El secreto de la serpiente y el portal a la dimensión de los sueños

El secreto de la serpiente y el portal a la dimensión de los sueños

El secreto de la serpiente y el portal a la dimensión de los sueños

En un lejano valle rodeado de montañas gigantescas y misteriosas, habitaba una serpiente singular llamada Sissi. Su piel brillaba con tonos de verde esmeralda y turquesa que cambiaban con la luz del sol, y sus ojos, de un ámbar profundo, parecían guardar secretos insondables. Pero lo que realmente hacía especial a Sissi era su capacidad de hablar el idioma de los humanos.

Un día, mientras exploraba los confines de su valle, Sissi se topó con una cueva oculta detrás de una cascada. Intrigada, decidió adentrarse. Lo que encontró en su interior fue un portal luminoso, vibrante, que parecía un espejo al universo. Sintiendo una extraña conexión, Sissi se aproximó y, sin previo aviso, fue succionada a través del portal.

Apareció en un lugar desconocido, un mundo lleno de colores y formas que desafiaban la lógica, donde las leyes de la física no aplicaban y todo parecía posible. Sissi había entrado a la dimensión de los sueños, un lugar donde todas las criaturas podían acudir en busca de respuestas, aventuras o simplemente para escapar de la realidad.

Mientras exploraba asombrada, Sissi se encontró con Tomás, un joven aventurero que había llegado allí de manera accidental mientras soñaba. Tomás era un muchacho valiente, de corazón noble y mirada curiosa, cuya vida había sido marcada por la rutina y la sed de aventuras incumplidas.

«¿Eres real o solo parte de mi sueño?» preguntó Tomás con asombro al ver a Sissi.
«Soy tan real como tú. Pero dime, ¿qué haces aquí?», respondió la serpiente.

Tomás compartió con Sissi su deseo de encontrar algo extraordinario, algo que diera un nuevo sentido a su vida. Juntos, decidieron explorar la dimensión en busca de respuestas y aventuras.

Pero no todo era color de rosa en la dimensión de los sueños. Había criaturas malvadas, seres que se alimentaban de las pesadillas y el miedo, y que estaban decididos a atrapar a Sissi y Tomás para alimentar sus propias oscuridades.

Una de estas criaturas era Zalor, un monstruo hecho de sombras y desesperación, que había escuchado sobre la serpiente capaz de viajar entre mundos. Zalor ansiaba capturar a Sissi para usarla como llave y traer pesadillas al mundo real.

La primera prueba que enfrentaron juntos fue el laberinto de los espejismos, un lugar donde sus peores miedos se reflejaban en las paredes, intentando desviarlos de su camino. Sin embargo, la valentía de Tomás y la sabiduría de Sissi lograron superar los obstáculos, fortaleciendo su amistad en el proceso.

A medida que avanzaban, la conexión entre Sissi y Tomás se hacía más fuerte. Se comunicaban casi sin palabras, entendiendo cada movimiento, cada mirada. Sissi le enseñaba a Tomás las maravillas de la dimensión de los sueños, mientras que él le mostraba la belleza de la esperanza y la determinación humana.

Finalmente, se encontraron cara a cara con Zalor en el corazón de la dimensión, un espacio oscuro y vacío donde las almas perdidas vagaban sin rumbo. Zalor se burló de su valentía y prometió devorar sus esperanzas y sueños.

Pero Sissi y Tomás no estaban solos. A lo largo de su viaje, habían tocado los corazones de muchos seres de la dimensión, quienes ahora se unían a ellos en la batalla contra Zalor. La lucha fue feroz y desesperada. Tomás peleaba con un coraje que no sabía que tenía, mientras Sissi utilizaba su ingenio y sus habilidades únicas para protegerlo.

Al final, fue el poder de los sueños y la esperanza lo que prevaleció. Zalor, alimentado por el miedo y la desesperación, no pudo resistir la fortaleza de un corazón puro y de una amistad inquebrantable. Fue derrotado, desvaneciéndose en la nada, y con él, las sombras que oscurecían la dimensión de los sueños.

Con Zalor vencido, el equilibrio fue restaurado. La dimensión de los sueños volvió a ser un lugar de refugio y maravilla, y Sissi fue nombrada su guardiana, un honor que aceptó con humildad y determinación.

Antes de que Tomás regresara al mundo real, Sissi le confesó que siempre tendría un camino hacia la dimensión de los sueños, que su valentía y bondad habían creado un vínculo indestructible. «Cada vez que sueñes, estaré allí, velando por ti,» le prometió Sissi.

Tomás despertó en su habitación, sintiéndose diferente. No solo había vivido una aventura inimaginable, sino que había encontrado un propósito y un sentido profundo a la vida. Sabía que, sin importar los desafíos que enfrentara, siempre tendría un refugio en sus sueños y una amiga en Sissi.

Los días pasaron y la vida de Tomás cambió. Enfrentó el mundo con una nueva valentía, inspirado por su aventura. Y en las noches, cerraba los ojos con la certeza de que sus sueños serían su portal hacia nuevos horizontes junto a Sissi, la serpiente mágica que le mostró el verdadero poder de la amistad.

El valle volvió a ser un lugar de paz, y Sissi, desde su cueva detrás de la cascada, vigilaba el portal, asegurándose de que la dimensión de los sueños siguiera siendo un refugio para aquellos que, como Tomás, buscaban algo más en la vida.

Moraleja del cuento «El secreto de la serpiente y el portal a la dimensión de los sueños»

La aventura de Sissi y Tomás nos enseña que la valentía para enfrentar nuestros miedos y la búsqueda de algo más allá de nosotros mismos puede llevarnos a descubrir mundos maravillosos y formar amistades inquebrantables. Que en el coraje de enfrentar lo desconocido y en la fuerza de la esperanza, reside la verdadera magia de vivir.

Valora este artículo post

¿Te apuntas GRATIS al Club del Cuentacuentos?

Únete a otros 411 lectores, y empieza esta semana a recibir tus cuentos ORIGINALES gratis.

Cada semana, te comparto cuentos nuevos en tu bandeja de entrada.

Historias que te transportarán a mundos mágicos, aventuras emocionantes y viajes inolvidables, todo desde la comodidad de tu hogar.

¡Recuerda que nunca te enviaré spam! Echa un vistazo a la política de privacidad para más información.

Responsable: Abraham Velázquez Moraira. Propósito: Solo para enviarte mi newsletter y poder responder tus email. Derechos: Tienes derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos. Destinatarios: Tus datos los guardaré en mi propio servidor dentro de la U.E., gracias al servicio de MailPoet.

Publicaciones Similares