Cuento: El conejito saltarín

Dibujo al estilo de acuarelas que muestra a un conejito, un ratoncito, y una tortuga trabajando juntos para transportar una gran zanahoria en un campo de flores, en referencia al cuento para aprender a leer "El conejito saltarín y la zanahoria". La escena está llena de colores brillantes y transmite un ambiente de imaginación y alegría, capturando la esencia de un cuento infantil encantador.

El conejito saltarín y la zanahoria para aprender a leer niños de 4 a 6 años

En un campo lleno de flores y mariposas, vivía un conejito llamado Saltarín.

Saltarín era blanco como la nieve y tenía unas largas orejas que siempre estaban atentas a cualquier sonido.

Le encantaba brincar y jugar por los prados, buscando zanahorias y haciendo nuevos amigos.

Un día, Saltarín encontró una gran zanahoria escondida bajo una piedra.

«¡Qué suerte!», pensó.

Pero al intentar sacarla, se dio cuenta de que estaba muy bien enterrada.

Saltarín pidió ayuda a su amigo el ratoncito Miguel.

Juntos tiraron y tiraron, pero la zanahoria no se movía.

Entonces llegó la tortuga Tina, que aunque era lenta, era muy fuerte.

Con su ayuda, finalmente lograron sacar la zanahoria.

Todos compartieron la deliciosa zanahoria y se rieron juntos.

Al final del día, Saltarín se sintió muy feliz de tener amigos tan buenos.

«Con amigos, todo es más fácil y divertido», pensó.

Y desde entonces, siempre ayudaba a sus amigos cuando lo necesitaban.

NOTA: Más abajo tienes todo este mismo cuento escrito con MAYÚSCULAS por si lo necesitas)

Moraleja del cuento: «El conejito saltarín y la zanahoria»

La amistad y la cooperación nos hacen más fuertes.

Abraham Cuentacuentos.

Lee estos cuentos infantiles

EL CONEJITO SALTARÍN Y LA ZANAHORIA PARA APRENDER A LEER NIÑOS DE 4 A 6 AÑOS

EN UN CAMPO LLENO DE FLORES Y MARIPOSAS, VIVÍA UN CONEJITO LLAMADO SALTARÍN.

SALTARÍN ERA BLANCO COMO LA NIEVE Y TENÍA UNAS LARGAS OREJAS QUE SIEMPRE ESTABAN ATENTAS A CUALQUIER SONIDO.

LE ENCANTABA BRINCAR Y JUGAR POR LOS PRADOS, BUSCANDO ZANAHORIAS Y HACIENDO NUEVOS AMIGOS.

UN DÍA, SALTARÍN ENCONTRÓ UNA GRAN ZANAHORIA ESCONDIDA BAJO UNA PIEDRA.

«¡QUÉ SUERTE!», PENSÓ.

PERO AL INTENTAR SACARLA, SE DIO CUENTA DE QUE ESTABA MUY BIEN ENTERRADA.

SALTARÍN PIDIÓ AYUDA A SU AMIGO EL RATONCITO MIGUEL.

JUNTOS TIRARON Y TIRARON, PERO LA ZANAHORIA NO SE MOVÍA.

ENTONCES LLEGÓ LA TORTUGA TINA, QUE AUNQUE ERA LENTA, ERA MUY FUERTE.

CON SU AYUDA, FINALMENTE LOGRARON SACAR LA ZANAHORIA.

TODOS COMPARTIERON LA DELICIOSA ZANAHORIA Y SE RIERON JUNTOS.

AL FINAL DEL DÍA, SALTARÍN SE SINTIÓ MUY FELIZ DE TENER AMIGOS TAN BUENOS.

«CON AMIGOS, TODO ES MÁS FÁCIL Y DIVERTIDO», PENSÓ.

Y DESDE ENTONCES, SIEMPRE AYUDABA A SUS AMIGOS CUANDO LO NECESITABAN.

Abraham Cuentacuentos.

5/5 - (2 votos)

¿Te apuntas GRATIS al Club del Cuentacuentos?

Únete a otros 412 lectores, y empieza esta semana a recibir tus cuentos ORIGINALES gratis.

Cada semana, te comparto cuentos nuevos en tu bandeja de entrada.

Historias que te transportarán a mundos mágicos, aventuras emocionantes y viajes inolvidables, todo desde la comodidad de tu hogar.

¡Recuerda que nunca te enviaré spam! Echa un vistazo a la política de privacidad para más información.

Responsable: Abraham Velázquez Moraira. Propósito: Solo para enviarte mi newsletter y poder responder tus email. Derechos: Tienes derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos. Destinatarios: Tus datos los guardaré en mi propio servidor dentro de la U.E., gracias al servicio de MailPoet.

Publicaciones Similares