Cuento: El refugio secreto bajo la luna de miel

Cuento: El refugio secreto bajo la luna de miel 1

El refugio secreto bajo la luna de miel

En la penumbra del crepúsculo, cuando las sombras comienzan a acariciar la aldea de Andarvelo, se cuenta la historia de un lugar encantado, escondido entre susurros y miradas cómplices.

Allí, entre los hilos de la memoria y el descanso, se hallaba el refugio secreto de dos enamorados, Leo y Alba.

Leo, de mirada serena y habla pausada, poseía el corazón de un aventurero y el semblante de quien ha caminado bajo nubes viajeras.

Alba, con sus dedos semejantes a pinceles de artista, pintaba sueños en cada rincón de su mundo compartido.

«¿Recuerdas cómo encontramos este lugar?», susurró Alba bajo una manta celestial bordada de estrellas.

«Imposible olvidarlo», contestó Leo, con una sonrisa que se fundía con el reflejo de la luna en el lago cercano al refugio. «Fue el día en que la brújula del destino nos guió más allá de los mapas, ahí donde solo cabía la emoción del descubrimiento.»

En aquella noche adornada por el canto de grillos y el aroma de los pinos, se desveló el primer enigma del refugio secreto: una pequeña llave dorada, que titilaba como si estuviera tejida de luz de luna.

Alba la encontró entre las raíces de un árbol milenario, susurros del bosque la condujeron hacia ese mágico lugar.

«Debe abrir algo maravilloso», dijo Alba con ojos llameantes de curiosidad, mientras Leo, contagiado por su entusiasmo, proponía una búsqueda al alba.

«Vamos a descubrir su misterio juntos», agregaba él, con la promesa de una aventura compartida.

Al amanecer, los primeros rayos de sol se filtraron por las rendijas de su tienda de campaña.

Despertaron enlazados por una misma excitación, embriagados por la dulzura del aire fresco y el dulce néctar de un nuevo día.

«Mira allá, una cerradura en la base del viejo sauce», suspiró Alba, señalando con una mezcla de asombro y ternura.

La llave servía perfectamente, y al girarla, la naturaleza enmudeció por un instante, como esperando el desvelo de un gran secreto.

Una luz tenue se derramó desde el interior del sauce, invitándolos a un mundo subterráneo que desafiaba la realidad.

Bajaron por delicadas escaleras talladas en madera, descendiendo hacia un paisaje de ensueño que brillaba con luz propia.

«Es como si este lugar hubiera estado esperando por nosotros», murmuró Leo, mientras sus manos rozaban las paredes aguamarina de aquel santuario escondido.

«Como un sueño hecho realidad», añadió Alba, deleitándose con la visión de un vergel subterráneo donde flores de cristal crecían junto a fuentes de plata líquida.

A medida que exploraban, cada recoveco del refugio les revelaba maravillas que desbordaban su imaginación: relojes que marcaban momentos de felicidad, espejos que reflejaban deseos futuros, y un estanque que murmuraba versos de poetas olvidados.

«Nuestro amor ha encontrado un eco en este lugar», confesó Alba, reposando junto a Leo en el borde del estanque.

«Y cada eco es una promesa de infinito», agregó él, sellando sus palabras con un beso que parecía contener el tiempo.

Así pasaron las horas, entre risas y descubrimientos, hasta que la necesidad del descanso los abrazó dulcemente.

Se recostaron en un lecho de musgo y pétalos, donde la melodía de la tierra les arrulló con su nana primigenia.

Bajo el manto de su amor, envueltos en el abrazo de aquel refugio, Leo y Alba se sumieron en un sueño sereno.

En su duermevela, una verdad sencilla se filtraba en ellos: las maravillas más profundas son aquellas que se descubren y se viven en compañía.

Al despertar, con el sol del medio día bañando su piel, ambos sabían que aquel día sería eterno en sus memorias.

Las puertas del refugio secreto se cerraron a su espalda, pero sus corazones permanecieron abiertos, llevando consigo el brillo de mil lunas compartidas.

«Será nuestro para siempre», murmuró Alba, con la certeza de los secretos bien guardados.

«Y cada noche, bajo el cielo estrellado, recordaremos esta luna de miel», contestó Leo, con la luz del sol y del amor reflejados en sus ojos.

Regresaron a la aldea de Andarvelo, con los pasos ligeros de quien ha tocado la magia.

Sus sonrisas eran la prueba de un cuento que no necesita palabras, de una historia escrita con el lenguaje de las almas entrelazadas.

Moraleja del cuento «El refugio secreto bajo la luna de miel»

En la travesía de la vida, el amor es la llave que abre los refugios más secretos de nuestro ser.

Aquellos que aman, descubren juntos los tesoros ocultos de la existencia, enriqueciéndose mutuamente con cada experiencia compartida.

Porque al final, el verdadero refugio está en los corazones que se eligen cada día, bajo cualquier luna, sin importar el cielo que los cobije.

Abraham Cuentacuentos.

Más historias para disfrutar del amor

5/5 - (2 votos)

¿Te apuntas GRATIS al Club del Cuentacuentos?

Únete a otros 404 lectores, y empieza esta semana a recibir tus cuentos ORIGINALES gratis.

Cada semana, te comparto cuentos nuevos en tu bandeja de entrada.

Historias que te transportarán a mundos mágicos, aventuras emocionantes y viajes inolvidables, todo desde la comodidad de tu hogar.

¡Recuerda que nunca te enviaré spam! Echa un vistazo a la política de privacidad para más información.

Responsable: Abraham Velázquez Moraira. Propósito: Solo para enviarte mi newsletter y poder responder tus email. Derechos: Tienes derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos. Destinatarios: Tus datos los guardaré en mi propio servidor dentro de la U.E., gracias al servicio de MailPoet.

Publicaciones Similares