El cuello largo de la sabiduría con historias antiguas contadas por una jirafa anciana

El cuello largo de la sabiduría con historias antiguas contadas por una jirafa anciana

El cuello largo de la sabiduría con historias antiguas contadas por una jirafa anciana

En la vasta y cálida sabana africana, donde los horizontes besan el cielo y las nubes acarician el suelo, vivía una jirafa muy especial llamada Zarifa. Con más años que los baobabs que salpicaban el paisaje, Zarifa había vivido tantas aventuras que su piel moteada parecía un mapa de hazañas y desventuras. A diferencia de las demás jirafas, que destacaban por su altura y elegancia, Zarifa lo hacía por su sabiduría y la longitud inusual de su cuello, que según decían, había crecido tanto por albergar inmensas historias.

Una tarde, mientras el sol comenzaba su descenso, pintando el cielo de tonos naranjas y rosas, un grupo de jóvenes jirafas se acercó a Zarifa, movidos por la curiosidad y el deseo de escuchar una de sus famosas narraciones. Entre ellos, destacaba Juana, una jirafa con un pelaje tan brillante que parecía dorado bajo el sol. «Zarifa, cuéntanos una historia, por favor», pidió Juana con una mezcla de respeto y entusiasmo. «Alguna que nunca hayas contado antes», agregó otro joven.

Zarifa miró a su audiencia con ojos centelleantes de emoción y nostalgia. «Muy bien, jóvenes amigos, os contaré una historia que se remonta a los tiempos en que las jirafas no teníamos cuellos largos», comenzó Zarifa, su voz era como el susurro del viento entre las hojas. «Había una vez un valle tan profundo que parecía tocar el corazón de la tierra. En ese valle vivía una jirafa que era diferente a todas las demás: su nombre era Zara, y su sueño era conocer los secretos que se escondían en las estrellas».

La audiencia escuchaba hechizada, mientras Zarifa describía cómo Zara, noche tras noche, intentaba de mil maneras alcanzar el cielo estrellado. «Pero un día», continuó Zarifa, «el sabio búho Ovidio le reveló a Zara que el secreto no residía en alcanzar físicamente las estrellas, sino en comprender la vastedad del mundo y la importancia de cada criatura dentro del equilibrio de la naturaleza.»

Con cada palabra, Zarifa tejía una mágica trama en la que Zara, guiada por Ovidio, emprendía un viaje de autoconocimiento y descubrimiento. Durante su odisea, se encontró con animales de todas las especies, cada uno con una lección que enseñarle. En su camino, cruzó ríos en donde los peces le hablaron sobre la importancia de fluir con la vida, y atravesó desiertos donde los camellos le enseñaron la virtud de la resistencia y la paciencia.

«En su peregrinar, Zara se encontró con una anciana tortuga, Tere, cuya lentitud era en realidad la llave a una profunda sabiduría. Tere le explicó a Zara que cada ser tiene su ritmo y su tiempo, y que la paciencia es la verdadera manera de alcanzar grandes alturas», narró Zarifa, su voz adoptando el tono lento y medido del viejo quelonio.

A medida que la historia progresaba, Juana y las demás jirafas jóvenes se daban cuenta de que el viaje de Zara era un espejo de sus propias vidas. «Zara llegó finalmente al pie de una montaña tan alta, que su cima roza con el manto de la noche», continuaba Zarifa. «Ahí, una noche, mientras contemplaba cómo el cielo se fundía con la tierra, un hálito de viento le susurró al oído: ‘tu cuello se alargará, no para alcanzar las estrellas, sino para ver el mundo desde una perspectiva mayor, recordando siempre las lecciones aprendidas y compartiéndolas con los demás'».

La noche había caído ya sobre la sabana, y las estrellas parpadeaban como si aplaudiesen el fin de la historia. «Desde aquella noche, las jirafas comenzaron a desarrollar cuellos largos», concluyó Zarifa. «No por vanidad o por competir en altura, sino como un recordatorio de la búsqueda de Zara, de que debemos observar el mundo con comprensión y compartir nuestra sabiduría con los demás».

El silencio que siguió fue un homenaje a la narración de Zarifa. Juana y los demás jóvenes se miraron entre sí, sus ojos brillaban no solo por el reflejo de las estrellas, sino por el nuevo entendimiento que habían adquirido.

«Zarifa, gracias por compartirnos una historia tan profunda. Nos has enseñado que no solo debemos aspirar a ver el mundo desde alturas físicas, sino elevar también nuestra comprensión y empatía hacia los otros», expresó Juana con una voz que emanaba gratitud y admiración.

Zarifa sonrió, su larga y sabia cabeza asintiendo levemente. «Recordad, jóvenes, el mundo está repleto de historias esperando a ser descubiertas. Cada ser, cada estrella, cada grano de arena tiene su propio relato. Está en nosotros aprender y, sobre todo, compartir».

Mientras las jóvenes jirafas se dispersaban, el corazón de Zarifa se llenaba de alegría. Sabía que cada uno de esos jóvenes llevaría consigo una parte de su historia, un pedazo de sabiduría para guiarlos a través de la inmensidad de la vida.

Y así, bajo el manto estrellado, la sabana guardó el secreto de una antigua historia, una que seguiría susurrando a través de los tiempos, recordando a todos los que caminaran bajo el cielo vasto e infinito que la verdadera sabiduría reside en comprender y valorar la profundidad de la vida, mirando siempre más allá de lo que los ojos pueden ver.

Moraleja del cuento «El cuello largo de la sabiduría con historias antiguas contadas por una jirafa anciana»

En la búsqueda de la sabiduría y la comprensión, no es la altura a la que llegamos lo que importa, sino la profundidad con la que podemos ver y entender el mundo que nos rodea. Compartir esa sabiduría y ayudar a otros a ver más allá de sus propias perspectivas es el regalo más grande que podemos ofrecer.

Valora este artículo post

¿Te apuntas GRATIS al Club del Cuentacuentos?

Únete a otros 398 lectores, y empieza esta semana a recibir tus cuentos ORIGINALES gratis.

Cada semana, te comparto cuentos nuevos en tu bandeja de entrada.

Historias que te transportarán a mundos mágicos, aventuras emocionantes y viajes inolvidables, todo desde la comodidad de tu hogar.

¡Recuerda que nunca te enviaré spam! Echa un vistazo a la política de privacidad para más información.

Responsable: Abraham Velázquez Moraira. Propósito: Solo para enviarte mi newsletter y poder responder tus email. Derechos: Tienes derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos. Destinatarios: Tus datos los guardaré en mi propio servidor dentro de la U.E., gracias al servicio de MailPoet.

Publicaciones Similares