La gran sequía: Una aventura épica de una familia de koalas en busca de un nuevo hogar con agua y comida suficiente

La gran sequía: Una aventura épica de una familia de koalas en busca de un nuevo hogar con agua y comida suficiente 1

La gran sequía: Una aventura épica de una familia de koalas en busca de un nuevo hogar con agua y comida suficiente

Una pincelada carmesí se extendía sobre el dosel del bosque a medida que despuntaba el alba. En la cima de un añejo eucalipto moraba una familia de koalas, cuyos corazones latían al unísono con los ritmos susurrantes de la naturaleza. Don Mateo, el venerable patriarca de pelo canoso y ojos tan profundos como charcas de pensamiento, observaba con preocupación cómo sus hojas, antaño carnosas y lustrosas, se agostaban bajo el abrasador sol australiano.

—Precisamos hallar sitio nuevo, hijos —dijo Mateo, su voz era firme pero cargada de inquietud.—El río por donde medran las raíces de nuestros árboles, se ha encogido hasta volverse un hilo de esperanza.

Al lado de Mateo, su compañera de toda la vida, Valentina, asintió. Su pelaje de un gris perla relucía incluso en la penumbra, como reflejo de una luna olvidada. —Tiempo de cambios toca a nuestra puerta y sólo a la unidad podremos abrazar la salvación—, susurró.

Los pequeños, Lucía y Hugo, jugarreteaban entre las ramas altas, abrazándose al aire, ignorantes de la gravedad de la situación. Lucía, curiosa y despierta, fue la primera en captar la tensión que tejía un velo invisible alrededor de sus progenitores.

—¿Por qué nos marchamos? ¿Acaso no hemos vivido siempre entre los eucaliptos que besan el cielo? —preguntó con inocencia.

—Porque todo cambia, hija mía —respondió Mateo.— y en el cambio reside la supervivencia. No podemos anclarnos al pasado cuando el futuro nos reclama.

Un amanecer de decisiones aguardaba a la familia. Cargaron lo esencial en sus corazones, y dejaron que los recuerdos se disolvieran como la niebla vespertina. Empezaron su marcha, una peregrinación hacia lo desconocido, con la confianza puesta en los lazos que los unían.

A su paso encontraron ventiscas de fuego, la tierra resquebrajada, y otros seres en mitad del éxodo. Jorge el canguro huidizo, con su mirada de conocimiento antiguo, les habló de un valle donde las aguas corrían plácidas y los eucaliptos danzaban con el viento. Los koalas, oyentes atentos, llenaron sus pechos de esperanza con cada palabra.

—No será fácil —advirtió Jorge.— Pero les acompaña un espíritu de valentía poco común.

El sol se alzaba, testigo mudo de su valentía, cuando encontraron un arroyuelo. Un lazo de plata entre la sequía. Hugo, el más travieso, no pudo resistir la tentación de perseguir a un par de pájaros azulados que bordeaban el regato. Sin embargo, el destino quiso que perdiera pie en el lodo, sumergiéndose en las frescas pero traicioneras aguas.

—¡Hugo! —gritó Lucía, y los corazones de Mateo y Valentina se detuvieron un instante. Pero fue la destreza de su hermana, que arriesgó la suya, lo que salvó al pequeño, quien emergió del agua chorreando vida y agradecimiento.

En adelante, aprendieron que cada paso era precioso y cada momento un potencial abismo. Los días se convirtieron en lunas, y las lunas en capítulos de una historia aún por concluir. Las pruebas eran arduas: hambre, sed y bestias salvajes, sin embargo, cada dificultad forjaba más fuerte su unidad.

Los koalas alcanzaron el prometido valle de Jorge con las últimas luces del atardecer. Un espejo de agua los recibió, rodeado por el abrazo de los eucaliptos. La visión era tal como la profecía del canguro, incluso más verde y viva de lo imaginado.

—Hemos llegado —anunció Mateo, sintiendo cómo la tierra nutría ya sus músculos y huesos fatigados.

Valentina miró a su esposo con ojos brillantes. —El viaje, a punto de fenecer, nos ha enseñado que el hogar no es un lugar, sino donde reside el amor —musitó ella.

Los niños, saltando entre los nuevos y vigorosos brotes, reían. Sus voces se elevaban en el aire, como semillas hacia el futuro. Lucía contemplaba cómo Hugo aprendía, por fin, a nadar bajo la mirada vigilante de sus padres. La aventura les había cambiado, y ellos habían cambiado al mundo a su alrededor.

El tiempo trajo lluvias y con ellas, la vida retornó al bosque que los vio partir. La familia de koalas decidió entonces, cada temporada de flores, visitar el antiguo eucalipto que había sido su primer hogar. Recordaban y contaban historias de la gran sequía, para que nunca se olvidaran de la fuerza que yacía en su unidad, y el coraje que necesitaron para encontrar su camino.

Y así, sobre la tapestria de una tierra que había conocido el desgaste y el renacimiento, la historia de una familia de koalas quedó inscrita en el corazón del bosque. Los años les trajeron sabiduría y sus nombres fueron susurrados con veneración por las criaturas del bosque, como leyendas de resistencia y esperanza.

Moraleja del cuento «La gran sequía: Una aventura épica de una familia de koalas en busca de un nuevo hogar con agua y comida suficiente»

Era al final, el viaje lo que contaba, no el destino. Habían buscado un hogar, pero en el proceso, encontraron algo mucho más grande: la certeza de que ante la adversidad, el amor y la unión de la familia prevalecen. Así, la gran sequía, más que un recuerdo de tiempos difíciles, se tornó en símbolo de su inquebrantable espíritu, demostrando que, incluso en las circunstancias más ásperas, la vida bendice a aquellos que enfrentan los vientos del cambio con corazones unidos y firmes.

Valora este artículo post

¿Te apuntas GRATIS al Club del Cuentacuentos?

Únete a otros 411 lectores, y empieza esta semana a recibir tus cuentos ORIGINALES gratis.

Cada semana, te comparto cuentos nuevos en tu bandeja de entrada.

Historias que te transportarán a mundos mágicos, aventuras emocionantes y viajes inolvidables, todo desde la comodidad de tu hogar.

¡Recuerda que nunca te enviaré spam! Echa un vistazo a la política de privacidad para más información.

Responsable: Abraham Velázquez Moraira. Propósito: Solo para enviarte mi newsletter y poder responder tus email. Derechos: Tienes derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos. Destinatarios: Tus datos los guardaré en mi propio servidor dentro de la U.E., gracias al servicio de MailPoet.

📖 Aquí tienes mucho más para disfrutar de los cuentos ⬇️El koala detective: La historia de Keanu y su talento para resolver misterios en el bosqueEl koala detective: La historia de Keanu y su talento para resolver misterios en el bosque El koala y el dragón: Una historia de amistad y magia entre un koala llamado Kai y un dragón místico El koala y el dragón: Una historia de amistad y magia entre un koala llamado Kai y un dragón místicoEl koala que quería ser humano: La lucha de Kody por encontrar su propia identidad y vivir en armonía con los humanosEl koala que quería ser humano: La lucha de Kody por encontrar su propia identidad y vivir en armonía con los humanos El koala y la estrella fugaz: Una historia mágica sobre un koala llamado Kazuki que descubre un secreto celestial y se embarca en una aventura cósmica El koala y la estrella fugaz: Una historia mágica sobre un koala llamado Kazuki que descubre un secreto celestial y se embarca en una aventura cósmica La iguana Isabela y el misterio del jardín tropical La iguana Isabela y el misterio del jardín tropicalEl desafío de Ícaro: la iguana que quería volarEl desafío de Ícaro: la iguana que quería volarLa iguana aventurera llamada Igor y su viaje a la gran ciudadLa iguana aventurera llamada Igor y su viaje a la gran ciudad La leyenda de la iguana dorada y el templo perdido La leyenda de la iguana dorada y el templo perdidoLa iguana que podía cambiar de color: una historia de camuflaje y amistadLa iguana que podía cambiar de color: una historia de camuflaje y amistad El gran rescate de Irma la iguana en la isla encantada El gran rescate de Irma la iguana en la isla encantadaLa aventura de Kiki el koala: Una historia de valentía y determinación para salvar su hogar en el bosqueLa aventura de Kiki el koala: Una historia de valentía y determinación para salvar su hogar en el bosque El koala que quería ser cantante: La historia de Koko y su sueño de triunfar en el mundo de la música El koala que quería ser cantante: La historia de Koko y su sueño de triunfar en el mundo de la músicaEl misterio del árbol hueco: Una aventura de misterio protagonizada por el curioso koala llamado KaiEl misterio del árbol hueco: Una aventura de misterio protagonizada por el curioso koala llamado Kai El koala y el canguro: Una historia de amistad y cooperación entre dos criaturas australianas icónicas El koala y el canguro: Una historia de amistad y cooperación entre dos criaturas australianas icónicasEl koala que podía hablar con los árboles: La increíble historia de Kira y su conexión mágica con la naturalezaEl koala que podía hablar con los árboles: La increíble historia de Kira y su conexión mágica con la naturaleza El bebé koala perdido: Una conmovedora historia sobre la búsqueda de un pequeño koala para encontrar a su madre El bebé koala perdido: Una conmovedora historia sobre la búsqueda de un pequeño koala para encontrar a su madre

Publicaciones Similares