Cuento: El sabio del jardín

Dibujo de pueblo con casas blancas rodeado de montañas.

El sabio del jardín

Érase una vez, en un pequeño pueblo rodeado de montañas, un anciano sabio que tenía un jardín lleno de flores y árboles frutales.

Él era conocido por su gran sabiduría y su bondad hacia los demás. Muchas personas acudían a él en busca de consejos y enseñanzas.

Una noche, una joven mujer llamada Clara llegó a su casa buscando ayuda.

Estaba triste y desorientada, no sabía qué hacer con su vida y se sentía perdida en un mundo que parecía no entenderla.

El anciano la recibió con una sonrisa cálida y la invitó a sentarse en su jardín.

«¿Qué te preocupa, mi querida?» le preguntó el anciano.

«Me siento sola y sin rumbo en la vida. No sé qué hacer con mi futuro», respondió Clara con lágrimas en los ojos.

El anciano la escuchó atentamente y le habló sobre la importancia de tener un propósito en la vida, sobre cómo cada uno de nosotros tiene un camino que debe seguir para encontrar la felicidad y el éxito.

Clara escuchaba con atención y poco a poco, su tristeza comenzó a disminuir.

«¿Pero cómo encontrar ese camino? ¿Cómo saber qué es lo que debo hacer?» preguntó Clara.

El anciano le habló sobre la importancia de escuchar su corazón y de seguir sus pasiones. «Todos tenemos una chispa dentro de nosotros, algo que nos hace sentir vivos y felices. Debes encontrar esa chispa y seguir adelante con ella», le dijo.

Clara se quedó en el jardín del anciano durante toda la noche, hablando con él y escuchando sus enseñanzas.

A medida que hablaban, se dio cuenta de que tenía una pasión por la música y que había estado reprimiendo esa pasión durante años por miedo al fracaso.

«¿Y si lo intento y fracaso?» preguntó Clara.

El anciano le respondió: «El fracaso no es el final. Es una oportunidad para aprender y crecer. Debes ser valiente y seguir adelante con tu sueño».

Clara se fue de la casa del anciano esa noche con una nueva perspectiva sobre su vida. Decidió seguir su pasión por la música y se inscribió en una escuela de música.

Fue difícil al principio, pero con el tiempo, se convirtió en una talentosa cantante y compositora. Viajó por todo el mundo compartiendo su música con los demás y encontró la felicidad que tanto había anhelado.

El anciano siguió viviendo en su pequeña casa rodeado de su jardín.

La gente seguía acudiendo a él en busca de consejos y enseñanzas, y él siempre tenía una respuesta sabia y amorosa para dar. La lección que dejó a Clara y a todos los que lo conocieron fue que la verdadera felicidad se encuentra siguiendo el corazón y las pasiones que nos hacen sentir vivos.

Así, nuestros protagonistas vivieron felices para siempre.

Y colorín colorado, este cuento se ha acabado.

Abraham Cuentacuentos.

Mira estos otros cuentos largos para ti

4.5/5 - (2 votos)

¿Te apuntas GRATIS al Club del Cuentacuentos?

Únete a otros 253 lectores, y empieza esta semana a recibir tus cuentos ORIGINALES gratis.

Cada semana, te comparto cuentos nuevos en tu bandeja de entrada.

Historias que te transportarán a mundos mágicos, aventuras emocionantes y viajes inolvidables, todo desde la comodidad de tu hogar.

¡Recuerda que nunca te enviaré spam! Echa un vistazo a la política de privacidad para más información.

Responsable: Abraham Velázquez Moraira. Propósito: Solo para enviarte mi newsletter y poder responder tus email. Derechos: Tienes derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos. Destinatarios: Tus datos los guardaré en mi propio servidor dentro de la U.E., gracias al servicio de MailPoet.

Publicaciones Similares