El niño y su amigo extraterrestre que venía de la estrella azul

El niño y su amigo extraterrestre que venía de la estrella azul

El niño y su amigo extraterrestre que venía de la estrella azul

En un rincón apacible de la Tierra, vivía Marco, un niño de diez años con el cabello enmarañado y ojos de un verde brillante, llenos de curiosidad. Su aldea, enclavada en el corazón de un valle rodeado por montañas, era un lugar tranquilo donde las tardes transcurrían despacio y la brisa movía las hojas de los árboles con dulzura.

Cada noche, antes de dormir, Marco observaba las estrellas desde su ventana. Soñaba con aventuras en el espacio y se imaginaba volando entre planetas y galaxias. Sus padres, Blanca y Ernesto, lo miraban con ternura. «Algún día, Marco, conocerás algo extraordinario», le decía su madre, acariciándole la cabeza.

Una noche, mientras contemplaba la constelación de Orión, Marco vio un destello azul intenso. Al principio pensó que era una estrella fugaz, pero el brillo no desaparecía. Intrigado, decidió seguir su luz hasta el bosque cercano. «¿Dónde vas, Marco?», preguntó su amigo Luisao, quien había llegado de la ciudad para pasar unos días. «Voy al bosque, vi algo extraño», respondió Marco en voz baja.

En el corazón del bosque, los dos amigos encontraron algo asombroso: una pequeña nave espacial de color plateado. De su interior salió una criatura pequeña y encantadora con una piel azul luminosa y ojos grandes y resplandecientes. «Hola, me llamo Lira», dijo el extraterrestre, con una voz suave y melodiosa. Luisao, aunque algo asustado, no podía apartar la mirada de Lira. Marco, en cambio, sintió una extraña conexión con aquel ser.

«¡Hola, Lira! Soy Marco, y él es Luisao», dijo Marco, extendiendo su mano. «¿De dónde vienes?», preguntó, sin poder contener su entusiasmo. «Vengo de la estrella azul, un planeta llamado Zyr. Necesito vuestra ayuda, mi nave está averiada», explicó Lira, con un gesto de preocupación en su rostro.

Los dos niños, decididos a ayudar, llevaron a Lira a casa de Ernesto, quien era ingeniero. Al principio, Ernesto no podía creer lo que veía. «¿Un extraterrestre? ¡Esto es increíble!» Sin embargo, tras escuchar la historia de Lira, decidió ayudarla. «Puedo arreglar tu nave, Lira. Pero necesitaré algunas herramientas especiales», dijo.

Los días pasaron rápido. Ernesto trabajaba arduamente en la nave mientras Marco y Luisao mostraban a Lira las maravillas de la Tierra. «Mira, esto es un río», dijo Marco un día, enseñándole a Lira cómo lanzar piedras para que rebotaran en el agua. Lira se maravillaba con las cosas más simples, como las flores que florecían bajo el sol o el zumbido de las abejas buscando néctar.

Sin embargo, el tiempo corría y la reparación no avanzaba tan rápido como esperaban. Una noche, Marco y Luisao decidieron buscar ayuda en la biblioteca del pueblo, un lugar lleno de libros antiguos y extraños. Allí, su amiga María, una niña muy inteligente con gafas grandes y cabello rizado, les ayudó a buscar manuales científicos. «Aquí hay un libro sobre energía cósmica», dijo María, sacando un viejo tomo empoeirado.

Regresaron con la información a casa de Marco y, con la ayuda de María y Ernesto, lograron entender la compleja tecnología de la nave. Con las nuevas ideas, Ernesto pudo finalizar la reparación. «Listo, Lira, tu nave está como nueva», dijo Ernesto, sonriendo.

Lira, emocionada, abrazó a todos con gratitud. «Gracias, amigos. Nunca olvidaré lo que han hecho por mí», dijo, con lágrimas en los ojos. Antes de partir, Lira les dio a cada uno un pequeño cristal azul que reflejaba la luz de las estrellas. «Estos cristales tienen un poder especial. Siempre que necesiten ayuda o quieran visitarme, solo tienen que sostenerlos hacia el cielo», explicó.

Marco, Luisao y María observaron con asombro cómo la nave de Lira ascendía y se perdía en el firmamento, dejando una estela brillante. «¿Crees que volveremos a verla?», preguntó Luisao, con el cristal en su mano. «Estoy seguro de que sí», respondió Marco, sonriendo.

A partir de aquel día, les contaron la historia del extraterrestre a todos en la aldea, aunque muchos no les creyeron. Pero para Marco, Luisao y María, la experiencia había dejado una marca indeleble en sus corazones. Aprendieron que la curiosidad y la amistad podían llevarlos a vivir aventuras inimaginables, incluso hasta las estrellas.

Pasaron los años, y cada noche Marco miraba hacia el cielo esperando ver ese destello azul. Sabía que, en algún lugar del vasto universo, su amigo Lira estaba vigilando y que, gracias a los cristales, siempre podrían comunicarse. Lira no solo fue una aventura pasajera, sino también una conexión que uniría dos mundos para siempre.

Moraleja del cuento «El niño y su amigo extraterrestre que venía de la estrella azul»

Este cuento nos enseña que la amistad no conoce fronteras y que ayudando a los demás, sin importar de dónde vengan, podemos alcanzar cosas maravillosas. La curiosidad y la bondad siempre abren puertas a nuevas y emocionantes aventuras.

Valora este artículo post

¿Te apuntas GRATIS al Club del Cuentacuentos?

Únete a otros 397 lectores, y empieza esta semana a recibir tus cuentos ORIGINALES gratis.

Cada semana, te comparto cuentos nuevos en tu bandeja de entrada.

Historias que te transportarán a mundos mágicos, aventuras emocionantes y viajes inolvidables, todo desde la comodidad de tu hogar.

¡Recuerda que nunca te enviaré spam! Echa un vistazo a la política de privacidad para más información.

Responsable: Abraham Velázquez Moraira. Propósito: Solo para enviarte mi newsletter y poder responder tus email. Derechos: Tienes derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos. Destinatarios: Tus datos los guardaré en mi propio servidor dentro de la U.E., gracias al servicio de MailPoet.

Publicaciones Similares