Cuento: Bajo la sombra de la extinción

Cuento: Bajo la sombra de la extinción 1

Bajo la sombra de la extinción: el último canto de Sora el gorrión de Java en la encrucijada de un mundo en cambio

En una espesa selva plena de esmeralda, donde aún resonaban los ecos de un mundo antiguo, habitaba un pequeño y vivaz gorrión de Java llamado Sora.

Su plumaje ostentaba un mosaico de tonos pardos y ocres, una joya voladora en peligro de ser olvidada.

Sora era conocido por su canto melodioso, una sinfonía que despertaba a la selva cada amanecer, pero aquellos amaneceres comenzaban a verse amenazados.

La selva estaba cambiando; la mano del hombre la había tocado, y no era un toque gentil.

Máquinas rugientes devoraban árboles, y con cada uno que caía, el corazón de Sora se encogía un poco más. «¿No entienden que cada árbol es un verso de la canción de la vida?» musitaba para sí mientras observaba la desolación desde las alturas.

Pero Sora no estaba solo; junto a él, Alma, una hembra de su especie, compartía la tristeza y la belleza, manteniendo vivo el sueño de la resistencia.

Igual que Sora, Alma era de una belleza sutil que no gritaba a los ojos, sino que susurraba al alma.

Ella, con su instinto protector, cuidaba de los más pequeños del grupo, enseñándoles sobre las flores y los insectos, pero sobre todo, educándolos en el arte del canto. Juntos, volaban cada día, entretejiendo la esperanza en el aire con sus alas.

Cierta mañana, el canto de Sora se quebró por primera vez. Una cría de orangután lloraba presa en una trampa, su madre, una sombra en la distancia, fulminada por la cruenta caza. Sora y Alma, que nunca habían perdido la fe en las criaturas del bosque, ahora titubeaban.

«¿Cómo podríamos ayudarlo, Sora?» preguntaba Alma, que aunque lidiaba con el dolor, no dejaba de sentir empatía. Sora, con su agudo ingenio, sabía que había que actuar rápido.

Convocaron a una asamblea de urgencia con los demás animales.

Aun entre los murmullos y la incertidumbre, era tiempo de aliarse.

La voz de Sora vibraba con una determinación poco común, «¿Seremos un recuerdo o seremos el cambio?»

El conejo Hakim, astuto y precavido, la serpiente Selena, cuyas escamas reflejaban la luna, y el oso Bahram, cuya fuerza solo era superada por su corazón, escucharon con atención la propuesta de Sora.

La operación rescate fue un suspiro de inteligencia y valentía. Liberaron al joven orangután, y cada uno, desde su esencia, contribuyó: Bahram con su fuerza, Selena con su destreza y Hakim con su agilidad. La selva parecía respirar alivio, su pulso latía en conjunto con cada latido de vida salvada.

Aquella noche, celebraron la victoria, pero sabían que era solo una batalla ganada en una larga guerra por la supervivencia.

Sora y Alma contemplaron las estrellas, imaginando el reflejo de aquellos que ya no estaban, y las promesas del futuro. «Mañana será otro día, Alma,» decía Sora con convicción, «y cantaremos aún más fuerte.»

Los días pasaron, y la armonía ganaba terreno.

Más humanos conscientes se sumaban a la causa, seducidos por el canto de Sora y los testimonios de la vida en la selva.

Grupos de conservación y activistas presentaban batalla en los tribunales y en las calles bajo la sombra de la extinción, alzando su voz en la encrucijada de un mundo que buscaba cambiar.

La historia de Sora y Alma, del orangután rescatado y de cada alma de la selva, se entrelazaba con la de los humanos que decidieron trazar un nuevo camino.

Un camino de respeto, entendimiento y amor por la vida en todas sus manifestaciones.

El gorrión que una vez cantó solo, ahora formaba parte de un coro que atravesaba continentes, inspirando corazones y forjando alianzas.

La conciencia crecía como un árbol cuyas raíces se aferraban al corazón de la tierra, fuerte y decidido a perdurar.

Y así, la selva empezó a sanar.

Árboles jóvenes se elevaban hacia el cielo, y la fauna, antes silente y temerosa, retomaba su sinfonía natural.

Sora y Alma vieron a sus crías crecer en un hogar que volvía a ser seguro, un lugar donde el último canto de la extinción parecía transformarse en un canto de esperanza.

El aprendizaje fue mutuo; tanto animales como humanos comenzaron a descifrar los susurros del viento, las melodías del agua y las sinfonías de la existencia.

Sora, ya anciano, lleno de sabiduría y arrugas en sus plumas, miraba orgulloso a las nuevas generaciones.

Un día, en el crepúsculo de su vida, Sora elevó su canto por última vez.

No era un canto de despedida, sino de legado. Un llamado a no olvidar, a seguir luchando y protegiendo la belleza frágil de la selva y de todos los seres que la habitaban.

El gorrión de Java, una especie en riesgo que pudo haberse desvanecido en silencio, había encontrado su voz en las almas audaces de Sora y Alma, y en la solidaridad de cada corazón que decidió escuchar.

Y ahora, su historia vuela libre, como un recordatorio flotante de que cada ser, grande o pequeño, posee una melodía esencial en la orquesta de la vida; y que es tarea de todos, proteger esas notas antes de que se pierdan en el silencio.

Sora, el gorrión, el maestro del canto y Alma, la guardiana de la vida, habían dejado su marca, un eco perpetuo en la memoria de un mundo que finalmente aprendió a escuchar.

Moraleja del cuento «Bajo la sombra de la extinción»

Ninguna especie es demasiado pequeña para crear un impacto enorme, y ningún esfuerzo individual es insignificante en la conservación de nuestro mundo.

La historia de Sora nos enseña que la unidad puede engendrar cambios milagrosos y que al cuidar de las criaturas más vulnerables, curamos no solo a la naturaleza, sino también al espíritu humano.

Abraham Cuentacuentos.

Mira más cuentos sobre los animales

Valora este artículo post

¿Te apuntas GRATIS al Club del Cuentacuentos?

Únete a otros 253 lectores, y empieza esta semana a recibir tus cuentos ORIGINALES gratis.

Cada semana, te comparto cuentos nuevos en tu bandeja de entrada.

Historias que te transportarán a mundos mágicos, aventuras emocionantes y viajes inolvidables, todo desde la comodidad de tu hogar.

¡Recuerda que nunca te enviaré spam! Echa un vistazo a la política de privacidad para más información.

Responsable: Abraham Velázquez Moraira. Propósito: Solo para enviarte mi newsletter y poder responder tus email. Derechos: Tienes derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos. Destinatarios: Tus datos los guardaré en mi propio servidor dentro de la U.E., gracias al servicio de MailPoet.

Publicaciones Similares