Cuento: El viaje del agua

Dibujo de una cascada en un río.

El viaje del agua

Érase una vez en un mundo mágico, lleno de plantas y animales, donde el agua era la vida.

El sol brillaba en el cielo y el aire era fresco y limpio.

En un lugar rodeado de montañas y valles, un pequeño arroyo llamado Pajarito comenzó a correr hacia un río cercano llamado Azul.

En su camino, Pajarito se encontró con una ardilla curiosa que saltaba de árbol en árbol.

La ardilla preguntó: «¿A dónde vas, Pajarito?»

«Voy al río Azul para unirme a él y convertirme en un río más grande», respondió Pajarito.

«¡Oh, eso suena emocionante!» exclamó la ardilla. «Me encantaría verlo, ¿puedo acompañarte?»

Pajarito felizmente aceptó la compañía de la ardilla y juntos continuaron su viaje hacia el río Azul.

Cuando llegaron al río Azul, Pajarito y la ardilla encontraron una trucha que nadaba en el agua.

«Hola, trucha», saludó Pajarito.

«Hola, ¿qué hacen ustedes dos aquí?» preguntó la trucha.

«Estamos en nuestro camino hacia el mar para convertirnos en un río más grande», explicó Pajarito.

«¡Eso es increíble!» dijo la trucha, «Me encantaría verlo. ¿Puedo unirme a ustedes en su viaje?»

La ardilla y Pajarito estuvieron de acuerdo y la trucha se unió a su grupo.

Los tres amigos continuaron su viaje hacia el mar.

En el camino, se encontraron con una familia de patos nadando en el río.

Los patos saludaron a los nuevos amigos y les preguntaron a dónde iban.

«Estamos en camino hacia el mar para convertirnos en un río más grande», respondió Pajarito.

«¡Qué maravilloso!» dijo el papá pato. «Nos encantaría acompañarte. ¿Podemos unirnos a tu grupo?»

Los amigos estuvieron de acuerdo y la familia de patos se unió a su viaje.

A medida que se acercaban al mar, el agua se volvía más salada y el aire se hacía más húmedo.

Se encontraron con una manada de caballos salvajes que estaban bebiendo agua del río.

Los caballos saludaron al grupo y les preguntaron a dónde iban.

«Estamos en camino hacia el mar para convertirnos en un río más grande», respondió Pajarito.

«¡Qué emocionante!» exclamó el caballo líder. «Nos encantaría acompañarte. ¿Podemos unirnos a tu grupo?»

Los amigos estuvieron de acuerdo y la manada de caballos salvajes se unió a su viaje.

Finalmente, llegaron al mar.

El agua estaba tan salada que ninguno de ellos podía beberla.

«¿Cómo podemos convertirnos en un río más grande si no podemos beber el agua del mar?» preguntó la ardilla.

La trucha sugirió: «Si esperamos un poco, la lluvia tal vez nos ayude».

Todos decidieron esperar la lluvia y, después de unas horas, la lluvia llegó.

Fue una lluvia tan fuerte que se formó un arroyo en el que pudieron nadar.

Los animales nadaron en el arroyo, disfrutando del agua fresca y limpia.

Al final del arroyo, encontraron un río más grande que el arroyo, y este río se convirtió en su hogar.

Los animales se dieron cuenta de que el agua limpia y fresca era vital para la supervivencia de todas las criaturas, incluidos ellos mismos.

Desde ese día, se prometieron a sí mismos proteger el agua y mantenerla limpia y segura para todos.

Trabajaron juntos para educar a otros animales sobre la importancia del agua y cómo conservarla.

Y así, los animales vivieron felices en su nuevo hogar, agradecidos por la lluvia que les dio una segunda oportunidad.

Y colorín, colorado, este cuento se ha acabado.

Moraleja sobre el cuento «El viaje del agua»

El agua es esencial para la vida y debemos protegerla y conservarla.

Cada pequeña acción que tomemos puede hacer la diferencia para mantener nuestro planeta y su agua limpia y saludable para todos los seres vivos.

Abraham Cuentacuentos.

Otros cuentos para seguir leyendo

Mira y elige ahora por dónde seguir leyendo:

5/5 - (1 voto)

¿Te apuntas GRATIS al Club del Cuentacuentos?

Únete a otros 391 lectores, y empieza esta semana a recibir tus cuentos ORIGINALES gratis.

Cada semana, te comparto cuentos nuevos en tu bandeja de entrada.

Historias que te transportarán a mundos mágicos, aventuras emocionantes y viajes inolvidables, todo desde la comodidad de tu hogar.

¡Recuerda que nunca te enviaré spam! Echa un vistazo a la política de privacidad para más información.

Responsable: Abraham Velázquez Moraira. Propósito: Solo para enviarte mi newsletter y poder responder tus email. Derechos: Tienes derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos. Destinatarios: Tus datos los guardaré en mi propio servidor dentro de la U.E., gracias al servicio de MailPoet.

Publicaciones Similares