La niña del prado y el unicornio que traía la lluvia de pétalos

La niña del prado y el unicornio que traía la lluvia de pétalos

La niña del prado y el unicornio que traía la lluvia de pétalos

En un valle escondido entre montañas y tapizado por un prado infinito de flores multicolores, vivía una niña llamada Elena. Elena, de largos cabellos castaños y ojos tan verdes como la profundidad de un bosque, tenía el don de entender el lenguaje de las plantas y los animales. Siempre andaba descalza, sintiendo la hierba húmeda bajo sus pies, mientras una mariposa azul era su fiel compañera en todas sus travesías diarias.

Una mañana de primavera, mientras recogía margaritas y escuchaba el susurro del viento en los álamos, Elena oyó un sonido inesperado: un relincho suave, casi celestial. Intrigada, siguió la melodía hasta un rincón del prado al que nunca había ido. Allí, a la sombra de un gran roble, descubrió algo que la dejó sin aliento: un unicornio blanco como la nieve, con una crin dorada que brillaba bajo el sol matutino.

El unicornio la miró con ojos profundos y, sin palabras, pareció invitarla a acercarse. «No tengas miedo, pequeña Elena,» dijo el unicornio con voz serena. «Me llamo Orion. Tengo un mensaje para ti». La niña, sorprendida pero sin temor, extendió su mano hacia el unicornio y acarició suavemente su lomo.

«¿Un mensaje para mí? ¿De quién?» preguntó Elena, sintiendo que su corazón latía con fuerza.

«De la Reina de las Flores,» respondió Orion. «Ella ha visto tu bondad y tu conexión con la naturaleza. Quiere invitarte a su reino para una misión especial.»

Sin pensarlo dos veces, Elena aceptó la invitación. Orion se arrodilló y la invitó a subir a su lomo. La niña se sujetó a su crin dorada, y en un parpadeo, ambos se desvanecieron entre un torbellino de flores y colores. Al abrir los ojos, Elena se vio rodeada de un jardín imposible, donde las flores cantaban suaves melodías y los árboles narraban historias antiquísimas.

La Reina de las Flores, una figura etérea con una corona de pétalos que cambiaba de color constantemente, se acercó a ella. «Bienvenida, Elena,» dijo con voz melodiosa. «Tenemos poco tiempo, pues las estaciones están en peligro. Sin tu ayuda, la primavera podría perder su esplendor.»

Elena escuchó con atención, mientras la Reina le explicaba que un hechicero oscuro llamado Kael estaba robando las esencias de las flores y amenazaba con sumir al mundo en una eterna oscuridad. «Debes encontrar las gemas del arcoíris,» le indicó la Reina. «Solo ellas pueden restaurar el equilibrio.»

Decidida, Elena se puso manos a la obra. Acompañada siempre por Orion, se embarcó en una aventura para localizar las gemas. La primera parada fue en la Cueva de Cristal, hogar de la gema azul zafiro. Allí, Elena tuvo que superar sus miedos internos, que se manifestaban como sombras danzantes.

«No temas,» le decía Orion. «Son solo reflejos de tus inseguridades.» Con valentía, Elena avanzó entre las sombras hasta llegar al centro de la cueva, donde la gema brillaba con una luz intensa. Tomó la gema y las sombras se disiparon al instante, como si nunca hubieran existido.

La siguiente gema, la esmeralda, se encontraba en el Bosque de los Susurros. Allí, los árboles hablaban en idiomas secretos, confundiéndola. «Debes escuchar con el corazón,» le aconsejó Orion. Al seguir este consejo, Elena pudo entender el verdadero lenguaje de los árboles y localizó la gema en una hondonada cubierta de musgo.

Su aventura la llevó finalmente al Volcán de Llamas, donde reposaba la última gema: el rubí ardiente. El calor era insoportable y el aire parecía vibrar con intensidad. «Esta es la prueba final,» le dijo Orion. «Debes confiar en tu resistencia.» Con determinación, Elena subió hasta el cráter, donde el rubí brillaba como un pequeño sol. Con esfuerzo, lo tomó entre sus manos.

Con las tres gemas en su poder, Elena y Orion regresaron al Reino de las Flores. La Reina, emocionada, utilizó el poder de las gemas para invocar una lluvia de pétalos que cubrió el prado. «¡Has salvado la primavera!» exclamó la Reina mientras los pétalos caían suavemente.

En medio de la celebración, Kael apareció, pero su poder menguaba ante la luz de las gemas. «Tu hechizo ha sido roto, Kael,» declaró Elena con firmeza. Ante la inminente derrota, el hechicero oscurecido huyó, jurando que algún día regresaría.

El prado recuperó su vitalidad y los animales volvieron a cantar felices. La Reina agradeció a Elena y Orion por su valor y les aseguró que la primavera nunca volvería a estar en peligro con seres como ellos protegiéndola.

De regreso al prado de su hogar, Elena observó las flores y sintió una calma profunda. Sabía que siempre tendría aventuras, pero también una responsabilidad con la naturaleza. Orion, a su lado, desapareció en una nube de pétalos, no sin antes dejarle una pluma dorada, recordatorio de su viaje y amistad.

Elena, con una sonrisa en sus labios y la pluma dorada en su cabello, continuó su vida en el prado, más conectada que nunca con los secretos y maravillas de la naturaleza. Y cada vez que soplaba el viento, podía oír un lejano relincho, recordándole la mágica aventura vivida.

Moraleja del cuento «La niña del prado y el unicornio que traía la lluvia de pétalos»

La verdadera fortaleza reside en el valor y la conexión con la naturaleza. Recordemos siempre que la bondad, el coraje y la empatía pueden salvar y transformar nuestro mundo, manteniendo vivo el espíritu de la primavera y la esperanza en nuestros corazones.

4/5 - (1 voto)

¿Te apuntas GRATIS al Club del Cuentacuentos?

Únete a otros 406 lectores, y empieza esta semana a recibir tus cuentos ORIGINALES gratis.

Cada semana, te comparto cuentos nuevos en tu bandeja de entrada.

Historias que te transportarán a mundos mágicos, aventuras emocionantes y viajes inolvidables, todo desde la comodidad de tu hogar.

¡Recuerda que nunca te enviaré spam! Echa un vistazo a la política de privacidad para más información.

Responsable: Abraham Velázquez Moraira. Propósito: Solo para enviarte mi newsletter y poder responder tus email. Derechos: Tienes derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos. Destinatarios: Tus datos los guardaré en mi propio servidor dentro de la U.E., gracias al servicio de MailPoet.

Publicaciones Similares