Cuento: El libro encantado y viaje mágico a través de las palabras

Dibujo de un libro encantado.

El libro encantado y viaje mágico a través de las palabras

Había una vez, en un pequeño pueblo llamado Fantasilandia, un niño llamado Martín.

Martín era un niño muy curioso y soñador, siempre en busca de aventuras y nuevas historias por descubrir.

Aunque aún no sabía leer muy bien, su abuelita le contaba cuentos todas las noches antes de dormir, despertando en él una pasión por las palabras y las historias.

Un día, mientras paseaba por el bosque encantado de Fantasilandia, Martín encontró un libro antiguo y polvoriento en medio de un claro.

El libro era mágico y, sin darse cuenta, Martín comenzó a leer en voz alta las primeras palabras escritas en sus páginas.

De repente, el mundo a su alrededor se volvió borroso y, cuando volvió a centrar la vista, se encontró atrapado dentro del libro.

Todo a su alrededor era ahora papel y tinta, y Martín sabía que debía encontrar una forma de salir de allí.

Mientras exploraba las páginas, Martín se encontró con una cebra muy peculiar llamada Rayas, que tenía el don de hablar y leer, y se convirtieron en grandes amigos casi al instante.

Juntos, emprendieron un viaje a través del libro, en busca de respuestas y de una forma de regresar a casa.

En su primera parada, conocieron a Coco, un loro parlanchín que sabía muchas historias y les aconsejó que debían encontrar al Sabio de las Palabras para deshacer el hechizo que los había atrapado.

Siguiendo su consejo, continuaron su camino, enfrentándose a desafíos como un laberinto de palabras enmarañadas y un dragón que solo respondía a acertijos.

Finalmente, encontraron al Sabio de las Palabras, un anciano sabio con una barba larga y blanca que respondía a todas sus preguntas con poesía y rimas.

El sabio les explicó que debían recitar un conjuro especial para deshacer el hechizo y volver al mundo real.

Con mucho esfuerzo y concentración, Martín y Rayas recitaron el conjuro y, como por arte de magia, volvieron a su realidad.

Martín cerró el libro con una sonrisa en el rostro y le dio las gracias a su querida abuelita por haberle inculcado el amor por las letras y las palabras.

A partir de ese día, Martín se convirtió en un gran lector y escritor, compartiendo sus propias historias con el mundo.

Y cada vez que contaba su historia del libro encantado, siempre terminaba con la moraleja de que la lectura puede llevarte a lugares mágicos y llenos de aventura, solo si te atreves a abrir un libro y permitir que sus palabras te envuelvan.

Abraham Cuentacuentos.

Mira mas tipos de cuentos para niños y niñas

5/5 - (1 voto)

¿Te apuntas GRATIS al Club del Cuentacuentos?

Únete a otros 423 lectores, y empieza esta semana a recibir tus cuentos ORIGINALES gratis.

Cada semana, te comparto cuentos nuevos en tu bandeja de entrada.

Historias que te transportarán a mundos mágicos, aventuras emocionantes y viajes inolvidables, todo desde la comodidad de tu hogar.

¡Recuerda que nunca te enviaré spam! Echa un vistazo a la política de privacidad para más información.

Responsable: Abraham Velázquez Moraira. Propósito: Solo para enviarte mi newsletter y poder responder tus email. Derechos: Tienes derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos. Destinatarios: Tus datos los guardaré en mi propio servidor dentro de la U.E., gracias al servicio de MailPoet.

Publicaciones Similares