El viaje a través del espejo y el descubrimiento de la identidad perdida

El viaje a través del espejo y el descubrimiento de la identidad perdida

El viaje a través del espejo y el descubrimiento de la identidad perdida

En una pequeña ciudad donde nunca parecía ocurrir nada fuera de lo común, vivía un joven llamado Samuel. Tenía un cabello castaño claro, unos ojos marrones llenos de curiosidad y una mente siempre ansiosa por descubrir lo desconocido. Samuel, de dieciséis años, a menudo se encontraba sintiéndose un poco perdido, como si algo importante se le escapara, una sensación que no podía descifrar con claridad.

Un día, mientras exploraba el ático de su casa, repleto de antiguos recuerdos familiares, tropezó con un enorme espejo de marco dorado y ornamentado. Era tan alto como el mismísimo Samuel, con una superficie que parecía brillar con un destello propio. Lo extraño del espejo era que, a diferencia de cualquier otro, presentaba una ligera ondulación en su reflejo, como si escondiera un misterio en su interior.

Intrigado, Samuel se acercó para examinarlo más de cerca. Su propio reflejo hablaba de un joven inquieto, pero justo cuando estaba a punto de tocar la superficie del espejo, una voz susurrante se dejó oír.

«¿Te atreves a descubrir la verdad?», murmuró el espejo con un eco atemporal.

Samuel titubeó, pero su naturaleza curiosa fue más fuerte. Tocó el espejo con la punta de sus dedos y, de inmediato, fue arrastrado hacia un vórtice de colores brillantes y deslumbrantes. Sentía como si estuviera cayendo, rodando por un interminable túnel, hasta que, de repente, el viaje terminó con un brusco pero suave impacto.

Cuando abrió los ojos, se encontraba en un lugar completamente diferente. Estaba de pie en medio de un bosque frondoso, las hojas verdes brillaban bajo la luz de un sol dorado. Los árboles eran gigantes y sus raíces serpenteaban como si tuvieran vida propia. Samuel miró a su alrededor y se percató de una senda estrecha que zigzagueaba entre los árboles.

Mientras avanzaba cautelosamente por la senda, encontró a una joven sentada sobre una roca, con una larga cabellera negra y ojos tan intensos como el carbón. «Hola, soy Mariana», dijo la chica con una sonrisa. «He estado esperando a alguien como tú.»

La sorpresa fue mutua. «¿Esperándome? ¿Cómo es posible?», preguntó Samuel con asombro.

Mariana se levantó y empezó a andar a su lado. «Este lugar no es lo que parece. Aquí, las personas llegan cuando están buscando algo, ya sea conscientemente o no. Sabía que vendrías porque yo misma llegué aquí hace tiempo, con preguntas sin respuestas.»

Intrigados por la presencia del otro, decidieron viajar juntos, guiándose por el instinto y la curiosidad. A lo largo de su camino, encontraron personajes peculiares. En un claro del bosque, se toparon con un anciano llamado Joaquín, que parecía tener cientos de años y una memoria prodigiosa.

Joaquín, con su barba blanca y una mirada sabia, les contó historias sobre el espejo y cómo había sido un portal para aquellos que estaban en búsqueda de su verdadera identidad. «Aquí superarán pruebas y enfrentarán sus miedos. Solo así podrán entender quiénes son realmente,» les dijo con una sonrisa pícara.

Continuaron su viaje, encontrándose en una aldea donde los habitantes parecían atrapados en el tiempo, repitiendo las mismas acciones día tras día. Sin embargo, allá residía Ana, una joven artista que había encontrado su razón de ser al enfrentarse a sus propios monstruos internos a través del arte. «Pintar me ha permitido desplegar mis alas,» explicó Ana. «Quizá cada uno de ustedes deberá encontrar su propia manera de enfrentarse a sus dudas.»

Con las palabras de Ana resonando en su mente, Samuel comenzó a cuestionar sus propios miedos. ¿Qué era lo que realmente buscaba? ¿Valía la pena arriesgarse tanto para hallar respuestas? Pero cuando habían llegado tan lejos, volver atrás no era una opción.

Más adelante en su viaje, Mariana y Samuel encontraron una cascada majestuosa que caía en un lago cristalino. Justo en el borde del agua, había unos símbolos grabados en piedra. Mariana, que había estudiado lenguas antiguas, interpretó los grabados y descubrió un acertijo que debían resolver.

Después de varias horas de reflexión y trabajo en equipo, consiguieron resolver el acertijo. Al hacerlo, apareció una puerta luminosa bajo la cascada. Traspasaron el portal y se encontraron en un prado floreciente, donde un niño, de ojos verdes y cabello rizado, les esperaba.

«Soy Tomás,» dijo el niño con una sonrisa gentil. «He estado aquí desde que tengo memoria, ayudando a viajeros como vosotros a encontrar sus verdades. Cada uno de ustedes tiene una identidad oculta, una verdad que necesitan desenterrar.»

Samuel y Mariana se miraron, comprendiendo que estaban a punto de descubrir las respuestas que tanto habían buscado. Tomás les guió hasta un gran espejo similar al que originalmente había transportado a Samuel. «Este espejo desvela la verdadera esencia de quienes lo miran. ¿Están listos?»

Mariana fue la primera en mirar, y se vio rodeada de colores, reflejando todos los momentos y decisiones que habían forjado su identidad. Comprendió que su fortaleza radicaba en su capacidad para enfrentarse a los enigmas de la vida con valentía y sapiencia.

Finalmente, llegó el turno de Samuel. Al mirar el espejo, fue transportado a escenas de su vida que había olvidado. Vio cómo su curiosidad y deseo de entender el mundo no eran defectos, sino virtudes que lo hacían quien realmente era. Con cada imagen, comprendía más sobre sí mismo y sobre su propósito.

Al concluir, Tomás les dijo, «Ahora conocéis quiénes sois. No olvidéis nunca esta verdad cuando regreséis a vuestro mundo.»

Con un brillo renovado en sus ojos, Samuel y Mariana atravesaron el portal de regreso a su realidad. Volvieron a su pequeña ciudad, pero ya no eran los mismos; habían encontrado respuestas que llevaban buscando toda su vida.

De vuelta en casa, Samuel miró el espejo en el ático. Esta vez, no sentía la necesidad de respuestas, porque las había encontrado dentro de sí. Con una sonrisa serena, salió del ático, listo para enfrentarse a cualquier desafío, sabiendo quién era realmente.

Moraleja del cuento «El viaje a través del espejo y el descubrimiento de la identidad perdida»

En la vida, a menudo buscamos en el exterior respuestas a nuestras dudas y miedos. Sin embargo, la verdadera identidad y propósito se encuentran dentro de cada uno de nosotros. Atrévete a enfrentarte a tus miedos y desafíos, porque solo mediante la introspección y el autodescubrimiento encontrarás las respuestas que tanto anhelas.

Valora este artículo post

¿Te apuntas GRATIS al Club del Cuentacuentos?

Únete a otros 412 lectores, y empieza esta semana a recibir tus cuentos ORIGINALES gratis.

Cada semana, te comparto cuentos nuevos en tu bandeja de entrada.

Historias que te transportarán a mundos mágicos, aventuras emocionantes y viajes inolvidables, todo desde la comodidad de tu hogar.

¡Recuerda que nunca te enviaré spam! Echa un vistazo a la política de privacidad para más información.

Responsable: Abraham Velázquez Moraira. Propósito: Solo para enviarte mi newsletter y poder responder tus email. Derechos: Tienes derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos. Destinatarios: Tus datos los guardaré en mi propio servidor dentro de la U.E., gracias al servicio de MailPoet.

Publicaciones Similares