El hipopótamo que quería ser bailarín: La historia de Hipo y su sueño de triunfar en el mundo de la danza

El hipopótamo que quería ser bailarín: La historia de Hipo y su sueño de triunfar en el mundo de la danza 1

El hipopótamo que quería ser bailarín: La historia de Hipo y su sueño de triunfar en el mundo de la danza

En las profundidades de la selva tropical, a orillas del río Majestuoso, vivía una comunidad de hipopótamos conocida por su tranquilidad y su amor por el agua. Entre ellos, destacaba Hipo, un joven hipopótamo cuya curiosidad y encanto superaban las expectativas de su manada. No era el más fuerte ni el más grande, pero poseía una cualidad única que lo hacía brillar: su amor inmenso por la danza.

Hipo pasaba los días observando con fascinación los movimientos harmoniosos de los peces, las mariposas y, más que nada, de los humanos que, en raras ocasiones, se aventuraban cerca del río para danzar en sus festividades. Con sus ojos chispeantes y una sonrisa que reflejaba su espíritu, soñaba con girar y saltar con la misma elegancia y pasión.

La madre de Hipo, Mercedes, siempre lo animaba a perseguir sus sueños. «Todo es posible, Hipo», decía, «siempre y cuando creas en ti mismo y jamás pierdas el ritmo de tu corazón». Sin embargo, su padre, don Arturo, era más práctico y le recordaba la importancia de integrarse en la comunidad y seguir las tradiciones.

Una tarde, mientras Hipo practicaba pasos de baile a escondidas, la curiosa mirada de una jirafa llamada Julieta se detuvo sobre él. Julieta era considerada la figura materna de todos los animales jovenes del lugar. «¿Qué haces, Hipo? Nunca he visto a un hipopótamo moverse de esa forma», exclamó sorprendida.

«Estoy bailando, Julieta. Sueño con convertirme en el mejor bailarín y que el mundo entero conozca mi nombre», respondió Hipo con convicción. Julieta, impresionada por su dedicación y su sueño poco convencional, le ofreció una propuesta: «Te ayudaré. Tengo una amiga, Catalina la cigüeña, que conoce todos los bailes del mundo. Podría enseñarte».

Y así, Catalina aceptó el desafío y se convirtió en maestra de baile de Hipo. Los días se transformaron en una sinfonía de pasos y movimientos; cada lección era un desafío y una aventura. Hipo aprendió a bailar tango, vals, flamenco y hasta hip-hop. Su talento y su pasión lo llevaban a trabajar sin descansar.

Pero la vida en la selva no es ajena a la envidia. Martín, un hipopótamo de la manada, miraba con recelo la atención que Hipo recibía. «Los hipopótamos no bailan, Hipo. Olvídate de esas tonterías y compórtate como uno de nosotros», decía Martín con desprecio.

Con determinación, Hipo seguía su camino a pesar de las burlas. Julieta siempre le recordaba que «los grandes sueños enfrentan grandes obstáculos». Los rumores sobre el hipopótamo bailarín comenzaron a extenderse por la selva, cada vez con más fuerza, hasta que llegaron a oídos de un famoso explorador y coreógrafo, Eduardo el Elegante.

Eduardo había recorrido el mundo buscando talentos únicos y, al escuchar sobre un hipopótamo bailarín, no pudo resistir la curiosidad. Él y su equipo de aventureros se adentraron en la selva con la promesa de encontrar a Hipo y presenciar su talento. Cuando finalmente se encontraron, Eduardo quedó asombrado.

«¡Eres magnífico! No puedo creer que un hipopótamo se mueva con tal gracia», exclamó Eduardo. Fue en ese momento que Hipo le propuso una idea audaz: «Quiero que el mundo vea lo que puedo hacer. ¿Me llevarías contigo y me ayudarías a preparar un espectáculo?»

Eduardo aceptó con entusiasmo y, juntos, trabajaron en la creación de un gran espectáculo de danza. Hipo se convirtió en el protagonista de la obra «El Lago de la Selva», un ballet que narraba la historia de un hipopótamo que rompía todos los esquemas para alcanzar sus sueños.

El día de la primera función había llegado, y la emoción inundaba las vastas llanuras de la selva. Se había construido un escenario al aire libre donde animales de todas las especies del bosque se reunieran como público. Todos estaban intrigados y ansiosos por ver al famoso «Hipopótamo Bailarín».

Mercedes y don Arturo miraban orgullosos desde la primera fila, junto con Catalina y Julieta, que no podían contener sus lágrimas de alegría. La música comenzó y, con ella, una figura grande y sorprendentemente ágil saltó al escenario. Hipo bailaba con una libertad y una felicidad nunca antes vistas.

Al acabar la función, el público estalló en aplausos, vivas y silbidos de admiración. Hipo, con el corazón desbordante y los ojos brillantes, agradeció con una reverencia. Don Arturo se levantó y gritó: «¡Ese es mi hijo! ¡El bailarín más valiente de la selva!»

Martín, que había asistido al espectáculo escéptico, no pudo resistirse a la conmoción general. Se acercó a Hipo y le dijo: «Te he subestimado, amigo. Tu pasión y tu talento son una verdadera inspiración para todos. ¿Me enseñarías a bailar?»

«Claro, Martín. Pero primero, debes escuchar la música en tu corazón», le respondió Hipo con una sonrisa mientras extendía una mano en señal de amistad. La manada entera se unió al escenario y comenzaron a bailar juntos, siguiendo los pasos de Hipo. La selva estaba llena de música y risas, y por un momento, el río Majestuoso pareció bailar con ellos.

Con el tiempo, la historia de Hipo se convirtió en leyenda, y «El Lago de la Selva» en una tradición anual que celebraba la diversidad y la valentía de seguir los propios sueños. Hipo no solo había cumplido su fantasía de ser un bailarín; sino que había abierto un mundo de posibilidades para aquellos que se atrevían a soñar diferente.

Moraleja del cuento «El hipopótamo que quería ser bailarín: La historia de Hipo y su sueño de triunfar en el mundo de la danza»

La verdadera grandeza no radica en ajustarse a las normas, sino en tener la valentía de perseguir nuestros sueños sin importar lo inalcanzables que parezcan. Como Hipo, debemos bailar al ritmo de nuestro propio corazón, porque solo así encontraremos nuestra única y genuina felicidad. Y en la danza de la vida, el respeto y la admiración vienen no solo del éxito, sino de la pasión y la perseverancia con la que perseguimos lo que amamos.

Valora este artículo post

¿Te apuntas GRATIS al Club del Cuentacuentos?

Únete a otros 398 lectores, y empieza esta semana a recibir tus cuentos ORIGINALES gratis.

Cada semana, te comparto cuentos nuevos en tu bandeja de entrada.

Historias que te transportarán a mundos mágicos, aventuras emocionantes y viajes inolvidables, todo desde la comodidad de tu hogar.

¡Recuerda que nunca te enviaré spam! Echa un vistazo a la política de privacidad para más información.

Responsable: Abraham Velázquez Moraira. Propósito: Solo para enviarte mi newsletter y poder responder tus email. Derechos: Tienes derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos. Destinatarios: Tus datos los guardaré en mi propio servidor dentro de la U.E., gracias al servicio de MailPoet.

Publicaciones Similares