Cuento: El buen gato dormilón

Dibujo de un pequeño gato junto a su madre.

El buen gato dormilón

Había una vez un gato llamado Simón que vivía en un pequeño pueblo rodeado de montañas y campos de trigo.

Simón era un gato muy independiente y le gustaba pasar sus días durmiendo al Sol, cazando ratones y explorando los alrededores del pueblo.

Un día, mientras Simón se encontraba en su rutina diaria, se topó con un pequeño cachorro de raza Schnauzer que se había perdido.

El cachorro estaba asustado y confundido, y no sabía cómo volver a casa.

Simón, al ver al pequeño cachorro, se acercó a él con curiosidad y comenzó a maullar suavemente para tranquilizarlo.

El cachorro, al escuchar la voz tranquilizadora del gato, comenzó a acercarse lentamente a él.

Simón, viendo que el cachorro estaba asustado, decidió acompañarlo hasta el pueblo y buscar a sus dueños.

En el camino, el gato y el cachorro se hicieron amigos y comenzaron a jugar juntos.

Al llegar al pueblo, Simón se dirigió a la plaza principal y comenzó a maullar fuertemente para llamar la atención de los habitantes del pueblo.

Los habitantes, al ver al gato con el cachorro, se acercaron a ellos y comenzaron a preguntarle qué estaba sucediendo.

Simón, con su inteligencia felina, les explicó la situación y les pidió ayuda para encontrar al dueño del cachorro perdido.

Después de una búsqueda exhaustiva, finalmente encontraron a los dueños del cachorro, quienes estaban desesperados por encontrarlo.

Los dueños, al ver al cachorro a salvo y bien cuidado gracias al gato, se sintieron muy agradecidos y decidieron adoptar a Simón también.

Simón, al ver que el cachorro había encontrado a su familia y que él también había encontrado un hogar, aceptó la oferta y se convirtió en parte de la familia.

A partir de ese día, Simón se convirtió en un miembro muy importante de la familia.

El cachorro, al ver al gato como un hermano mayor, comenzó a imitar todo lo que hacía, y los dos se convirtieron en inseparables.

Juntos, se embarcaban en aventuras en los campos de trigo y en las montañas cercanas, y siempre regresaban a casa con historias emocionantes que contar.

Simón había encontrado una nueva vida llena de amor, aventuras y amigos inesperados.

Y, aunque seguía siendo un gato independiente, ahora sabía que siempre tendría una familia y un amigo leal en el cachorro Schnauzer que había conocido en el camino.

Y colorín colorado, este cuento sobre el gato dormilón se ha acabado.

Abraham Cuentacuentos.

Más cuentos de gatos para leer cuando quieras

Tras el cuento del gato dormilón, ¿qué quieres leer ahora?

4.5/5 - (8 votos)

¿Te apuntas GRATIS al Club del Cuentacuentos?

Únete a otros 391 lectores, y empieza esta semana a recibir tus cuentos ORIGINALES gratis.

Cada semana, te comparto cuentos nuevos en tu bandeja de entrada.

Historias que te transportarán a mundos mágicos, aventuras emocionantes y viajes inolvidables, todo desde la comodidad de tu hogar.

¡Recuerda que nunca te enviaré spam! Echa un vistazo a la política de privacidad para más información.

Responsable: Abraham Velázquez Moraira. Propósito: Solo para enviarte mi newsletter y poder responder tus email. Derechos: Tienes derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos. Destinatarios: Tus datos los guardaré en mi propio servidor dentro de la U.E., gracias al servicio de MailPoet.

Publicaciones Similares