La chica nueva en la ciudad y el diario que cambiaba el pasado

La chica nueva en la ciudad y el diario que cambiaba el pasado

La chica nueva en la ciudad y el diario que cambiaba el pasado

Alba había llegado a la ciudad sin previo aviso, acompañada únicamente por una maleta roja y botas que mostraban las huellas de todo su andar. Los murmullos en los pasillos del instituto no se hicieron esperar; todos querían saber más sobre la chica de cabellos rizados y mirada profunda, pero ella permanecía hermética, evitando las miradas curiosas.

Aquel lunes, mientras organizaba sus pocos libros en la taquilla, Lucas, un joven alto de rizos oscuros y sonrisas amplias, se acercó con una tímida propuesta. «¿Te gustaría venir al club de literatura esta tarde?» Alba levantó la mirada, sorprendida por la invitación. Aceptó con una breve frase, su voz dejaba entrever un matiz de curiosidad.

El aula del club de literatura era pequeña pero acogedora. Las paredes estaban cubiertas de estanterías repletas de libros antiguos y un gran ventanal permitía la entrada de la tenue luz vespertina. Esa tarde, los pocos asistentes esperaban a la nueva integrante con expectación. Entre ellos, Clara, una muchacha introvertida de ojos claros y una voraz pasión por la lectura, se mostró especialmente interesada.

«Bienvenida, Alba. Hoy discutiremos sobre diarios y su papel en la literatura,» anunciaba Elena, la profesora, una mujer de cabello entrecano y sabiduría reflejada en cada arruga de su rostro. Alba, atenta, escudriñaba cada rostro mientras las voces se elevaban en interesantes debates.

En medio de la charla, un estruendo llamó la atención de todos. Venía de uno de los armarios más alejados. Alba se ofreció para investigar. Al abrir la puerta, encontró un diario viejo, encuadernado en cuero, que parecía haber caído por accidente.

Lucas, que estaba ya a su lado, observó el libro con entusiasmo. «Nunca había visto ese diario antes,» dijo curioso. Alba le respondió con un destello en sus ojos. “Tal vez nos esté esperando para contar una historia.”

Decidieron abrir el diario entre todos y leyeron en voz alta. Lo que comenzó como una simple curiosidad se transformó en una intrigante aventura. El diario narraba la vida de una chica llamada Teresa, que misteriosamente desapareció hace años, dejando montones de preguntas sin respuesta.

A medida que avanzaban en la lectura, se dieron cuenta de algo inusual: en las últimas páginas, las fechas comenzaban a cambiar en el momento en que Clara las leía en voz alta. Era como si el diario tuviera el poder de alterar el pasado de Teresa y, a su vez, el presente de quien lo leía.

Noche tras noche, se reunían en secreto para continuar la lectura. Alba, cada vez más conectada al diario, sentía una extraña atracción por la historia de Teresa. Por otro lado, Lucas y Clara comenzaron a notar que los cambios en el diario tenían efectos palpables en su realidad cotidiana. “¡Esto es increíble!” exclamó Clara. “¿No ven que estamos influyendo en el pasado y el presente?”

El diario comenzó a revelar detalles sobre la desaparición de Teresa: un secreto familiar, un amor imposible y un destino que parecía estar sellado. Alba se dio cuenta de que la vida de Teresa estaba siendo manipulada por alguien cercano, alguien que no quería que la verdad saliera a la luz. Su determinación creció, y junto a Lucas y Clara, se propusieron resolver el enigma.

Una noche, mientras exploraban antiguos pasadizos en la biblioteca del instituto, encontraron un segundo diario. “Esto se pone cada vez más interesante,” comentó Lucas, encendiendo su linterna para iluminar mejor el lugar. El segundo diario pertenecía a Ana, quien resultó ser la mejor amiga de Teresa, el cual contenía descripciones detalladas sobre los eventos previos y después de la desaparición.

Descubrieron que Ana tenía un papel crucial en toda la historia. Ella había intentado advertir a Teresa a través de un correo que nunca fue entregado. “Aquí hay algo muy turbio,” murmuró Clara. “Debemos seguir investigando.”

Entre los escritos de Ana, encontraron una carta que revelaba la verdadera identidad del antagonista: un pariente cercano que manipulaba la vida de Teresa por intereses oscuros. Tomar aquella información significaba que tenían el poder para cambiar no solo el pasado de Teresa, sino también las vidas de todos los involucrados.

Durante los días siguientes, Alba decidió tomar un riesgo. Utilizando el diario y sus nuevos hallazgos, escribió una carta destinada a Teresa, cambiando los eventos que la llevaron a desaparecer. Bajo la tenue luz de una lámpara, en su habitación, temblorosa, pronunció las palabras exactas que Ana había escrito años atrás.

Al día siguiente, el ambiente en la escuela parecía distinto. Todo lo que rodeaba a Alba, Lucas y Clara tenía un matiz diferente. Sus recuerdos, aunque intactos en su mente, habían sido alterados en la realidad tangible. Para su asombro, Teresa apareció en la escuela como una nueva estudiante.

La joven Teresa, de cabello largo y rizado, recordó haber vivido en otra parte durante esos años, sin evidencias de su desaparición. “Es como si una niebla se hubiera disipado,” comentó Lucas, fascinado por el cambio. Alba se sentía satisfecha, aunque los recuerdos de los eventos vividos eran solo suyos y de sus amigos.

Alba, ahora más integrada en el grupo, compartió su experiencia en el club de literatura, despertando el interés por los efectos del diario y la importancia de las decisiones en la vida. Clara, siempre reflexiva, se dirigió a Alba una tarde soleada. “Me alegra haberte conocido. Gracias a ti, entendí que el pasado no está escrito en piedra y que siempre hay una oportunidad para cambiar el presente.”

Con el tiempo, la historia de Teresa se convirtió en la leyenda del instituto, contada y recontada, inspirando a cada nueva generación de estudiantes a explorar y entender la fuerza de sus propias escribir su propio destino. Alba, Lucas y Clara permanecieron unidos, formando un lazo que trascendió más allá del tiempo y las circunstancias.

En su último día en el instituto, Alba dejó su propio diario en el club de literatura, con una nota para futuras generaciones. “Este diario ha sido testigo de verdades escondidas y cambios trascendentales. Que sirva como recordatorio de que cada uno de nosotros tiene el poder de cambiar nuestra historia.”

Moraleja del cuento «La chica nueva en la ciudad y el diario que cambiaba el pasado»

La historia de Alba y sus amigos nos enseña que, a veces, los secretos del pasado pueden moldearse para darle un nuevo sentido a nuestro presente. La verdadera fortaleza reside en la capacidad de transformar nuestras circunstancias, siempre que tengamos el valor de enfrentar la verdad y adoptar acciones valientes y compasivas.

3/5 - (5 votos)

¿Te apuntas GRATIS al Club del Cuentacuentos?

Únete a otros 411 lectores, y empieza esta semana a recibir tus cuentos ORIGINALES gratis.

Cada semana, te comparto cuentos nuevos en tu bandeja de entrada.

Historias que te transportarán a mundos mágicos, aventuras emocionantes y viajes inolvidables, todo desde la comodidad de tu hogar.

¡Recuerda que nunca te enviaré spam! Echa un vistazo a la política de privacidad para más información.

Responsable: Abraham Velázquez Moraira. Propósito: Solo para enviarte mi newsletter y poder responder tus email. Derechos: Tienes derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos. Destinatarios: Tus datos los guardaré en mi propio servidor dentro de la U.E., gracias al servicio de MailPoet.

Publicaciones Similares