana, con su instinto empático, y Mateo, con su carisma natural, lograron tejer una amistad con estos seres de aspecto luminoso.

Los Teloran les presentaron su mundo, un espectáculo de luces y sonidos que podría hacer llorar de emoción al más duro de los corazones.

Como regalo, los Teloran les ofrecieron un cristal que reflejaba los sueños.

Cada noche, antes de dormir, Ana y Mateo observaban el cristal y veían plasmados sus más hermosos recuerdos y aspiraciones.

Era su momento más íntimo, un espejo del alma que los hacía soñar despiertos en una unión aún más profunda.

La travesía continuó y los desafíos no se hicieron esperar.

Un cometa errante amenazó con interrumpir su idilio espacial, pero la tripulación del Ícaro, con destreza y arrojo, maniobró a través del peligro, dejando tras de sí un rastro de chispas cósmicas.

Mateo apretó la mano de Ana, ella cerró los ojos y, al abrirlos, el peligro había pasado.

Los días se fundían unos con otros, y cada amanecer era un nuevo lienzo donde pintaban sus vivencias.

Visitaron planetas de arena morada y mares de cristal; conocieron constelaciones que cantaban y galaxias que danzaban.

En cada lugar dejaban una huella, un gesto de amor, un recuerdo imborrable.

Una de las paradas más entrañables fue el planeta Azuria, donde el tiempo fluye a su propio ritmo y los atardeceres duran Eones.

Allí, las criaturas de la tierra se elevaban suavemente por los aires, danzando entre las nubes como pececillos en un vasto océano aéreo.

Este mar de tranquilidad fue lo que Mateo había esperado toda su vida, un lugar donde el tiempo parecía detenerse y la única preocupación era disfrutar de la compañía del otro.

«¿Podríamos quedarnos aquí para siempre?», preguntó Ana mientras observaban un horizonte pintado de tonos pastel.

«Para siempre es un suspiro en la inmortalidad del universo», contestó Mateo, «pero cada momento a tu lado ya es una eternidad para mí».

Y en el abrazo que compartieron, en ese minúsculo fragmento infinitesimal de tiempo, encontraron la eternidad.

Al regreso, su corazón estaba colmado de experiencias que solo podían vivirse a través de un amor compartido.

La nave Ícaro, con la sabiduría de un viejo amigo, los acercó de nuevo al azul pálido de su hogar.

Mientras la Tierra crecía ante sus ojos, Ana y Mateo comprendieron que el viaje nunca terminaría realmente, pues cada aventura, cada desafío y cada estrella les había enseñado que lo más valioso era el tiempo vivido el uno con el otro.

La nave tocó tierra suavemente, como un susurro del universo, y cuando la escotilla se abrió, el aire terrenal les acarició la piel, renovado y familiar.

Sabían que aquella luna de miel en las estrellas era solo el comienzo de un viaje mucho más grande.

Antes de sumergirse en el sueño, Ana le preguntó a Mateo una noche, con la voz entrecortada por el filo del cansancio: «¿Crees que alguna vez olvidaremos las estrellas?»

Mateo, con una sonrisa que reflejaba toda la luz de aquellos mundos distantes, respondió: «Mi amor, las estrellas nunca nos olvidarán a nosotros».

Y así, entre sueños y recuerdos estelares, se entregaron al descanso del guerrero, al sueño reparador de los que han amado más allá de los límites del cielo.

Moraleja del cuento «La odisea del corazón llegando más allá del horizonte cósmico»

En las vicisitudes del amor, los verdaderos viajes no se miden por las distancias recorridas, sino por los momentos compartidos.

Las aventuras vividas y los desafíos superados juntos, son las verdaderas estrellas que guían y alumbran la oscuridad de nuestras noches.

Y así, incluso en la vastedad del universo, lo que hace grande a la existencia es el calor de un corazón que late al ritmo del nuestro.

Abraham Cuentacuentos.

Lee estos otros cuentos de amor

O mira otros cuentos largos

5/5 - (3 votos)

¿Te apuntas GRATIS al Club del Cuentacuentos?

Únete a otros 119 lectores, y empieza esta semana a recibir tus cuentos ORIGINALES gratis.

Cada semana, te comparto cuentos nuevos en tu bandeja de entrada.

Historias que te transportarán a mundos mágicos, aventuras emocionantes y viajes inolvidables, todo desde la comodidad de tu hogar.

¡Recuerda que nunca te enviaré spam! Echa un vistazo a la política de privacidad para más información.

Responsable: Abraham Velázquez Moraira. Propósito: Solo para enviarte mi newsletter y poder responder tus email. Derechos: Tienes derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos. Destinatarios: Tus datos los guardaré en mi propio servidor dentro de la U.E., gracias al servicio de MailPoet.

Publicaciones Similares