Cuento: Las estrellas que tejieron nuestro destino 1

Cuento: Las estrellas que tejieron nuestro destino

Las estrellas que tejieron nuestro destino

En un valle donde las luciérnagas danzaban con la brisa nocturna, vivía un astrónomo llamado Leo y su inseparable gata, Galatea.

A Leo le encantaba descifrar los misterios del cosmos, mientras que Galatea prefería enredarse entre las constelaciones que él dibujaba.

Una noche particularmente estrellada, Leo observaba el cielo cuando notó algo inusual.

Una estrella parpadeaba con un ritmo casi musical. «Galatea, ¿has visto algo igual?» preguntó. La gata, con ojos como lunas crecientes, murmuró un maullido suave en respuesta.

Ambos decidieron investigar el fenómeno, y para ello, Leo se valió de un antiguo telescopio que había pertenecido a su abuelo.

Al ojear a través de él, descubrieron algo más impresionante: una constelación que parecía tejerse y destejerse a sí misma.

«Es como si las estrellas narrasen una historia», dijo Leo con asombro.

Propuso entonces un juego: él contaría una historia y Galatea sería su juez. Si la gata ronroneaba, la historia estaría a la altura de las estrellas.

La primera historia trataba sobre un marinero que, perdido en el mar, encontraba su camino a casa guiado por el cielo nocturno.

Galatea ronroneó, y en el firmamento, la constelación cobró vida, como celebrando el cuento.

Leo sintió que las estrellas los invitaban a seguir, así que continuó.

Relató la epopeya de una heroína enfrentando criaturas míticas para proteger su aldea.

Al término, Galatea, con un ronroneo aún más fuerte, aplaudió con su menudo cuerpo.

La noche avanzaba y las historias fluían, cada una más enigmática y envolvente.

Las estrellas parecían escuchar, centelleando con más intensidad a medida que Leo tejía sus relatos. Había olvidado por completo el cansancio que acarreaba la rutina diaria.

Al dar inicio a la última historia, la más intrigante de todas, Galatea trepó al hombro de Leo.

Era un cuento sobre dos viajeros de mundos distintos que, gracias a un amor inquebrantable, lograban unir sus realidades en un solo destino.

Para sorpresa de Leo, la constelación respondió al relato final con un brillo dorado excepcional.

La estrella que había iniciado aquel evento insólito, relucía ahora con un fulgor que parecía cobijar el valle entero en un abrazo celestial.

Galatea maulló suavemente, como si entendiera el mensaje de los astros.

Cerrando los ojos, comenzó a ronronear en una melodía acompasada, y Leo, hipnotizado por el sonido y conmovido por la armonía del universo, se dejó caer en la hierba, abrazando a su compañera.

La frescura de la noche los envolvía cuando Leo, mirando hacia la constelación, dijo: «Las estrellas han tejido nuestro destino esta noche, Galatea. Narramos cuentos que trascienden, que conectan cielo y tierra, relatos que incluso el cosmos anhela escuchar».

La gata, sin abrir los ojos, se acurrucó junto a su humano. Juntos respiraron al unísono, como si el pulso del espacio se hubiera sincronizado con sus corazones. Y así, en una calma absoluto, encontraron el descanso en el regazo de la noche.

Los cuentos de Leo, susurrados al oído de la noche, no se desvanecieron con el alba.

Los lugareños comenzaron a hablar de una constelación nueva, una que contaba historias de valor y amor a quienes tuvieran la paciencia de escuchar.

La leyenda del astrónomo y su gata viajó más allá de los confines del valle, atrayendo a curiosos y soñadores.

Todos querían atestiguar el milagro de las estrellas relatoras, y todos partían con una moraleja propia en el corazón.

Leo y Galatea, sin buscarlo, habían tejido con sus narraciones un manto de sueños que enredaba a propios y extraños.

Sus historias, ahora guardadas en la memoria estelar, servirían de cuna para las mentes fatigadas que buscaran consuelo en las noches venideras.

Porque las estrellas, eternas e inmutables, son testigos y narradoras de las vidas que se desenvuelven bajo su luz.

Y cada noche, cuando el silencio es abrazador y la mente se embriaga de cansancio, ellas susurran cuentos de antaño para quien desee soñar.

La frescura de la noche había cedido paso a la suavidad del amanecer.

Leo, con la serenidad del descanso verdadero, sonrió al notar que, en el horizonte, una nueva luz parpadeaba.

«Un nuevo día, una nueva historia», murmuró, mientras Galatea extendía sus zarpas en un bostezo silencioso, preparándose para otra noche de relatos bajo el manto estelar.

Moraleja del cuento «Las estrellas que tejieron nuestro destino»

El universo está lleno de historias esperando ser contadas y escuchadas, y en la danza silenciosa de las estrellas, encontramos los susurros de un pasado que nos cobija y nos prepara para los sueños del mañana.

El destino, como la constelación que se entreteje cada noche, es un reflejo de nuestras propias narraciones compartidas bajo el cielo infinito.

Abraham Cuentacuentos.

Sigue leyendo cuentos que te enamorarán

5/5 - (2 votos)

¿Te apuntas GRATIS al Club del Cuentacuentos?

Únete a otros 119 lectores, y empieza esta semana a recibir tus cuentos ORIGINALES gratis.

Cada semana, te comparto cuentos nuevos en tu bandeja de entrada.

Historias que te transportarán a mundos mágicos, aventuras emocionantes y viajes inolvidables, todo desde la comodidad de tu hogar.

¡Recuerda que nunca te enviaré spam! Echa un vistazo a la política de privacidad para más información.

Responsable: Abraham Velázquez Moraira. Propósito: Solo para enviarte mi newsletter y poder responder tus email. Derechos: Tienes derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos. Destinatarios: Tus datos los guardaré en mi propio servidor dentro de la U.E., gracias al servicio de MailPoet.

Publicaciones Similares