Cuento: En aguas turbias el silencioso nadar de Luna la vaquita marina afrontando el olvido

Cuento: En aguas turbias el silencioso nadar de Luna la vaquita marina afrontando el olvido 1

En aguas turbias el silencioso nadar de Luna la vaquita marina afrontando el olvido

Anuncio

Entre las olas susurrantes y la brisa del mar del Golfo de California, una sombra grácil se deslizaba con suavidad.

Era Luna, una vaquita marina cuya piel gris moteada se mezclaba con las aguas tornasoladas al amanecer.

A pesar de su belleza, Luna llevaba en su corazón una profunda tristeza, producto de la soledad y la incertidumbre que plagaban su hogar.

No era común ver a muchas como ella; su especie, una vez festiva y numerosa, ahora se debatía en el umbral de la extinción.

Su día comenzaba con la búsqueda de alimento, a menudo interrumpida por los siniestros sonidos de motores y redes que arrasaban con todo a su paso.

Su agilidad natural y su instinto la guiaban entre peligros que muchos de sus congéneres no habían logrado sortear.

Pero Luna era sobreviviente y guardaba un secreto: una pequeña cría a la que llamaba Luz, escondida entre las grietas de un arrecife abandonado.

«Luz, mi pequeña, debes aprender a nadar entre las sombras, a entender el lenguaje del agua para que nada te sorprenda», susurraba Luna con cariño, mientras enseñaba a su hija las rutas secretas que serpenteaban bajo las olas.

A lo largo de sus enseñanzas, Luna hablaba con otros habitantes del mar, como la tortuga Valeria, cuyo caparazón lucía cicatrices de batallas pasadas con redes de pescadores y la astuta morena Marina, que conocía cada recoveco del arrecife. «La unión es nuestra esperanza», decía Valeria con firmeza, «solo juntos podremos enfrentar los retos que nos impone el mundo del hombre».

Una mañana, el sol no brilló con la misma intensidad sobre el mar.

Una sombra más grande y amenazante que las anteriores cubría la superficie. Era un barco pesquero de gran envergadura, cuyas redes prometían una cosecha nefasta. Luna sabía que debía actuar rápido para proteger a Luz y a los demás.

«Hoy es el día en que debemos ser más que sombras en estas aguas», exclamó Luna ante la congregación de peces, cefalópodos y crustáceos que se habían reunido ante la emergencia. «Debemos confundir al enemigo y guiarlo lejos de nuestras casas».

El plan era arriesgado: debían usar su ingenio para simular un banco de pesca masivo en una dirección mientras ellos nadaban hacia la opuesta.

La acción inmediata causó el efecto deseado; el barco cambió de curso, persiguiendo la ilusión de una cosecha que no existía.

Pero cuando la victoria parecía cercana, una red capturó a Valeria. «¡No los dejaré solos!» gritaba mientras luchaba ferozmente.

Marina, rápida como un rayo, mordió la red, creando un agujero por el que Valeria pudo escapar, pero se dañó gravemente su boca en el proceso.

El peligro había pasado, pero no la angustia. Marina yacía herida, y Valeria, aunque libre, estaba exhausta.

Sólo la visión de Luz, emergiendo curiosa de su refugio, trajo un momento de paz. «Hoy hemos aprendido una lección importante», reflexionó Luna, acariciando a su cría. «La solidaridad es nuestra defensa, y cada acción cuenta.».

Las semanas transcurrieron y las aguas parecían recuperar su calma, pero Luna sabía que la tranquilidad era efímera.

Decidió que era momento de buscar aliados más allá de la superficie. Una noche, se aventuró a las zonas más claras y llamó a la luna con suaves cantos.

Una lechuza, sabia y antigua, escuchó el lamento de la vaquita y descendió en silencio hasta el borde del mar.

«He escuchado tus cantos, criatura del agua», dijo con voz suave. «Tu dolor ha llegado a los oídos de la tierra, y estoy aquí para ofrecer mi ayuda».

Así fue cómo la lechuza llevó la historia de Luna y los habitantes del Golfo de California a las orejas de aquellos que caminaban por la tierra.

Con cada historia contada, más ojos se abrían ante la realidad del precioso pero frágil mundo submarino.

Humanos de distintas partes del mundo comenzaron a reunirse, movidos por la necesidad de proteger a las especies en peligro.

Crearon zonas de conservación, lucharon contra la pesca ilegal y enseñaron a las nuevas generaciones la importancia del respeto a la vida marina.

Con cada red quitada, con cada ley creada y cada corazón tocado por la historia de Luna, las aguas se tornaron más seguras.

Luna, Valeria y Marina vieron cómo su hogar cambiaba lentamente de un lugar de miedo y peligro a uno de esperanza y vida.

Un día, mientras Luna enseñaba a Luz el canto de las olas, una joven pareja de vaquitas marinas se unió a ellas.

Habían oído que en ese lugar, las criaturas del océano y los seres humanos trabajaban de la mano por un futuro mejor.

Y así, poco a poco, el número de vaquitas marinas comenzó a crecer de nuevo. Luna, ahora vieja y sabia, observaba a su alrededor y veía un mundo que había cambiado gracias a la fuerza de la unión y la generosidad.

Llegó un tiempo en que las aguas turbias se convirtieron en un espejo de estrellas al atardecer, donde el silencioso nadar de las criaturas del mar era una danza de libertad y no un escape del peligro.

Las generaciones de vaquitas que siguieron nunca olvidaron las enseñanzas de Luna; cada vida era preciosa y cada voz contaba.

La lechuza, ahora un espíritu de leyenda, era recordada en cada murmullo del viento, como la portadora de mensajes entre mundos.

La historia de Luna se convirtió en una canción de cuna para las crías de vaquitas marinas, un recordatorio de que incluso en la oscuridad más profunda, la luz de la esperanza nunca se extingue mientras existan corazones dispuestos a luchar por ella.

Anuncio

Moraleja del cuento «En aguas turbias el silencioso nadar de Luna la vaquita marina afrontando el olvido»

Como las estrellas guían a los marineros en la noche, las acciones guiadas por compasión y solidaridad son faros de esperanza para aquellos que enfrentan el olvido.

Aunque los esfuerzos individuales puedan parecer pequeños, la unión de muchos puede tejer la red de la supervivencia.

La historia de Luna nos enseña que cada uno de nosotros tiene el poder de provocar un cambio positivo.

Proteger a los más vulnerables, defender sus hogares y escuchar sus cantos es responsabilidad de todos los habitantes de la Tierra.

Que la voz de Luna, un susurro en el océano de la indiferencia, se convierta en un rugido que resuene en cada rincón del mundo, recordándonos la urgencia de actuar antes de que el silencio sea todo lo que quede.

Abraham Cuentacuentos.

Sigue leyendo más cuentos sobre animales

Anuncio
5/5 - (1 voto)

¿Te apuntas GRATIS al Club del Cuentacuentos?

Únete a otros 439 lectores, y empieza esta semana a recibir tus cuentos ORIGINALES gratis.

Cada semana, te comparto cuentos nuevos en tu bandeja de entrada. Historias que te transportarán a mundos mágicos, aventuras emocionantes y viajes inolvidables, todo desde la comodidad de tu hogar.

¡Recuerda que nunca te enviaré spam! Echa un vistazo a la política de privacidad para más información.

Responsable: Abraham Velázquez Moraira. Propósito: Solo para enviarte mi newsletter y poder responder tus email. Derechos: Tienes derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos. Destinatarios: Tus datos los guardaré en mi propio servidor dentro de la U.E., gracias al servicio de MailPoet.

Publicaciones Similares