Cuento: Bajo la sombra de las estrellas fugaces 1

Cuento: Bajo la sombra de las estrellas fugaces

Bajo la sombra de las estrellas fugaces

En el pequeño y apacible pueblo de Valleluna, los atardeceres parecían susurrar historias al oído de quienes se atrevían a escuchar.

Tardes teñidas de naranja y rosa en las que el aroma de la brisa entremezcla esencias de jazmín y pino.

Entre las calles adoquinadas y las casas de techos inclinados, caminaba Elena, con libreta y lápiz en mano, siempre en busca de inspiración para sus poemas.

Con sus rizos castaños cayendo en cascada por los hombros y sus ojos de mirada soñadora, dejaba tras de sí un halo de misterio y dulzura.

Frente a ella, al otro lado de la plazoleta, estaba Daniel.

Alto, de gesto sereno y voz que inspiraba confianza, destacaba tanto por su inteligencia como por la pasión con la que protegía el pequeño jardín de la biblioteca, su santuario personal.

Un encuentro casual los había unido semanas atrás, cuando Elena buscaba la soledad del jardín para escribir, y encontró a Daniel, inmerso en la lectura.

Se intercambiaron una sonrisa y el silencio compartido bastó para iniciar una amistad sutil y poderosa.

La atracción surgió como las estrellas al caer la noche, discretamente, iluminando su complicidad.

Cada tarde, a la misma hora, coincidían en ese jardín donde las palabras sobraban y los pensamientos resonaban a la par.

Una tarde, mientras el sol se escondía, Elena le recitó a Daniel sus versos, versos que hablaban de estrellas fugaces y deseos escondidos:

«En el manto celeste,

un destello se escapa,

un secreto que vuela,

una esperanza que habla.

Bajo la sombra de la noche,

nuestros sueños se abrazan,

entre estrellas fugaces,

nuestra historia se traza.»

Daniel la observaba, embobado por el matiz de pasión en su voz, y no pudo evitar responderle con un poema de amor propio.

«Eres la luna en mi noche,

la luz que mi sombra deshace,

el faro en mi océano,

la estrella que en mi cielo nace.

En este jardín de susurros,

mi corazón a ti se enlace,

y en la danza de las estrellas fugaces,

tu nombre mi alma abrace.»

Sus miradas se encontraron, y en ellas palpitó la certeza de un sentimiento compartido, profundo y sincero, una promesa silente de noches compartidas bajo la vastedad estrellada.

Los días fueron testigos de su creciente cercanía, del intercambio de libros y risas, del roce accidental de manos que buscaban prolongar su contacto.

Pero como en toda historia, se cernía la posibilidad de una partida.

Una beca en una universidad de la ciudad esperaba a Daniel, y con ella, la duda de si su vínculo sobreviviría a la distancia.

Elena, temerosa de un adiós, desplegó su valentía con palabras que rompieron la barrera de sus temores:

«Daniel, esta conexión, estos sentimientos, son el viento que impulsa mis velas. ¿Será acaso estar lejos el fin de nuestro cuento?

Daniel, haciéndose eco de la vulnerabilidad de Elena, respondió con la firmeza que nace del amor:

«Elena, dondequiera que vaya, llevaré conmigo este jardín, estas tardes, y el brillo de tus ojos. Seremos el uno para el otro, no como estrellas distantes, sino como constelaciones entrelazadas.»

El día de la partida de Daniel, los amigos, vecinos y las sombras del jardín parecían contener la respiración.

Elena se acercó con un regalo; un ejemplar antiguo de su poema favorito con una dedicatoria que tejía sus almas para siempre.

El abrazo que compartieron fue un refugio de sentimientos; tristeza por la despedida, pero sobre todo, amor y esperanza en lo que estaba por venir.

Con lágrimas contenidas, Daniel subió al autobús que lo alejaría de Valleluna, pero no de Elena, pues sus corazones ya habían decidido ser uno solo, sin importar las millas de distancia.

Los meses pasaron como hojas que el otoño arrastra en su danza, y las cartas de Daniel relataban no solo sus experiencias sino el amor que crecía a pesar de la separación.

Elena, por su parte, plasmaba en sus poemas la melancolía de los días sin él y la alegría de sentirlo cerca en cada palabra que intercambiaban.

Una noche, mientras Valleluna se vestía de gala bajo un manto de estrellas fugaces, Elena recibió una carta diferente. No había letras, sino un billete de avión y una nota que decía: «Es el momento de forjar nuevos recuerdos, juntos».

Los preparativos del viaje se llenaron de emoción y nerviosismo.

Las amigas de Elena ayudaron a empacar, cada prenda y cada accesorio portaba la esencia del pueblo que la vio crecer y del amor que la impulsaba a volar.

Al llegar a la ciudad, los brazos de Daniel la recibieron, y el jardín de sus encuentros se transformó en calles abarrotadas y parques con historias propias, listas para acoger los pasos de los dos enamorados.

«¿Recuerdas nuestro primer poema bajo la sombra de las estrellas fugaces?» preguntó Elena, entrelazando sus dedos con los de Daniel.

«Como si fuera ayer. Esa noche fue el inicio de nuestro infinito, de un amor que no tiene final,» respondió él, besando su frente.

Los días en la ciudad se convirtieron en una prolongación de sus atardeceres en Valleluna.

A pesar del caos urbano, ellos encontraban la serenidad en su universo particular, en conversaciones que duraban hasta la madrugada y en la complicidad silenciosa de dos almas que ya no podían concebir un mundo el uno sin el otro.

Con la determinación de mantener viva la llama de su amor, ambos trabajaron en proyectos que les permitieran permanecer cerca.

Daniel consiguió un trabajo en la biblioteca de la universidad, y Elena comenzó a publicar sus poemas, ganando así una pequeña fama que devolvió al pueblo de Valleluna un sentido de orgullo y conexión con su hija predilecta.

Tanto en la ciudad como en el pueblo, las historias intercaladas de su amor adquirieron la forma de leyendas.

Los ancianos en Valleluna hablaban de los jóvenes amantes en sus charlas de tarde, mientras los compañeros de universidad de Daniel observaban con admiración el fuerza del vínculo que los unía.

Transcurrieron los años, y el poema que comenzaron bajo la sombra de las estrellas fugaces encontró su final feliz no en palabras, sino en la vida que construyeron juntos.

Con el regreso a las raíces, a su querido Valleluna, Daniel y Elena inauguran un pequeño café literario donde los atardeceres y la poesía se daban cita cada día.

Los niños del pueblo, corriendo entre las mesas llenas de libros, aprendieron que el amor verdadero no es solo materia de cuentos, sino una realidad que, con dedicación y afecto, puede tocarse bajo la sombra de las estrellas fugaces.

Moraleja del cuento Cuentos de amor: Bajo la sombra de las estrellas fugaces

En la quietud de los días y la lejanía de las estrellas, reside la esencia de un amor sereno y constante.

Su brillo no dimite ante la distancia ni ante el paso del tiempo, y se mantiene firme con la promesa de un corazón que ama sin condiciones.

Aprendamos, entonces, que la distancia es solo un espacio que nos reta a amar más fuerte, y que bajo la sombra de las estrellas fugaces, los sueños y los amores pueden encontrar su lugar en el universo.

Abraham Cuentacuentos.

Sigue leyendo cuentos sobre el amor

5/5 - (2 votos)

¿Te apuntas GRATIS al Club del Cuentacuentos?

Únete a otros 119 lectores, y empieza esta semana a recibir tus cuentos ORIGINALES gratis.

Cada semana, te comparto cuentos nuevos en tu bandeja de entrada.

Historias que te transportarán a mundos mágicos, aventuras emocionantes y viajes inolvidables, todo desde la comodidad de tu hogar.

¡Recuerda que nunca te enviaré spam! Echa un vistazo a la política de privacidad para más información.

Responsable: Abraham Velázquez Moraira. Propósito: Solo para enviarte mi newsletter y poder responder tus email. Derechos: Tienes derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos. Destinatarios: Tus datos los guardaré en mi propio servidor dentro de la U.E., gracias al servicio de MailPoet.

Publicaciones Similares