Cuento: La Sombra de la Luna

Dibujo de una sombra enigmática saliendo del mar.

La Sombra de la Luna

Había una vez, en un pequeño pueblo al borde del mar, una leyenda oscura que todos los habitantes conocían: la leyenda de la Sombra de la Luna.

Se decía que, durante las noches de luna llena, una figura sombría emergía del mar y vagaba por el pueblo, causando estragos y desapariciones inexplicables.

Nadie sabía de dónde venía o por qué estaba allí, solo que su presencia llenaba a todos de miedo.

En este pueblo vivía un joven llamado Diego.

A pesar de las advertencias y las historias de terror, Diego era escéptico.

No creía en la Sombra de la Luna.

Para él, eran solo cuentos para mantener a los niños en casa por la noche.

Pero todo eso cambió una noche de luna llena.

Diego y sus amigos, Pablo y Carmen, decidieron desafiar la leyenda y se aventuraron fuera de casa después de la medianoche.

En la luz plateada de la luna llena, el pueblo parecía diferente.

Las sombras parecían más oscuras, los silencios más profundos.

Caminaron por las calles vacías, riendo y bromeando para aliviar la tensión.

Pero, mientras avanzaban, Diego comenzó a notar algo extraño.

A cada paso que daban, las sombras parecían moverse.

Como si estuvieran siendo observados.

Como si algo estuviera siguiéndolos.

Fue entonces cuando lo vieron.

Una figura oscura, más alta que cualquier hombre, surgió del mar.

Sus ojos brillaban con una luz fría y sobrenatural.

Era la Sombra de la Luna.

Diego, Pablo y Carmen corrieron, pero la Sombra los siguió, moviéndose más rápido de lo que cualquier humano podría.

Diego, en un acto de valentía, decidió enfrentarse a la Sombra, distrayéndola para que sus amigos pudieran escapar.

Usando una linterna, Diego alumbró a la Sombra, que reaccionó con un gruñido de dolor. Diego entonces entendió: la Sombra era vulnerable a la luz.

Con esta nueva información, Diego, Pablo y Carmen desarrollaron un plan.

Reunieron todas las luces que pudieron encontrar: linternas, luces de bicicleta, incluso fuegos artificiales.

Esa noche, se prepararon para enfrentar a la Sombra.

Cuando la Sombra emergió del mar, los tres amigos estaban listos.

Encendieron todas las luces, apuntando directamente a la Sombra.

Con un grito sobrenatural, la Sombra se retorció y se encogió, hasta que finalmente desapareció, dejando solo un rastro de oscuridad que se desvaneció en el aire.

Desde aquella noche, la Sombra de la Luna nunca volvió a aparecer.

Diego, Pablo y Carmen fueron considerados héroes, habiendo liberado al pueblo del terror que los había mantenido en vilo durante tanto tiempo.

Y así, la historia de la Sombra de la Luna se convirtió en una leyenda, una historia de coraje y amistad.

Y aunque el miedo se había ido, la lección permaneció.

Abraham cuentacuentos.

Más cuentos largos para leer ahora

4.9/5 - (7 votos)

¿Te apuntas GRATIS al Club del Cuentacuentos?

Únete a otros 391 lectores, y empieza esta semana a recibir tus cuentos ORIGINALES gratis.

Cada semana, te comparto cuentos nuevos en tu bandeja de entrada.

Historias que te transportarán a mundos mágicos, aventuras emocionantes y viajes inolvidables, todo desde la comodidad de tu hogar.

¡Recuerda que nunca te enviaré spam! Echa un vistazo a la política de privacidad para más información.

Responsable: Abraham Velázquez Moraira. Propósito: Solo para enviarte mi newsletter y poder responder tus email. Derechos: Tienes derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos. Destinatarios: Tus datos los guardaré en mi propio servidor dentro de la U.E., gracias al servicio de MailPoet.

Publicaciones Similares