La Rana de la Luna: Misterios y Melodías Bajo el Cielo Nocturno

La Rana de la Luna: Misterios y Melodías Bajo el Cielo Nocturno 1

La Rana de la Luna: Misterios y Melodías Bajo el Cielo Nocturno

Había una vez en un estanque ancestral, cobijado por la espesura de un bosque agreste, una rana inusualmente grande llamada Amaranta. Opacaba con su piel brillante y reflejos azulados a todas sus hermanas anfibias. No solo su aspecto era insólito, sino que poseía la peculiar habilidad de entonar melodías que embelesaban a toda criatura que las escuchaba.

Su mejor amigo, un sapo curtido y sabio, Fresil, compartía desde su alborada los días y las noches con Amaranta. Fresil, de piel áspera y ojos como esmeraldas, conocía todos los secretos que el bosque guardaba y era el guardián de incontables historias.

Una noche, mientras Amaranta llenaba el aire con su canto, Fresil la interrumpió con un semblante serio e inquieto. «Amaranta,» dijo con voz grave, «la Luna se ha ocultado tras una sombra enigmática y las estrellas parecen danzar en desorden. Algo inaudito está por surgir.»

Aprecianza, aireada, Amaranta abandonó su canto para atisbar el cielo. «¿Será acaso algún presagio?» preguntó. «Solo los aventurados descubren lo oculto detrás de los enigmas celestes,» replicó Fresil, inflando su pecho con determinación.

Así comenzó su aventura, un viaje a través del estanque y profundo en los misterios del bosque. Cada paso estaba lleno de maravillas y peligros. Se deslizaron bajo las hojas de nenúfar, esquivaron las corrientes traicioneras y evadieron las zarpas de predadores nocturnos. La guía de Fresil era invaluable, y la valentía de Amaranta, inquebrantable.

Entablaron diálogos con criaturas de diversas índoles: con la serpiente Sibilina, de lengua plateada y mirada insondable; con el búho Belisario, cuya sabiduría era tan antigua como el mismo bosque; y con la luciérnaga Luzmila, portadora de luz en la más densa oscuridad.

«Los astros siguen danzando en desorden, como si algo o alguien perturbara la armonía del universo,» comentó Belisario con su voz tenue y reflexiva. «Y la Luna… la Luna parece susurrar una melodía que solo una privilegiada podría entender,» añadió Luzmila, parpadeando con intensidad.

«¿Una melodía?», repitió Amaranta mientras una punzada de excitación la sacudía. Se sentó y cerró los ojos, concentrándose en la vibración del cosmos. Fue entonces cuando lo escuchó, un canto tan fino y delicado que parecía ser el mismo hilo que tejía los secretos de la noche.

Guiados por la melodía lunar, llegaron a una cueva oculta detrás de una cascada cristalina. La música se hizo más intensa. «Aquí debemos entrar,» susurró Fresil. «Un reino olvidado nos espera, y con él, la respuesta a nuestro enigma.»

La cueva era un mundo aparte, con estalactitas que jugaban con la luz de la luna filtrada, creando un espectáculo de sombras y destellos. «¡Admirable!», exclamó Amaranta, pero su voz retumbó y la quietud del lugar se rompió. Paredes y suelos comenzaron a moverse y de las grietas, una multitud de ranas y sapos emergió, ojos centelleantes, atentos a los recién llegados. Eran los guardianes del reino oculto.

Fue en ese instante cuando apareció Ella, la Rana de la Luna. Su piel era de un blanco plateado, y sus ojos reflejaban la profundidad de los cielos nocturnos. «Eres tú, Amaranta, la elegida para heredar el secreto de la armonía celeste,» anunció con una voz que parecía resonar en los confines del universo.

«¿Yo?, ¿pero cómo?», balbuceó Amaranta, aún bajo la inmensidad del descubrimiento. «Tu canto tiene el poder de alinear los astros y mantener la armonía,» explicó la Rana de la Luna. «Has sido escogida para ser nuestra Voz, para que el equilibrio no se pierda.»

Amaranta aceptó la responsabilidad, sin embargo, expresó su temor a perder las pequeñas alegrías de su vida junto al estanque. Fresil, a su lado, asintió con comprensión. «La armonía reside también en el equilibrio entre lo grande y lo pequeño. Amarás la luna y cantarás con ella, pero no olvidarás el latido del estanque.

Así, tras recibir la bendición de la Rana de la Luna, Amaranta y Fresil regresaron al estanque. Su mundo nunca fue el mismo. Cada noche, la rana cantaba con la luna, ajustando las notas que dictaba el cosmos, mientras que Fresil narraba sus hazañas a las generaciones futuras.

El bosque florecía bajo el canto de Amaranta y la sabiduría de Fresil. Las criaturas del estanque vivían en una paz que nunca antes habían conocido. Sibilina, Belisario y Luzmila se volvieron visitantes habituales, atraídos por la asombrosa sinfonía que la rana brindaba a la noche.

Y así, noche tras noche, Amaranta llenaba el cielo de melodías, su canto tejía la armonía entre la tierra y las estrellas, una canción perpetua de amor y equilibrio. Ella, la Rana de la Luna, se volvió leyenda, la guardiana del orden celestial y la mensajera de la melodía eterna.

Moraleja del cuento «La Rana de la Luna: Misterios y Melodías Bajo el Cielo Nocturno»

En las notas de una melodía y la sabiduría de un cuento, encontramos los hilos que tejen el equilibrio del mundo. Aceptar nuestras responsabilidades, sin olvidar la esencia de lo que nos hace vivir y sentir, es la clave para la armonía que tanto anhelamos.

Valora este artículo post

¿Te apuntas GRATIS al Club del Cuentacuentos?

Únete a otros 413 lectores, y empieza esta semana a recibir tus cuentos ORIGINALES gratis.

Cada semana, te comparto cuentos nuevos en tu bandeja de entrada.

Historias que te transportarán a mundos mágicos, aventuras emocionantes y viajes inolvidables, todo desde la comodidad de tu hogar.

¡Recuerda que nunca te enviaré spam! Echa un vistazo a la política de privacidad para más información.

Responsable: Abraham Velázquez Moraira. Propósito: Solo para enviarte mi newsletter y poder responder tus email. Derechos: Tienes derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos. Destinatarios: Tus datos los guardaré en mi propio servidor dentro de la U.E., gracias al servicio de MailPoet.

Publicaciones Similares