Cuento: La melodía secreta de nuestros corazones 1

Cuento: La melodía secreta de nuestros corazones

La melodía secreta de nuestros corazones

En un pueblo pequeño y repleto de encanto, donde cada calle emanan historias y melodías, vivía una adolescente de nombre Clara. Contemplativa, soñadora y llena de una curiosidad que no conocía límites, Clara se refugiaba en las páginas de sus libros y en la música que escuchaba en su antiguo tocadiscos, herencia de su abuela.

Lucas, por su parte, era un chico de espíritu inquieto, su mano siempre se encontraba bocetando en los márgenes de sus cuadernos paisajes que soñaba con visitar. Sus ojos reflejaban un mar de ideas que pugnaban por salir. Oscuros y penetrantes, parecía que podían ver más allá de lo que el resto alcanzaba a contemplar.

Su encuentro fue como el suave roce de dos notas al coincidir en un compás. Fue durante una tarde nublada en la librería del señor Aguirre, un establecimiento cargado de libros antiguos y el dulce olor a papel y tinta.

—El lenguaje de las flores, qué curioso título —musitó Clara, acariciando la portada de un libro que parecía contener más secretos que páginas.

El corazón de Clara realizó un pequeño salto. Algo en la voz de Lucas le resultó tremendamente familiar, como si fuera un eco de su propia alma.

Conversaron esa tarde hasta que los últimos rayos de sol se escaparon por las ventanas, dando paso a la luna. Hablaron de sus sueños, libros favoritos y, sin saberlo, comenzaron a tejer la primera nota de una melodía secreta que solo sus corazones podían interpretar.

A partir de aquel día, sus vidas parecieron orbitar la una alrededor de la otra en una danza constante y serena. Compartían helados en el parque mientras desenredaban las tramas de sus novelas predilectas, o simplemente vagaban sin rumbo, dejando que sus pasos los llevaran donde la brisa decidiese.

La empatía creció en la medida que se confiaban sus miedos y sus anhelos. Se apoyaban mutuamente cuando las tormentas se presentaban, ya fueran estas de granizo o de pena. Los días se tiñeron de una alegría que antes no conocían.

Sus amigos, testigos de este naciente romance, presagiaban lo inevitable…

Sin embargo, Clara y Lucas parecían no darse cuenta o, mejor dicho, no querían etiquetar lo que fluía tan naturalmente entre ellos. ¿Para qué definirlo? Se preguntaban ilusionados, cada uno en la intimidad de sus pensamientos.

Un evento escolar sería el desencadenante de un cambio importante. El festival anual de talentos del colegio, que siempre había pasado inadvertido para ambos, se convirtió en el cenit de su relación hasta entonces. Lucas decidió participar con uno de sus dibujos, mientras que Clara se animó a compartir una pieza musical en su violín.

La mañana del festival, el nerviosismo flotaba en el aire. Lucas trató de disimularlo perfeccionando los detalles de su obra, titulada «El jardín del destino». Clara, en cambio, practicaba una y otra vez la melodía que había compuesto, la cual llamó «Susurro del corazón».

—Tu melodía es preciosa, Clara —susurró Lucas, escondido entre el telón, minutos antes de su presentación.

Al final del día, ambos fueron reconocidos por su talento. Pero más allá de los aplausos y felicitaciones, lo que verdaderamente atesoraron fue el abrazo cálido y sincero que se dieron, un reflejo del afecto que se había ido forjando.

El verano llegó con sus días largos y sus noches claras, y con él, la oportunidad de pasar más tiempo juntos. Los atardeceres se convirtieron en sus cómplices, testigos de las palabras dulces que se escapaban entre risas y miradas. Fue en esos momentos donde se dieron cuenta de que el amor había florecido en el terreno de la amistad.

Una tarde, mientras observaban el ocaso desde el viejo muelle del pueblo, Lucas se atrevió a romper la magia del silencio.

Un susurro de oleaje coronó ese instante justo antes de que se fundiesen en un abrazo donde todas las palabras estaban de más.

Los días sucesivos les permitieron explorar la dimensión de su amor. Visitaban la librería donde se conocieron, revivían las conversaciones que alguna vez tuvieron y reían ante la naturalidad con la que su relación había evolucionado.

Pronto, el último año escolar dio comienzo, y con él, la promesa de un futuro que tendrían que enfrentar cada uno por su lado. Las universidades los llamaban desde diferentes ciudades, y el temor a que la distancia enfriara lo que con tanto cariño habían construido les pesaba en el pecho.

Y así fue como llegó el día de la despedida. Se prometieron escribir, llamarse, seguir siendo el sol y la luna del otro, no importaba la distancia.

Los años pasaron y, aunque cada uno tomó su propio camino, sus melodías secretas seguían resonando en sus corazones. Las cartas y llamadas se transformaron en visitas cada vez más frecuentes, y lo que parecía disiparse, se fortalecía con cada reencuentro.

Con el tiempo, sus caminos se alinearon de nuevo. La oportunidad de trabajar juntos en una editorial los volvió a unir y, esta vez, no había razón para separarse.

La vida les ofreció nuevas melodías, nuevas aventuras, pero siempre juntos. Así, en el jardín del destino, donde cada flor reflejaba un recuerdo, Lucas le pidió a Clara que se uniera a él para componer una sinfonía de vida.

—¿Aceptas ser quien ponga letra a las músicas de mi alma? —sus ojos brillaban con emoción.

Clara y Lucas continuaron compartiendo melodías secretas en sus corazones, y así nacieron nuevas canciones que hablaban de amor, compromiso y felicidad. La librería del señor Aguirre, testigo de su primer encuentro, se convirtió en el pequeño escenario donde celebraron su amor rodeados de amigos y libros.

El tiempo pasó, y sus melodías se oyeron resonar por todo el pueblo, inspirando nuevas historias de amor, siempre con la dulce certeza de que el amor verdadero no conoce de distancias, solo de encuentros.

Moraleja del cuento Cuentos de amor: La melodía secreta de nuestros corazones

En las notas de la vida, cada melodía secreta es un hilo invisible que une corazones. El amor es la sinfonía eterna que se compone en los actos más simples, en las promesas mantenidas y en la convicción de que, sin importar el tiempo o la distancia, dos almas destinadas a encontrarse, siempre hallarán el camino de regreso el uno al otro.

4/5 - (7 votos)

¿Te apuntas GRATIS al Club del Cuentacuentos?

Únete a otros 119 lectores, y empieza esta semana a recibir tus cuentos ORIGINALES gratis.

Cada semana, te comparto cuentos nuevos en tu bandeja de entrada.

Historias que te transportarán a mundos mágicos, aventuras emocionantes y viajes inolvidables, todo desde la comodidad de tu hogar.

¡Recuerda que nunca te enviaré spam! Echa un vistazo a la política de privacidad para más información.

Responsable: Abraham Velázquez Moraira. Propósito: Solo para enviarte mi newsletter y poder responder tus email. Derechos: Tienes derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos. Destinatarios: Tus datos los guardaré en mi propio servidor dentro de la U.E., gracias al servicio de MailPoet.

Publicaciones Similares