La princesa del lago cristalino y el hechizo que protegía el reino sumergido

La princesa del lago cristalino y el hechizo que protegía el reino sumergido

La princesa del lago cristalino y el hechizo que protegía el reino sumergido

En lo más profundo de un frondoso bosque, se escondía un lago tan claro y sereno que parecía surgir de un cuento de hadas. Este lago, conocido como el Lago Cristalino, albergaba en su seno un reino sumergido, habitado por seres mágicos de inigualable belleza. La princesa de este reino era una joven llamada Isabela, cuyas largas cabelleras color esmeralda parecían danzar con el brillo de las aguas y sus ojos reflejaban el misterio de los abismos acuáticos.

El reino de Isabela vivía bajo la protección de un antiguo hechizo, cuyo poder dependía de una perla mágica custodiada en el corazón del lago. Durante siglos, el hechizo había protegido al reino de amenazas externas, pero un día, la perla fue robada por una criaturas terrestres. La tranquilidad de las aguas se rompió y el reino comenzó a tambalearse.

Isabela, con el corazón lleno de preocupación, confió sus temores a su mejor amigo, un pez dorado llamado Baltazar. «Baltazar, sin la perla mágica, nuestro hogar desaparecerá. ¿Qué podemos hacer?» Baltazar, aunque pequeño, poseía gran sabiduría. «Princesa, debemos salir al mundo de los humanos. Ahí encontraremos respuestas,» respondió con serenidad.

Armados con valor y esperanza, Isabela y Baltazar emprendieron su viaje a la superficie. Al llegar al margen del lago, encontraron a un joven pescador llamado Martín, de mirada sincera y cabellos oscuros. Sorprendido al ver la figura etérea de Isabela, bajó su caña y saludó con amabilidad. “¿Quién eres y por qué has venido hasta aquí?”, preguntó intrigado.

Isabela explicó la situación, y Martín, conmovido por su historia, se ofreció a ayudarles. “Conozco a una bruja sabia que vive al otro lado del bosque. Ella podría tener la solución,” sugirió Martín. Así, juntos, se adentraron en la espesura del bosque con la esperanza de encontrar la perla perdida.

El camino no fue fácil. Tropezaron con espinas, charcos y sombríos claroscuros. Pero en medio de sus dificultades, la amistad y la confianza entre ellos se fortalecía. Finalmente, llegaron a la cabaña de la bruja Luna, una mujer de ojos penetrantes y cabellos plateados que los recibió con una sonrisa enigmatica.

“Sé por qué habéis venido,” dijo la bruja Luna antes de que pudieran hablar. “Encontrar la perla no será sencillo. Está custodiada por un dragón acuático que habita en una caverna bajo el lago.”

“¿Cómo podremos enfrentarlo?” preguntó Martín con determinación.

“Solo con valentía y amor por vuestro hogar,” respondió Luna. A continuación, les entregó un amuleto de coral y les indicó el camino. Agradecidos, los tres se despidieron y regresaron al lago.

Descendieron a las profundidades siguiendo las indicaciones de Luna. Llegaron a la cueva del dragón, una majestuosa criatura con escamas iridiscentes y ojos que reflejaban las corrientes del océano. Isabela, firme y decidida, se adelantó. “Estamos aquí para recuperar nuestra perla. Necesitamos vuestra ayuda, noble dragón.”

El dragón, sorprendentemente, no trató de defenderse. Con una voz profunda y resonante, explicó: “La perla fue robada por humanos, pero la han ocultado aquí, bajo un hechizo que incluso yo no puedo romper. Sin embargo, vuestro coraje me ha conmovido. Eso, y el amuleto que lleváis.”

Con un rugido estremecedor, el dragón conjuró un rayo brillante sobre la perla mágica, deshaciéndose del hechizo que la aprisionaba. Baltazar, Martín e Isabela vieron cómo la perla recuperaba su brillo fulgurante e hipnotizador.

Con la perla en manos de Isabela, el reino sumergido recobró su serenidad y esplendor. El hechizo protector volvía a estar en vigor, y los seres mágicos bailaban de alegría en las cristalinas aguas del lago. Martín regresó periódicamente al lago, no solo para pescar, sino para visitar a Isabela, ahora una amiga muy querida.

«Gracias a todos por vuestra ayuda,» dijo Isabela un día, rodeada de sus amigos. «Hemos demostrado que, con valor y amigos verdaderos, cualquier desafío puede ser superado.»

Moraleja del cuento «La princesa del lago cristalino y el hechizo que protegía el reino sumergido»

La verdadera amistad y el valor desinteresado pueden superar los hechizos más oscuros y devolver la paz a los lugares más enigmáticos.

Valora este artículo post

¿Te apuntas GRATIS al Club del Cuentacuentos?

Únete a otros 398 lectores, y empieza esta semana a recibir tus cuentos ORIGINALES gratis.

Cada semana, te comparto cuentos nuevos en tu bandeja de entrada.

Historias que te transportarán a mundos mágicos, aventuras emocionantes y viajes inolvidables, todo desde la comodidad de tu hogar.

¡Recuerda que nunca te enviaré spam! Echa un vistazo a la política de privacidad para más información.

Responsable: Abraham Velázquez Moraira. Propósito: Solo para enviarte mi newsletter y poder responder tus email. Derechos: Tienes derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos. Destinatarios: Tus datos los guardaré en mi propio servidor dentro de la U.E., gracias al servicio de MailPoet.

Publicaciones Similares