Cuento: Amor en tiempos de realidad virtual 1

Cuento: Amor en tiempos de realidad virtual

Amor en tiempos de realidad virtual

En la ladera de una colina, salpicada de briznas de hierba que parecían bailar al compás de la brisa vespertina, se encontraba el pintoresco poblado de Vallesueño.

Sus casas, de techos inclinados y paredes de piedra y madera, cargaban el peso de innumerables historias, susurradas por los listones de cedro y los adoquines que tropezaban con la luz del día en cada amanecer.

Entre sus habitantes destaba una joven llamada Elara, morena de ojos almendrados, cuya sonrisa era el reflejo del sol en el océano: extensa y luminosa.

Elara, de espíritu curioso y corazón audaz, adoraba pasear entre los campos de flores silvestres, su mente danzando entre sueños y fascinaciones por el futuro.

Un día, al cruzar la plaza principal adornada con rosetones de azulejos y el murmullo de la fuente como eterno acompañante, Elara vio un cartel que anunciaba la llegada de una feria tecnológica.

«Explore el mundo sin moverse de Vallesueño», rezaba en letras cursivas.

La promesa de aventuras desconocidas hizo que su corazón latiera con emociones renovadas.

Mientras tanto, en otro rincón del poblado, vivía Gael, un joven de mirada profunda y carácter sereno como el atardecer, que prefería los secretos del bosque y el canto de los ruiseñores a la algarabía de las multitudes.

Las páginas de los libros eran su refugio, y en ellas encontraba mundos que parecían diseñados a la medida de su imaginación inquieta.

La apertura de la feria congregó a todo el pueblo bajo un cielo teñido de tonos rosa y naranja.

Elara, impulsada por la novedad, y Gael, arrastrado por el gentío, acabaron mirando una misma pantalla repleta de mundos virtuales, cada uno tan distinto como las estrellas en el firmamento.

La magia de la realidad virtual los unió en una aventura que trascendía el espacio físico.

Elara eligió la personalidad de una intrépida exploradora, con botas que desafiaban cualquier terreno y binoculares colgando de su cuello.

Gael, por su lado, tomó la forma de un silencioso ermitaño místico, con una capa que parecía absorber los secretos del universo.

«¿Quién eres, viajera de mundos paralelos?» preguntó Gael con voz temblorosa.

«Una buscadora de historias, un espíritu sediento de horizontes inexplorados,» respondió Elara, cuya voz era como la brisa que acaricia el rostro en un día de verano.

Sin saber la realidad de quién se escondía detrás de los avatares, forjaron una amistad fiel en el terreno de lo digital.

Descubrieron ciudades flotantes, lucharon contra dragones de escamas de cobalto y caminaron por bosques encantados, pasando innumerables horas compartiendo risas y desafíos.

Entre ambos, el vínculo crecía, bordado por hilos invisibles que tejían afecto y comprensión.

Sin embargo, una sombra de misterio envolvía sus corazones, añorando conocer la verdad de quien se encontraba del otro lado.

Elara se encontraba una tarde observando el ocaso, cuando una epifanía bañó su mente; quería conocer al compañero de sus aventuras virtuales en el palpable mundo real.

Así, dejó una nota en la última misión que compartirían, un rastro que la conduciría al alma detrás del ermitaño místico.

Gael, por su parte, había sido igualmente tocado por la curiosidad y la esperanza. Una verdad ineludible florecía en su pecho: su vida sería incompleta sin resolver el enigma que Elara representaba.

La consciencia del amor que germinaba en sus corazones digitales era una melodía que necesitaba cuerpo y voz en el mundo tangible.

Así, cada uno, sin saber la decisión del otro, acordó encontrarse en la plaza principal cuando la feria tecnológica apagara sus luces.

Al llegar la noche prometida, Elara y Gael, cada uno en un extremo de la plaza, comenzaron su andar.

Paso a paso, se acercaban en un vértigo silencioso, sus corazones latiendo al ritmo del destino y la casualidad.

De pronto, sus miradas se entrelazaron, chocaron como dos planetas que se reconocen en la infinita oscuridad del cosmos.

La sorpresa les invadió: ¡El amigo que habían hallado en aquellos mundos virtuales era el vecino al que apenas saludaban con una sonrisa tímida!

«Gael, ¿eres tú?» susurró Elara, su voz temblando como una hoja arrastrada por el viento otoñal.

«Y tú, ¿eres mi… mi exploradora valiente?» Gael apenas podía articular las palabras, su sorpresa conviviendo con un regocijo inesperado.

Las palabras sobraban.

Se abrazaron bajo el cielo estrellado, su amistad sellándose en una unión que ya no entendía de digital o real, sino únicamente de corazones que latían en la misma frecuencia.

Vallesueño tenía una nueva historia que contar, narrada por los adoquines y los techos de cedro bajo la luna.

La joven de cabello moreno y el lector de mundos infinitos habían cruzado el puente de una realidad virtual a un amor tangible.

Las estaciones pasaron y en cada esquina del poblado, en cada sendero del bosque y en cada nuevo amanecer, Elara y Gael construyeron una vida juntos.

La tecnología les había brindado un inicio, pero fue su voluntad y sus corazones entrelazados lo que perpetuó su historia de amor y amistad.

Elara y Gael, junto a los habitantes de Vallesueño, aprendieron que la conexión genuina trasciende cualquier interfaz o dimensión.

En una era de conexiones digitales efímeras, ellos encontraron un amor eterno tejido en cada gesto, cada abrazo y cada palabra compartida.

Moraleja del cuento: Amor en tiempos de realidad virtual

La esencia de toda conexión reside en los latidos compartidos y las emociones encontradas sin importar el medio.

Aunque la tecnología nos acerque, es nuestro anhelo de cercanía y comprensión que construye puentes indelebles hacia los demás.

Ama profundamente, tanto en el mundo tangible como en el virtual, y puede que descubras que ambos son, en esencia, un reflejo del otro.

Abraham Cuentacuentos.

Lee más cuentos que te enamorarán

Valora este artículo post

¿Te apuntas GRATIS al Club del Cuentacuentos?

Únete a otros 113 lectores, y empieza esta semana a recibir tus cuentos ORIGINALES gratis.

Cada semana, te comparto cuentos nuevos en tu bandeja de entrada.

Historias que te transportarán a mundos mágicos, aventuras emocionantes y viajes inolvidables, todo desde la comodidad de tu hogar.

¡Recuerda que nunca te enviaré spam! Echa un vistazo a la política de privacidad para más información.

Responsable: Abraham Velázquez Moraira. Propósito: Solo para enviarte mi newsletter y poder responder tus email. Derechos: Tienes derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos. Destinatarios: Tus datos los guardaré en mi propio servidor dentro de la U.E., gracias al servicio de MailPoet.

Publicaciones Similares