El baile bajo la lluvia y la historia de amor en el parque olvidado

El baile bajo la lluvia y la historia de amor en el parque olvidado

El baile bajo la lluvia y la historia de amor en el parque olvidado

En una ciudad donde la lluvia acariciaba las calles con su danza persistente, vivía un joven llamado Alejandro. Su mirada revelaba una curiosidad insaciable, y su corazón latía al ritmo de las aventuras no contadas. Una tarde, mientras exploraba un antiguo parque olvidado, sus ojos se posaron sobre Lucía, una artista callejera cuya belleza era tan única como su talento. Ella dibujaba el mundo con colores que solo vivían en sus sueños, creando realidades paralelas sobre el asfalto mojado.

«Qué misterioso eres, Parque Olvidado», pensó Alejandro, admirado, mientras observaba a Lucía desde la distancia. Sus pasos lo llevaron hacia ella, movido por una fuerza invisible. «Este debe ser el destino», susurró, justo cuando el cielo decidió abrirse aún más, bañándolos en una lluvia torrencial.

«Parece que el cielo llora de alegría al vernos juntos», dijo Lucía con una sonrisa, sin dejar de mirar su obra casi terminada en el suelo, ahora borrándose bajo la lluvia.

«O quizás nos invita a bailar», respondió Alejandro, extendiendo su mano hacia ella en un gesto de invitación. Lucía, cuya vida había sido una sucesión de momentos esperando ser pintados, aceptó, y en ese instante, comenzaron a bailar bajo la lluvia, girando entre los charcos que reflejaban el crepúsculo.

Su risa se mezclaba con el sonido de la lluvia, creando una melodía que solo ellos podían entender. Perdidos en el momento, no se dieron cuenta de la figura que los observaba desde la sombra de los árboles: Don Ernesto, el guardián del parque, un hombre cuya edad se perdía en el tiempo y cuyos ojos habían visto el nacimiento y el ocaso de muchas historias de amor.

«Jóvenes amantes, ¿saben acaso que este parque es testigo de promesas eternas y corazones rotos?», preguntó Don Ernesto, acercándose a la pareja con un andar pausado.

«Nosotros solo buscamos bailar bajo la lluvia, señor», respondió Alejandro, mientras Lucía observaba curiosa al anciano. Don Ernesto, con una sonrisa astuta, les reveló un secreto: «Bajo el olmo centenario, encontrarán un cofre. Dentro, la razón por la cual este parque fue olvidado, pero también, la llave hacia un futuro juntos».

Movidos por la intriga, Alejandro y Lucía, de la mano, se adentraron en la penumbra que envolvía el olmo. Allí, enterrado bajo años de hojas caídas, encontraron el cofre. Al abrirlo, descubrieron las cartas de amor intercambiadas entre los fundadores de la ciudad, cuyas promesas de amor eterno habían sido la semilla de todo lo construido después.

«Entiendo ahora», dijo Lucía, «este parque no fue solo olvidado; se convirtió en guardián de la esencia más pura del amor». Se miraron a los ojos, comprendiendo que, en sus manos, tenían más que historias pasadas, tenían el testimonio de que el amor verdadero puede transformar el mundo.

«Debemos proteger este lugar y su legado», afirmó Alejandro, cuya vida había encontrado un nuevo propósito. Juntos, decidieron restaurar el parque y compartir su historia, transformándolo nuevamente en un sitio de encuentro para enamorados, artistas y soñadores.

Con el paso del tiempo, el parque olvidado floreció una vez más, convirtiéndose en símbolo de amor y esperanza. Alejandro y Lucía, ahora inseparables, continuaban bailando bajo cada lluvia, recordando aquel primer baile que marcó el inicio de su historia.

La ciudad se enamoró del parque tanto como ellos del uno al otro, y así, el olvido se transformó en leyenda. Se decía que cada pareja que bailaba bajo la lluvia en aquel parque, estaría bendecida con un amor tan duradero como el de los antiguos fundadores.

Y Don Ernesto, el eterno guardián, observaba desde la sombra con una sonrisa, sabiendo que su misión estaba cumplida. La esencia del amor había sido salvaguardada, y el Parque Olvidado, ahora renombrado como el Parque de los Enamorados, se convirtió en testimonio vivo de que el amor, en efecto, tiene el poder de transformarlo todo.

Moraleja del cuento «El baile bajo la lluvia y la historia de amor en el parque olvidado»

En los rincones más olvidados y bajo la lluvia más persistente, puede florecer el amor más eterno, recordándonos que, con pasión y perseverancia, podemos transformar el olvido en leyenda y el amor, en la fuerza que mueve al mundo.

2/5 - (4 votos)

¿Te apuntas GRATIS al Club del Cuentacuentos?

Únete a otros 410 lectores, y empieza esta semana a recibir tus cuentos ORIGINALES gratis.

Cada semana, te comparto cuentos nuevos en tu bandeja de entrada.

Historias que te transportarán a mundos mágicos, aventuras emocionantes y viajes inolvidables, todo desde la comodidad de tu hogar.

¡Recuerda que nunca te enviaré spam! Echa un vistazo a la política de privacidad para más información.

Responsable: Abraham Velázquez Moraira. Propósito: Solo para enviarte mi newsletter y poder responder tus email. Derechos: Tienes derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos. Destinatarios: Tus datos los guardaré en mi propio servidor dentro de la U.E., gracias al servicio de MailPoet.

Publicaciones Similares