El conejo y el mago del bosque de los susurros

El conejo y el mago del bosque de los susurros

El conejo y el mago del bosque de los susurros

En el corazón del Bosque de los Susurros, donde los árboles susurran secretos antiguos y las brisas cargadas de melodías encantadas, vivía un astuto conejo llamado Federico. Su pelaje era de un blanco impoluto, tan reluciente que resplandecía bajo la luz de la luna. Federico no solo era conocido por su belleza, sino también por su sabiduría y su inquebrantable sentido del deber para con la comunidad de conejos de la región.

Una tarde, mientras Federico retozaba cerca del Riachuelo de Plata, escuchó un rumor acerca del Mago Zabén, un hechicero de enorme poder que vivía en lo más profundo del bosque. Atribuían a Zabén una energía misteriosa y la capacidad de conceder deseos a quienes mostraran verdadero valor y determinación. La idea de conocer a un ser de tal renombre avivó la curiosidad interminable de Federico.

Federico, decidido a encontrar a Zabén, reunió a su grupo más cercano de amigos: Lupita, una coneja de ojos verde esmeralda y carácter intrépido, y Pablo, un conejo de grandes orejas y habilidades excepcionales en la búsqueda de alimentos. Juntos se adentraron en las sombras del bosque, dispuestos a desentrañar el enigma que rodeaba al mago.

«Federico, ¿crees que el Mago Zabén realmente existe?» preguntó Lupita con cierto escepticismo, mientras sus patas dejaban pequeñas marcas sobre el suelo cubierto de hojas secas.

«Los rumores son demasiado frecuentes como para ser meros cuentos. No perdemos nada intentando, ¿verdad?» respondió Federico, con un brillo decidido en sus ojos.

La travesía no fue sencilla. Atravesaron bosques densos, surcaron claros iluminados por luciérnagas y se enfrentaron a los susurros de los árboles que les desorientaban con historias de tiempos pasados. En ese camino también encontraron a otros animales del bosque: el astuto zorro Ramón, la sabia lechuza Elena y la curiosa ardilla Marcela, que les ofrecieron consejos y compañía efímera.

Una noche, cuando la luna se alzaba majestuosa en el cielo, el grupo llegó a un valle secreto. En el centro, se hallaba una choza hecha de ramas y piedras, iluminada por luces danzantes de color violeta. Federico respiró hondo y dio el primer paso hacia la puerta. Un suave toque y el crujido de la madera anunciaron su presencia.

«¿Quién osa perturbar mi morada?» resonó una voz profunda y grave desde el interior. La puerta se abrió lentamente, revelando al Mago Zabén. Era un anciano de barba plateada, ojos centelleantes y una túnica larga repleta de símbolos arcanos. Sin embargo, su semblante ofrecía una mezcla de solemnidad y calidez.

«Somos humildes conejos del Bosque de los Susurros,» dijo Federico, dando un paso al frente. «Hemos venido en busca de sabiduría y, si es posible, de un deseo.»

Zabén los observó con intensidad, y con una leve sonrisa, los invitó a entrar. La choza estaba repleta de libros antiguos, frascos burbujeantes y un fuego cálido que iluminaba todo con una luz acogedora.

«No todo deseo es concedido tan fácilmente,» les advirtió Zabén. «Primero, deben demostrar su valor y honestidad en una prueba que se les presentará en sueños esta misma noche.”

Federico, Lupita y Pablo intercambiaron miradas. La duda y el temor parecían asomar en sus corazones, pero la curiosidad y el deseo de ayudar a su comunidad eran más fuertes. Aceptaron el desafío y se dispusieron a dormir bajo la vigilancia del mago. Durante el sueño, cada uno confrontó sus peores miedos; Federico navegó un río de inseguridades personales, Lupita enfrentó su temor a la soledad, y Pablo superó su preocupación por no estar a la altura de las expectativas.

Al despertar, el Mago Zabén estaba esperándolos. «Habéis superado la prueba. La fuerza y el coraje que mostrasteis cada uno revela que sois dignos de obtener un deseo conjunto,» proclamó el mago, levantando sus manos hacia el cielo.

Federico, con el corazón palpitante y la mente clara, se adelantó para expresar el deseo común del grupo. «Deseamos que nuestro bosque sea un lugar donde todos los animales puedan vivir en armonía y prosperidad, libres de peligros y conflictos.»

Zabén cerró los ojos y murmuró palabras antiguas. Una corriente de energía atravesó el lugar, bañando a los presentes en una luz cálida y reconfortante. Al abrir los ojos, el mago sonrió. «Vuestro deseo se ha concedido. Regresad a vuestro hogar y comprobad los frutos de vuestro valor.»

De vuelta en el Bosque de los Susurros, Federico, Lupita y Pablo se encontraron con un paisaje transformado. Los árboles susurraban pero esta vez cantaban melodías de alegría, los riachuelos brillaban más que nunca y los animales, antes tímidos y reservados, ahora convivían en paz y solidaridad. La comunidad les recibió con abrazos y gratitud, conscientes de que algo mágico había acontecido.

A lo lejos, desde su choza, el Mago Zabén observaba todo con una sonrisa apacible en su rostro. Sabía que su intervención había sembrado la semilla del verdadero equilibrio y que, guiados por el valor de estos conejos, el Bosque de los Susurros florecería por siempre en armonía.

Moraleja del cuento «El conejo y el mago del bosque de los susurros»

La valentía y la sinceridad son cualidades que, unidas, pueden superar cualquier prueba. Solo a través del trabajo conjunto y el deseo de un bien mayor, el verdadero cambio puede florecer, transformando el entorno y creando un lugar de paz y armonía para todos.

5/5 - (1 voto)

¿Te apuntas GRATIS al Club del Cuentacuentos?

Únete a otros 406 lectores, y empieza esta semana a recibir tus cuentos ORIGINALES gratis.

Cada semana, te comparto cuentos nuevos en tu bandeja de entrada.

Historias que te transportarán a mundos mágicos, aventuras emocionantes y viajes inolvidables, todo desde la comodidad de tu hogar.

¡Recuerda que nunca te enviaré spam! Echa un vistazo a la política de privacidad para más información.

Responsable: Abraham Velázquez Moraira. Propósito: Solo para enviarte mi newsletter y poder responder tus email. Derechos: Tienes derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos. Destinatarios: Tus datos los guardaré en mi propio servidor dentro de la U.E., gracias al servicio de MailPoet.

Publicaciones Similares