El pollito explorador y su viaje al reino de las flores gigantes

El pollito explorador y su viaje al reino de las flores gigantes

El pollito explorador y su viaje al reino de las flores gigantes

Había una vez un pequeño pollito llamado Pío, que vivía en una granja situada en las afueras de un pintoresco pueblito llamado San Javier. Pío era un pollito muy curioso. Sus plumas eran de un tono amarillo brillante, y sus ojitos negros reflejaban una curiosidad insaciable. Allí en la granja, Pío tenía muchos amigos: gallinas, patos, gansos y otros pollitos. No obstante, era su gran amigo, un anciano gallo llamado Don Gallo, quien siempre le contaba historias de lugares lejanos y mágicos.

Un día, mientras Pío exploraba un rincón del gallinero, escuchó a Don Gallo murmurar una de sus historias a un grupo de gallinas. Don Gallo hablaba del reino de las flores gigantes, un lugar legendario donde crecían flores de colores vivos y majestuosas alturas, tan altas que podían alcanzar las nubes.

– Don Gallo, ¿dónde queda ese lugar? – preguntó Pío con sus ojitos brillando de emoción.

– Oh, pequeño – respondió Don Gallo con una sonrisa sabia –, el reino de las flores gigantes no está en ningún mapa. Para encontrarlo, necesitas seguir tu corazón y mantener la valentía en lo más alto.

Esa noche, Pío no pudo dormir. La emoción de la posible aventura lo mantuvo despierto. Decidió entonces partir al amanecer, sin decir nada a nadie. Caminó por el campo, el rocío de la mañana humedecía sus patitas y el sol naciente pintaba el cielo de un rosa encantador.

Tras muchas horas de caminar, Pío encontró a una mariposa llamada Mariela, cuyas alas eran un mosaico de colores tan vibrantes que parecía un arco iris en miniatura.

– ¡Oh mariposa! – exclamó Pío -. ¿Sabes cómo llegar al reino de las flores gigantes?

Mariela se posó suavemente sobre una flor y le respondió:

– He oído que debes atravesar el bosque de los susurros. Es un lugar donde los árboles te hablan y te indican el camino.

Sin más dilación, Pío se internó en el bosque de los susurros. A medida que avanzaba, escuchaba voces suaves entre las hojas: «A la derecha, pequeño pollito», «Por aquí, sigue adelante». Sin embargo, también escuchaba susurros que intentaban confundirle: «Da la vuelta», «Este no es el camino». Pío se armó de valor y decidió confiar en su instinto, desoyendo las voces que buscaban desorientarlo.

Al salir del bosque, la vista que se presentó ante sus ojos fue deslumbrante: prados verdes que se extendían hasta donde alcanzaba la vista, montañas azules en el horizonte y, lo más impresionante, altas flores gigantes de pétalos dorados y blancos.

Pío se aventuró entre las flores, donde conoció a José, un amable colibrí de plumaje iridiscente.

– ¿Qué hace un pollito por aquí? – preguntó José con un tono curioso.

– Estoy explorando. Quiero ver el reino de las flores gigantes – respondió Pío con entusiasmo.

José, conmovido por la valentía del pequeño, decidió acompañarlo y enseñarle los mejores rincones del reino. José le mostró una clareira donde las flores eran aún más grandes y los colores más intensos. A mitad del prado, se levantaba una gran cascada donde el agua era cristalina y parecía derramar diamantes líquidos.

Pío y José pasaron días explorando el maravilloso reino. Conocieron a una rana de nombre Felisa, que cantaba melodías inspiradoras, y a un escarabajo llamado Ramón, que sabía contar chistes muy graciosos.

Una tarde, mientras descansaban bajo el sol, Pío se sintió nostálgico. Echaba de menos a sus amigos en la granja y se preguntaba cómo estarían.

– ¿Quieres volver, Pío? – preguntó José al notar la melancolía en los ojos del pollito.

– Sí, creo que es hora de regresar – respondió Pío con una sonrisa agradecida.

Don Gallo había dicho que el reino de las flores gigantes no estaba en ningún mapa, pero Pío descubrió que siempre había estado más cerca de lo que pensaba. Agradeció a José su compañía y emprendió el regreso, no sin antes llevarse una semilla de una flor gigante, como recuerdo de su increíble aventura.

Al llegar a la granja, todos sus amigos lo recibieron con júbilo. Don Gallo estaba especialmente orgulloso.

– Bien hecho, pequeño explorador – le dijo con una sonrisa plena de sabiduría.

Pío plantó la semilla en el jardín de la granja. Con el tiempo, esa semilla dio lugar a una hermosa flor gigante, que se convirtió en el símbolo de la valentía y la curiosidad de Pío, el pequeño pollito explorador.

Todos en la granja aprendieron, gracias a Pío, que no hay límites para aquel que sigue su corazón y enfrenta sus miedos con valentía.

Moraleja del cuento «El pollito explorador y su viaje al reino de las flores gigantes»

La valentía y la curiosidad son las llaves que abren las puertas de los mundos más increíbles. Seguir el corazón y no dejarse llevar por los miedos nos lleva a descubrir lo mejor de la vida y de nosotros mismos.

Valora este artículo post

¿Te apuntas GRATIS al Club del Cuentacuentos?

Únete a otros 411 lectores, y empieza esta semana a recibir tus cuentos ORIGINALES gratis.

Cada semana, te comparto cuentos nuevos en tu bandeja de entrada.

Historias que te transportarán a mundos mágicos, aventuras emocionantes y viajes inolvidables, todo desde la comodidad de tu hogar.

¡Recuerda que nunca te enviaré spam! Echa un vistazo a la política de privacidad para más información.

Responsable: Abraham Velázquez Moraira. Propósito: Solo para enviarte mi newsletter y poder responder tus email. Derechos: Tienes derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos. Destinatarios: Tus datos los guardaré en mi propio servidor dentro de la U.E., gracias al servicio de MailPoet.

Publicaciones Similares