La serpiente y la princesa de cristal en el reino de las maravillas heladas

La serpiente y la princesa de cristal en el reino de las maravillas heladas

La serpiente y la princesa de cristal en el reino de las maravillas heladas

En un rincón olvidado del mundo, donde los copos de nieve caían tan lentamente que parecían danzar en el aire, existía un reino conocido como las maravillas heladas. Este lugar, cubierto por un eterno manto de hielo y nieve, albergaba criaturas de una belleza indescriptible y misterios sin resolver. Entre todas ellas, la más excepcional era una serpiente de escamas azules como el hielo más puro y ojos que resplandecían como dos pequeñas lunas. Su nombre era Siseo, y a diferencia de lo que muchos podrían esperar, Siseo era un ser bondadoso cuya más grande ambición era descubrir un propósito más allá de su solitaria existencia.

Un día, mientras se deslizaba sin rumbo por los helados parajes de su hogar, Siseo escuchó una melodía tan hermosa que pareció detener el tiempo. Siguiendo este llamado, llegó a un claro donde encontró a una joven de belleza inigualable, con piel tan transparente y delicada que parecía hecha de cristal. La joven, inmersa en una profunda tristeza, cantaba mientras una lágrima se congelaba en su mejilla. Al percatarse de la presencia de Siseo, detuvo su canto.

—¿Quién eres tú, criatura de escamas brillantes? —preguntó con voz suave y melancólica.

—Soy Siseo, habitante de estas tierras heladas. ¿Quién eres tú, cuya voz parece derretir incluso el corazón de hielo más frío? —replicó la serpiente, cautivado por la belleza y tristeza de la joven.

—Soy Prisma, la princesa de este reino, encerrada en una maldición que congela mi cuerpo y alma, impidiéndome sentir el calor del amor y la alegría.

Movido por una compasión profunda y un deseo ardiente de ayudar a Prisma, Siseo se aventuró a buscar una solución. La leyenda decía que la única manera de romper el hechizo era encontrar la llama eterna, capaz de derretir el corazón más gélido. Sin perder tiempo, Siseo se despidió de Prisma, prometiendo volver con la solución.

El viaje de Siseo estuvo lleno de desafíos. Enfrentó tormentas de nieve implacables, cruzó montañas inmensas, y escapó de depredadores astutos. Sin embargo, su determinación permaneció inquebrantable. Siseo entendió que el mundo fuera de las maravillas heladas era vasto y presentaba peligros desconocidos, pero también seres amables dispuestos a ayudar. En una de estas travesías, conoció a Albor, un águila majestuosa con plumaje blanco como la nieve que se ofreció a guiarlo.

—La llama eterna se encuentra más allá de los confines de este reino, en un lugar donde el sol nunca se pone y el fuego nunca se extingue —explicó Albor mientras sobrevolaban paisajes que Siseo jamás había imaginado.

Después de días de viaje junto a Albor, Siseo finalmente alcanzó el Valle del Sol Eterno. Allí, tras resolver acertijos antiguos y superar pruebas de valor, Siseo se enfrentó al guardián del fuego, una criatura de llamas vivas que custodiaba la llama eterna. Tras un diálogo de respeto mutuo, el guardián permitió a Siseo tomar una pequeña parte de la llama, encerrada en un recipiente indestructible, como muestra de su valentía y bondad.

Con la llama eterna en su poder, Siseo emprendió el camino de regreso, sabiendo que la verdadera prueba estaba por venir. Al llegar al reino de las maravillas heladas, encontró a Prisma consumida por la desesperación. Sin embargo, al ver a Siseo regresar, una esperanza renovada brilló en sus ojos de cristal.

Siseo, con un cuidado extremo, abrió el recipiente y permitió que la calidez de la llama eterna tocara a Prisma. Al instante, un resplandor cálido envolvió la figura de la princesa, derritiendo la capa de hielo que aprisionaba su corazón y espíritu. Prisma sintió por primera vez en muchos años el calor, no solo físico sino también el calor de la bondad y la amistad que Siseo le ofrecía.

El reino entero experimentó un cambio milagroso. El hielo eterno comenzó a derretirse, revelando ríos cristalinos y praderas verdes. Las criaturas del reino, testigos de este acto de amor y valentía, celebraron el fin de la maldición con una alegría desbordante.

Prisma, ahora libre de la maldición, abrazó a Siseo con lágrimas de gratitud en sus ojos.

—Has traído no solo el calor a mi corazón, sino también a nuestro hogar. Gracias, querido Siseo —dijo Prisma con una sonrisa que iluminaba el reino transformado.

A partir de ese día, Prisma y Siseo gobernaron el reino de las maravillas heladas, que fue testigo de una era de prosperidad y felicidad. Siseo, quien una vez vagaba sin propósito, encontró un hogar y una familia. Prisma, liberada de su prisión de cristal, disfrutaba de cada día con una alegría inquebrantable.

Los años pasaron, y la leyenda de la serpiente y la princesa de cristal se convirtió en un cuento de esperanza que cruzó montañas y mares, recordando a todos que no hay hielo incapaz de derretirse ante el calor del amor y la compasión.

La amistad entre Siseo y Prisma, así como la transformación del reino, sirvió de inspiración para generaciones futuras, demostrando que, a pesar de las diferencias aparentes, el entendimiento y la bondad son el verdadero puente hacia un mundo mejor.

Moraleja del cuento «La serpiente y la princesa de cristal en el reino de las maravillas heladas»

La verdadera magia reside en la compasión y la valentía de aquellos que, a pesar de las adversidades y diferencias, se esfuerzan por brindar luz y calor a los corazones más fríos. Un acto de bondad puede derretir incluso el hielo más duro y transformar el mundo de maneras inimaginables.

5/5 - (1 voto)

¿Te apuntas GRATIS al Club del Cuentacuentos?

Únete a otros 398 lectores, y empieza esta semana a recibir tus cuentos ORIGINALES gratis.

Cada semana, te comparto cuentos nuevos en tu bandeja de entrada.

Historias que te transportarán a mundos mágicos, aventuras emocionantes y viajes inolvidables, todo desde la comodidad de tu hogar.

¡Recuerda que nunca te enviaré spam! Echa un vistazo a la política de privacidad para más información.

Responsable: Abraham Velázquez Moraira. Propósito: Solo para enviarte mi newsletter y poder responder tus email. Derechos: Tienes derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos. Destinatarios: Tus datos los guardaré en mi propio servidor dentro de la U.E., gracias al servicio de MailPoet.

Publicaciones Similares