El caserón maldito y los ecos de los gritos olvidados

El caserón maldito y los ecos de los gritos olvidados

El caserón maldito y los ecos de los gritos olvidados

En lo alto de una colina, en las afueras del olvidado pueblo de Peñagrímenes, se erguía un caserón antiguo, conocido por los lugareños como “El Caserón Maldito”. De estructura gótica y ladrillos ennegrecidos por el tiempo, el edificio parecía susurrar leyendas de antaño, impregnadas de secretos y terrores innombrables que lo envolvían en un manto de misterio. Ningún hombre o mujer de alma prudente se aventuraba a aproximarse más allá de los primeros árboles que cercaban su dominio.

Javier, un joven periodista apasionado por lo paranormal, decidió investigar las historias que se cernían sobre aquel lugar. Su curiosidad innata, combinada con un deseo insaciable de descubrir la verdad, lo llevaron a Peñagrímenes. Al llegar, su primer contacto fue con don Gonzalo, el anciano cronista del pueblo. Sus ojos, aunque vidriosos, mantenían un brillo de sapiencia y advertencia al mismo tiempo.

—No te acerques a esa colina, muchacho —le advirtió don Gonzalo con voz temblorosa—. Muchos han entrado al caserón y pocos han salido cuerdos.

—Pero, ¿qué hay ahí dentro que provoca tanto miedo? —preguntó Javier, su interés aún más encendido por la advertencia.

—Cuentan que hace más de un siglo, la familia Montes, antiguos propietarios del caserón, realizó prácticas prohibidas entre sus muros. Desde entonces, las almas que atormentaron siguen reclamando justicia.

Contra toda advertencia, Javier decidió continuar con su investigación. Se trasladó al caserón acompañado por Laura, una amiga intrépida y estudiosa de lo oculto, que compartía su interés por los fenómenos inexplicables.

Ambos jóvenes llegaron al lúgubre edificio cuando el sol ya se había ocultado tras el horizonte, cubriendo el mundo con un velo de oscuridad. Con linternas en mano, cruzaron el umbral del caserón, siendo recibidos por un aire denso y el crujido escalofriante de la vieja estructura.

—Este lugar huele a historia y muerte —murmuró Laura, su voz resonando entre las paredes.

Mientras exploraban los largos pasillos adornados con cuadros enmohecidos y muebles carcomidos, comenzaron a escuchar susurros. Ecos de voces que parecían surgir de lo más profundo del alma de la casa, murmurando palabras incomprensibles. Javier sintió cómo los pelos de su nuca se erizaban, pero no dejaba que el miedo nublara su juicio.

—Escucha eso, Laura. Los ecos… son como gritos olvidados—dijo Javier, mirando a su alrededor con la linterna.

A medida que se adentraban más, la tensión en el ambiente se volvía casi palpable. Llegaron a una sala amplia con un piano rojizo que parecía haber sido abandonado recientemente. Cuerdas rotas colgaban como testigos de un silencio roto por antiguos acordes infernales.

—Hay algo aquí, algo que aún no hemos comprendido —comentó Laura, observando el piano con recelo.

De repente, un chillido agudo resonó en la sala, y Javier y Laura vieron la figura oscura de una niña, cuyo rostro estaba cubierto por una melena enmarañada. Antes de que pudieran reaccionar, la figura empezó a deslizarse hacia ellos, con pasos que no producían sonido alguno.

—¡Corred! —gritó Javier. Sin mirar atrás, ambos jóvenes escaparon por otro pasillo, sintiendo cómo su propia respiración apremiante parecía reflejar un miedo más antiguo y profundo que el lugar mismo.

Cruzaron varias habitaciones hasta llegar a una biblioteca polvorienta. Ahí, Laura encontró un diario medio quemado que parecía pertenecer a alguien de la familia Montes. Al leer sus páginas, descubrieron con horror que la familia había practicado rituales destinados a preservar sus almas mediante el sacrificio de los demás. Los gritos olvidados eran de esas pobres víctimas, atrapadas entre el mundo de los vivos y los muertos.

—¡Debemos liberar a estas almas! —exclamó Laura, sabiendo que su salvación radicaba en completar el ritual al revés.

Javier y Laura buscaron en los restos de la mansión los elementos necesarios para el contra-ritual mientras enfrentaban apariciones y fenómenos inexplicables. Lograron reunir un espejo antiguo, una vela negra y una serie de libros con símbolos extraños.

En la sala principal, al amanecer, comenzaron a recitar las palabras del contra-ritual, mientras las sombras se volvían más amenazantes. Una voz gutural surgió de la oscuridad, llenando el espacio de una energía abrumadora.

—¡No seréis liberados! —tronó la voz de la nada. Casi desfalleciendo, Laura persistió con la invocación, al tiempo que Javier sostenía el espejo con temblores en sus manos.

De repente, un viento furioso barrió la sala, y las sombras se empezaron a disipar. Las faces torturadas se desvanecían en el aire, y el caserón mismo pareció emitir un suspiro aliviador. Los últimos rayos de la salida del sol bañaron la estancia, trayendo una nueva calidez y paz al lugar.

—Lo logramos, Javier. —susurró Laura, las lágrimas de alivio surcando su rostro exhausto.

—Sí, y con ello, liberamos a esos espíritus atrapados por tanto tiempo. —respondió, sintiendo la opresiva atmósfera liberarse finalmente de su pesado fardo.

Unos días después, el caserón fue notablemente diferente. Aunque aún en ruinas de sus años de abandono, había un aire de serenidad, como si los espíritus torturados hubieran dejado su oscuro pasado atrás. Javier y Laura regresaron a Peñagrímenes, siendo recibidos como héroes por un pueblo agradecido que finalmente podía sentir que el terror había terminado.

Moraleja del cuento «El caserón maldito y los ecos de los gritos olvidados»

La valentía y la búsqueda de la verdad pueden liberar incluso a las almas más torturadas. A veces, enfrentar nuestros miedos más oscuros nos permite hallar una luz renovadora que trae paz a todos, tanto a los vivos como a los muertos. No obstante, es esencial recordar que algunas historias deben ser tratadas con el máximo respeto, pues los gritos olvidados de antaño pueden regresar para recordar aquello que preferiríamos no ver nunca más.

Valora este artículo post

¿Te apuntas GRATIS al Club del Cuentacuentos?

Únete a otros 412 lectores, y empieza esta semana a recibir tus cuentos ORIGINALES gratis.

Cada semana, te comparto cuentos nuevos en tu bandeja de entrada.

Historias que te transportarán a mundos mágicos, aventuras emocionantes y viajes inolvidables, todo desde la comodidad de tu hogar.

¡Recuerda que nunca te enviaré spam! Echa un vistazo a la política de privacidad para más información.

Responsable: Abraham Velázquez Moraira. Propósito: Solo para enviarte mi newsletter y poder responder tus email. Derechos: Tienes derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos. Destinatarios: Tus datos los guardaré en mi propio servidor dentro de la U.E., gracias al servicio de MailPoet.

Publicaciones Similares