Cuento: El árbol mágico de la primavera

Dibujo de un árbol mágico de cuento.

El árbol mágico de la primavera

Anuncio

Era una luminosa mañana de primavera en el pacífico pueblo de Valle Azul.

Los pájaros trinaban alegremente mientras Gabriel, un joven soñador de rulos dorados y profundos ojos avellana, se preparaba para partir hacia el bosque.

“¡Una nueva aventura me espera!”, pensó entusiasmado mientras acomodaba su mochila con provisiones.

Gabriel adoraba explorar los senderos del bosque, siempre en busca de nuevos hallazgos.

Tras despedirse de su madre con un cálido abrazo, el joven cruzó el umbral de su acogedora casa rumbo a lo desconocido.

Recorrió praderas cubiertas de rocío matutino, saludando alegremente a los aldeanos en su camino.

Ya adentrándose en la espesura, Gabriel sacó de su bolsillo un viejo mapa heredado de su abuelo.

En él aparecía una misteriosa ubicación que llevaba años buscando: “El Arbolejo Mágico del Deseo”.

Según la leyenda familiar, este era un antiquísimo árbol con poderes sobrenaturales que solo reverdecía y florecía durante la primavera.

Quien lograra encontrarlo podría pedir un deseo que el árbol haría realidad.

Guiado por el mapa, Gabriel atravesó un sinuoso sendero cubierto de musgo hasta llegar a un río de aguas cristalinas. Sin permiso previo, el mapa cobró vida propia y se lanzó al torrente, siendo arrastrado río abajo ante la mirada atónita del joven.

“¡No puede ser!”, exclamó Gabriel mientras corría buscando recuperar el mágico pergamino.

Finalmente lo alcanzó en una zona del río donde el cauce se ensanchaba. Para su sorpresa, un extraño anciano de largas vestiduras blancas ya tenía el mapa en sus manos.

“Disculpe, señor. Ese mapa me pertenece”, reclamó Gabriel educadamente.

El anciano, con una mirada sabia en sus ojos color esmeralda, examinó al joven. “Así que tú eres el nuevo protector de esta reliquia”, sentenció.

Acto seguido, el hombre le tendió el mapa.

Gabriel no daba crédito a lo que veía.

El anciano irradiaba una misteriosa aura mágica, casi etérea.

Tímidamente le preguntó si por casualidad sabía del paradero del Arbolejo del Deseo.

El sabio sonrió.

“Soy Argón, guardián del bosque. Puedo guiarte hasta el mítico árbol si así lo deseas. Pero debes demostrar estar preparado”.

Gabriel accedió valientemente al desafío del guardián. Y juntos se embarcaron rumbo al corazón del bosque.

En el camino se encontraron con Luna, una mariposa multicolor atrapada entre las ramas de un viejo sauce.

Gabriel trepó ágilmente para liberar sus frágiles alas rotas.

Con paciencia, el joven fabricó un pequeño arnés con hojas y telarañas que permitió a la mariposa volar de nuevo.

Luego hallaron a Trufo, un jabalí bebé extraviado de su manada.

Gabriel lo tomó en brazos y junto a Argón lo guiaron de regreso con su familia.

Fueron tres arduas jornadas transportando al rechoncho cerdito.

Más adelante vieron a un zorro bebiendo de un pequeño oasis.

Tenía una pata herida por una trampa de caza furtiva. Gabriel improvisó un vendaje con hojas de aloe vera que alivió el dolor del animalito.

Tras cada prueba Argón examinaba al joven con suspicacia para evaluar si se encontraba listo.

Finalmente llegaron a un claro bañado de luz solar, rodeado de majestuosos robles.

Allí se erguía imponente el Arbolejo Mágico del Deseo.

La corteza presentaba intrincados diseños que parecían caracteres de un alfabeto antiguo.

De sus abundantes ramas colgaban amuletos plateados que producían un repiqueteo similar a campanitas agitadas por el viento.

Gabriel contempló maravillado el prodigio frente a él.

Argón le indicó que ya podía pedir su anhelado deseo.

El joven cerró los ojos y pensó en su humilde madre viuda, lo único que tenía en la vida. Deseó que nunca le faltara alimento en la mesa.

De inmediato, una luminosidad sobrenatural envolvió al Arbolejo.

Gabriel abrió los ojos de golpe cuando de entre las ramas emergió un fénix dorado del tamaño de un águila real.

El majestuoso fénix sobrevoló el claro tres veces antes de posarse delicadamente sobre el hombro del joven.

Acto seguido, un centelleo de luz cubrió a Gabriel por completo.

Al disiparse, portaba una brillante armadura carmesí con detalles dorados.

Argón contempló la escena con orgullo. “Has demostrado un corazón puro digno de los antiguos paladines guardianes”, sentenció.

“El fénix ahora será tu compañero inseparable”. Gabriel acarició su suave plumaje mientras el ave entonaba una mística melodía.

De vuelta al pueblo, el joven fue recibido como héroe.

Los aldeanos vitoreaban su armadura de brillantes filigranas y su mítico fénix Blaze, como decidió llamarlo, volando en círculos sobre su cabeza.

La madre de Gabriel derramaba lágrimas de alegría al ver su deseo cumplido: su despensa rebosaba en alimentos y la chimenea ardía cálidamente, alejando toda necesidad.

Ella supo entonces que algo mágico había despertado en su hijo para cumplir tal prodigio.

Desde ese día, Gabriel y Blaze se conviertieron en los paladines protectores de Valle Azul.

Velaban incansablemente por la seguridad de todos los habitantes, viviendo épicas aventuras que el joven gustaba relatar una y otra vez frente a la chimenea de su hogar.

Y así fue como un sencillo acto bondadoso despertó un poder tan antiguo como el bosque mismo.

La magia del sacrificio propio y el amor desinteresado que todo lo puede y todo lo sana.

Anuncio

Moraleja del cuento «El árbol mágico de la primavera»

Este cuento nos enseña que la bondad, compasión y los actos desinteresados de ayuda al prójimo son virtudes que nos hacen crecer como personas.

Gabriel pudo culminar su travesía porque se detuvo a ayudar a todos los necesitados que encontró en el camino, ganándose así el derecho de pedir su deseo.

La historia también destaca el valor de la familia.

El joven eligió pedir por el bienestar de su madre viuda, demostrando el profundo amor filial que lo unía a ella.

Finalmente, nos recuerda que incluso un sencillo acto de bondad puede encender en nosotros un poder mágico capaz de cambiar el mundo.

Debemos cultivar la semilla de la compasión que todos llevamos dentro, así contribuiremos a hacer de este un lugar mejor.

Abraham Cuentacuentos.

Sigue leyendo largas historias

Anuncio
5/5 - (1 voto)

¿Te apuntas GRATIS al Club del Cuentacuentos?

Únete a otros 439 lectores, y empieza esta semana a recibir tus cuentos ORIGINALES gratis.

Cada semana, te comparto cuentos nuevos en tu bandeja de entrada. Historias que te transportarán a mundos mágicos, aventuras emocionantes y viajes inolvidables, todo desde la comodidad de tu hogar.

¡Recuerda que nunca te enviaré spam! Echa un vistazo a la política de privacidad para más información.

Responsable: Abraham Velázquez Moraira. Propósito: Solo para enviarte mi newsletter y poder responder tus email. Derechos: Tienes derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos. Destinatarios: Tus datos los guardaré en mi propio servidor dentro de la U.E., gracias al servicio de MailPoet.

Publicaciones Similares