El espejo roto y la travesía hacia el descubrimiento del verdadero yo

El espejo roto y la travesía hacia el descubrimiento del verdadero yo

El espejo roto y la travesía hacia el descubrimiento del verdadero yo

En el pequeño pueblo de Santillana, enclavado entre verdes colinas y riachuelos cantores, vivía una niña llamada Lucía. Con sus ojos color avellana y sus rizos dorados, era el alma de las fiestas y la compañera de todos los niños. Sin embargo, dentro de su corazón, Lucía se sentía insegura y siempre buscaba la aprobación de los demás. Vivía en una modesta casita de paredes encaladas y tejado de arcilla, junto a su abuela Carmen, una mujer sabia y de cabellos plateados, que parecía conocer todos los secretos de la vida.

Una tarde de otoño, al volver del colegio, Lucía halló en el ático un espejo antiguo con un marco dorado, cubierto de polvo y telarañas. El espejo, aunque opaco, llamaba la atención por el detalle del filigrana en su armazón. Decidió limpiarlo para ver mejor su reflejo, pero, al quitar las capas de polvo, una imperfección en el vidrio originó que el espejo se rompiera en mil pedazos.

Asustada, Lucía bajó las escaleras con lágrimas en los ojos. «Abuela, lo siento, he roto tu espejo!» exclamó entre sollozos. La abuela Carmen, con la ternura de siempre, la abrazó y le dijo: «No te preocupes, querida. Este espejo tiene una magia especial. Cada pedazo refleja una parte de ti que aún no conoces.»

Con la intriga en el aire, Lucía decidió reunir cada fragmento. A medida que recogía los pedazos, cada uno comenzaba a brillar y mostraba escenas de su vida: sus alegrías, sus miedos, sus aspiraciones. Fue un proceso largo y en ocasiones doloroso, pero apasionante. Al juntar todos los trozos, Carmen le dijo: «Para comprender realmente cada fragmento, debes emprender un viaje.»

Así, con una mochila cargada de esperanza, Lucía partió en busca de respuestas. El primer destino fue la luminosa ciudad de Toledo, donde conoció a Miguel, un pintor con pinceles enérgicos y un corazón triste.Trabajaba haciendo pinturas en la plaza mayor, pero nunca sonreía. Lucía le preguntó: «¿Por qué pintas si no eres feliz?» Miguel la miró, y con una seriedad tremenda respondió: «Pinto porque es la única manera de expresar lo que siento. Pero siempre temo que no sea suficiente.»

Miguel la llevó al taller de una vieja amiga, Isabela, una maestra escultora. Isabela, con sus manos firmes y mirada calma, era todo lo opuesto a Miguel. En su taller, cada escultura se levantaba imponente, transmitiendo una paz indescriptible. Al percibir la curiosidad de Lucía, Isabela le contó: «La verdadera belleza de mis obras proviene de aceptar mis propias imperfecciones. En cada golpe del cincel encuentro una parte de mí. Miguel le aconsejó «Así debería ser tu viaje Lucía, no temas descubrirte.»

Entonces Lucía decidió seguir viajando. Atravesó frondosos bosques hasta llegar a la costa de Valencia. Allí conoció a Santiago, un joven pescador con un espíritu libre y alegre. Una mañana, mientras el sol despuntaba en el horizonte, Santiago le contó sus aventuras. «Navegar el mar me enseñó a enfrentar mis miedos. Cada ola trae un desafío, pero también una oportunidad de superarlo.»

Lucía conversaba con Santiago mientras él arreglaba sus redes. «¿Nunca te sientes perdido en el vasto mar?» preguntó ella. «Claro,» respondió Santiago, «pero en cada viaje descubro algo nuevo sobre mí. El mar es un reflejo de nuestro interior, a veces sereno, a veces tempestuoso. Aprender a navegarlo es aprender a conocerme.»

Inspirada por las palabras de Santiago, Lucía emprendió el camino de regreso a Santillana. Sentía que había descubierto una parte de sí misma en cada persona que encontró. De vuelta en su hogar, con una nueva comprensión y una renovada confianza, reunió todos los pedazos del espejo. Cada fragmento ahora reflejaba la fortaleza y la belleza de su verdadero yo.

La abuela Carmen, al ver el nuevo brillo en los ojos de Lucía, sonrió y dijo: «Te has encontrado a ti misma, nieta querida. El espejo ya no es un misterio, porque tú ya no lo eres más para ti misma.» Lucía, con lágrimas de alegría, abrazó a su abuela y entendió que el viaje más importante es el que hacemos hacia nuestro interior.

El espejo, aunque roto, dejó de ser una imposición de perfección y lustrado pulcro. Se había convertido en la metáfora viva de la experiencia de Lucía. Se dio cuenta de que cada pedazo reflejaba una parte invaluable de su ser; sus logros, sus fracasos, sus alegrías y dolores—todas piezas importantes que la completaban.

Con esta nueva conciencia, Lucía creció y se convirtió en una mujer fuerte y confiada, siempre agradecida por el espejo roto que permitió conocer su verdadero yo. La sonrisa que alguna vez dependió de la aprobación ajena, ahora iluminaba su rostro con la seguridad de saber, que la verdadera belleza se encuentra en la aceptación y amor hacia uno mismo.

Moraleja del cuento «El espejo roto y la travesía hacia el descubrimiento del verdadero yo»

La verdadera belleza y valor de una persona no radican en su perfección externa, sino en la aceptación y amor hacia sus imperfecciones y en el constante proceso de descubrir quién es realmente. A menudo, encontrar el verdadero yo implica un viaje lleno de desafíos y descubrimientos, y en cada paso que damos, nos acercamos más a la esencia de quienes somos.

Valora este artículo post

¿Te apuntas GRATIS al Club del Cuentacuentos?

Únete a otros 397 lectores, y empieza esta semana a recibir tus cuentos ORIGINALES gratis.

Cada semana, te comparto cuentos nuevos en tu bandeja de entrada.

Historias que te transportarán a mundos mágicos, aventuras emocionantes y viajes inolvidables, todo desde la comodidad de tu hogar.

¡Recuerda que nunca te enviaré spam! Echa un vistazo a la política de privacidad para más información.

Responsable: Abraham Velázquez Moraira. Propósito: Solo para enviarte mi newsletter y poder responder tus email. Derechos: Tienes derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos. Destinatarios: Tus datos los guardaré en mi propio servidor dentro de la U.E., gracias al servicio de MailPoet.

Publicaciones Similares