Cuento: La trágica odisea la perra abandonada Bella 1

Cuento: La trágica odisea la perra abandonada Bella

La trágica odisea la perra abandonada Bella

En medio de un amanecer gélido, las calles vacías se estremecían bajo un manto de niebla.

Arrinconada en un oscuro callejón, yacía Bella, una perra de ojos color miel y pelaje ensortijado.

Su mirada reflejaba la tristeza de su alma, un refugio que anhelaba amor y comprensión. Era más que evidente su pasado de maltrato; las cicatrices en su piel así lo gritaban.

Un día, inquietos pasos resonaron en las baldosas cercanas.

Bella, instintivamente, se encogió aún más en su refugio.

«¿Quién andará ahí?», susurró en su lenguaje, con una mezcla de temor y curiosidad.

Una silueta sombría se dibujó entre la niebla: era Don Ernesto, conocido en el barrio por su amargura y su incomprensible aversión hacia los animales.

«¡Fuera de aquí, criatura asquerosa!», gritó el hombre, propinándole una patada que hizo que Bella gimiera y huyera lo más rápido que pudo.

Con el corazón latiendo a mil, la perra se refugió en un parque próximo.

Allí conoció a Lucas, un niño de cabellos dorados y sonrisa tierna. «¿Estás bien?», preguntó Lucas acercándose despacio, extendiendo su mano para acariciarla.

Bella, aunque renuente al principio, pudo sentir la sinceridad en aquel gesto. Juguetona, comenzó a corretear alrededor del niño, quien reía con alborozo.

Pero la dicha sería breve, pues la madre de Lucas, alarmada al ver la situación, corrió hacia ellos y jaló al pequeño lejos.

«¡Aleja de esa perra! ¡Podría estar enferma!», exclamó la mujer.

Bella, sintiéndose una vez más rechazada, bajó la cabeza y recorrió las calles sin rumbo fijo, adentrándose en un laberinto de soledades y reproches.

Mientras deambulaba, un haz de luz irradió desde una ventana entreabierta, permitiéndole a Bella captar los aromas a ternura y hogar.

Una voz amable se filtró en la quietud nocturna.

«Ven aquí, no te haré daño», decía doña Claudia, una mujer de avanzada edad con el corazón rebosante de amor para los desamparados.

Albergaba gatos callejeros, ofreciéndoles un templo de paz en su pequeño apartamento.

Bella, cautelosa, se aproximó. La anciana extendió su arrugada mano y tocó el pelaje enrarecido de la perra.

«¿Cómo podrían hacerte tanto daño?», murmuró con lágrimas brillando en sus ojos.

En ese instante, Bella supo que había encontrado un oasis en su desértico mundo.

La vida con doña Claudia fue un remanso de cariño y cuidados.

Sus heridas comenzaron a sanar, tanto las visibles como aquellas que yacían en su espíritu.

Sin embargo, una nueva prueba se avecinaba.

Un día, mientras exploraba el vecindario, Bella fue capturada por el servicio de control animal.

Dentro de la fría jaula del refugio, rodeada por miradas desesperanzadas, Bella recordaba los afectuosos cuidados de doña Claudia.

«Te encontraré, pequeña», le prometía la anciana, pegando carteles y preguntando sin cesar por la perra que había tocado su corazón.

Y cuando todo parecía perdido, una coincidencia fortuita cambiaría su destino: Marcos, un joven voluntario del refugio, admiró la gentileza en los ojos de Bella y decidió llevarla a su programa de rehabilitación para animales maltratados.

El programa era un cúmulo de almas rotas buscando recomponerse.

«Todos merecemos una segunda oportunidad», les decía Marcos con una convicción que inspiraba.

Bella, paso a paso, empezó a confiar de nuevo en los humanos.

A su lado, otros animales también aprendían a olvidar sus viejos fantasmas.

Un bullicio inusual interrumpió su tranquila rutina; las noticias difundían la historia de una anciana que buscaba desesperadamente a su amiga canina.

Marcos, al ver el anuncio, supo de inmediato de quién hablaban. «Es hora de devolverte a tu verdadero hogar», le dijo a Bella con una sonrisa.

El reencuentro entre doña Claudia y Bella fue un remolino de emociones.

El amor incondicional volvió a unirlas en un abrazo que parecía eterno.

«Nunca más estarás sola», le susurraba la anciana, mientras Bella movía el rabo en señal de un entendimiento más allá de cualquier palabra.

La historia de Bella corrió como el viento, y pronto, la comunidad entera colaboraba para proteger a los animales desprotegidos.

Lucas y su madre, tocados por la tenacidad de doña Claudia y la dulzura de Bella, se convirtieron en voceros del respeto animal.

Don Ernesto, al presenciar la transformación de Bella y cómo había logrado redimir la rigidez de su propio corazón, comenzaba a cuestionarse sus acciones pasadas.

Al observar la dicha que los animales aportaban al barrio, su corazón se ablandó y, en un gesto que sorprendió a todos, construyó refugios para los callejeros en su propio terreno.

Bella se convirtió en una heroína. Su odisea demostró que el amor y la compasión son las llaves para sanar las heridas más profundas.

La perra que nadie quería transformó su propia tragedia en una historia de esperanza. Y aunque el camino fue arduo, al final, condujo a un amoroso hogar.

Cada paseo era ahora un desfile de sonrisas y palmadas amistosas; cada mirada, un reconocimiento de su valor y su fortaleza. Las estrellas parecían brillar con una luz nueva y prometedora.

Moraleja del cuento «La trágica odisea la perra abandonada Bella»

La travesía de Bella nos enseña una verdad inmutable: toda criatura merece respeto y compasión.

A través de la empatía y el amor, podemos transformar incluso las situaciones más sombrías en sendas de luz y redención.

Nunca subestimes la capacidad de cambio un corazón herido en busca de un refugio cálido y seguro.

Abraham Cuentacuentos.

Más cuentos de animales para ti

5/5 - (2 votos)

¿Te apuntas GRATIS al Club del Cuentacuentos?

Únete a otros 119 lectores, y empieza esta semana a recibir tus cuentos ORIGINALES gratis.

Cada semana, te comparto cuentos nuevos en tu bandeja de entrada.

Historias que te transportarán a mundos mágicos, aventuras emocionantes y viajes inolvidables, todo desde la comodidad de tu hogar.

¡Recuerda que nunca te enviaré spam! Echa un vistazo a la política de privacidad para más información.

Responsable: Abraham Velázquez Moraira. Propósito: Solo para enviarte mi newsletter y poder responder tus email. Derechos: Tienes derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos. Destinatarios: Tus datos los guardaré en mi propio servidor dentro de la U.E., gracias al servicio de MailPoet.

Publicaciones Similares