Cuento: Fragmentos de un corazón y recuerdos de un amor perdido en el mar

Cuento: Fragmentos de un corazón y recuerdos de un amor perdido en el mar 1

Fragmentos de un corazón y recuerdos de un amor perdido en el mar

Anuncio

El atardecer teñía de naranja el horizonte, mientras las olas acariciaban la arena con una suavidad que parecía robarse la calma del mundo.

Sentado en aquel banco de madera abandonado frente al mar, Esteban sostenía entre sus manos un viejo retrato desgastado por el tiempo, en el que sonreían dos almas jóvenes e ingenuas que creyeron, con fervor, en un amor eterno.

La brisa marina traía consigo recuerdos de otoños pasados, de pasiones encendidas bajo la lumbre de una chimenea y de promesas susurradas al amparo de la noche estrellada.

En aquel entonces, Jimena, con sus ojos del color de la tormenta y su risa que imitaba el sonar del agua fresca, se había convertido en su faro en la oscuridad.

Con las manos aún temblorosas, los recuerdos inundaban a Esteban: las confesiones en aquel café de esquina, donde el grano de café y las risas compartidas eran la esencia de sus tardes.

«Siempre seremos nosotros contra el mundo», le había dicho Jimena, con una convicción que podía desafiar al destino mismo.

Un suspiro escapó de sus labios al recordar cómo los años fueron testigos de su complicidad muda, de las caricias en la penumbra y de los sueños tejidos a dos.

Mas fue en esos mismos años donde las tormentas internas empezaron a tomar forma, y las distancias, antes inexistentes, comenzaron a parecer abismos insalvables.

El cambio, sutil pero implacable, se reflejó en pequeños gestos cotidianos: llamadas que se prolongaban en el tiempo, intercambio de palabras que se volvían cada vez más escasas, y miradas que ya no lograban encontrarse.

Era como si la marea hubiera decidido separar dos navíos que siempre navegaron juntos.

Una noche fatídica, la realidad estalló como cristal contra suelo de piedra.

«Quizás somos dos estrellas destinadas a brillar, pero no en el mismo cielo», dijo Jimena, con lágrimas bailando en la orilla de sus ojos. Esteban, con un dolor sordo anidando en su pecho, intentaba comprender cómo aquel amor que parecía inquebrantable se desvanecía como el eco de las olas.

Los meses que siguieron a su separación se presentaron como una galería de momentos solitarios.

Esteban se vio a sí mismo vagando por su ciudad como un fantasma, buscando en los lugares compartidos un espectro de la felicidad que habitó en ellos.

Jimena, por su parte, sumergida en sus propios mares de introspección, intentaba convencerse de que había más horizontes por descubrir.

Pero sus pasos eran reticentes, y en el fondo sabía que cada nueva aventura sería comparada con aquellas que vivió al lado de Esteban.

Pasaron así los inviernos, trenzando separadamente las estaciones de sus vidas.

Esteban se dedicó a la escritura, plasmando en papel lo que no podía gritar al viento.

Jimena, con su espíritu indomable, emprendió viajes con el anhelo secreto de que cada nuevo destino la llevara de vuelta a él.

Los amigos cercanos, testigos silenciosos de su historia, esperaban en vano el día en que el cauce torcido del río los reuniera nuevamente.

«El amor como el suyo no puede justamente evaporarse», comentaban entre susurros, desconociendo que en lo profundo de ambos corazones, la llama aún persistía, aunque disimulada.

Una tarde de primavera, cuando el cielo ya no pesaba tanto y la tristeza había dejado de ser compañera constante, Esteban decidió volver al antiguo café de esquina, ese relicario de memorias pasadas.

Fue allí donde, entre aromas de nostalgia, una figura conocida tocó la puerta de su pasado: era Jimena, con los mismos ojos de tormenta, pero llevando consigo una serenidad que no había portado antes.

«Hay vidas que se tocan apenas un instante y dejan marca para siempre, y luego hay otras…» comenzó ella, con voz temblorosa pero firme.

«Otros que, aunque ya no caminen juntos, transformaron por completo el paisaje del corazón», terminó Esteban, completando su pensamiento mientras una sonrisa amarga dejaba su amargura a un lado.

Charlaron durante horas, rememorando y desenterrando viejas historias.

Sin rencores ni arrepentimientos, sólo con la claridad que da el tiempo y la madurez después de la tormenta.

El desenlace de esa conversación no fue el regreso de una relación que ya había soltado anclas, sino el brote de una amistad fortalecida por las cicatrices.

Aceptaron que algunas cosas, incluso aquellas que fueron inmensamente hermosas, deben llegar a su fin.

Se prometieron entonces, no un futuro juntos, sino un futuro sincero, uno en el que podría existir la felicidad aún sin el otro.

Compartieron una última sonrisa y un abrazo que contenía en sí todos los «te quiero» que quedaron en el aire.

Cuando Jimena se fue, dejando una estela de libertad tras de sí, Esteban volvió su mirada al mar, ese testigo inmortal de sus días de amor y dolor.

Y mientras las olas se llevaban el último rayo de sol, había, en lo profundo de sus ojos, una chispa de paz.

El amor había cambiado de forma, pero seguía siendo amor, y eso era suficiente.

Anuncio

Moraleja del cuento «Fragmentos de un corazón y recuerdos de un amor perdido en el mar»

No es menos amor aquel que, transformado por el tiempo, se convierte en recuerdo y enseñanza.

Cada relación, incluso aquellas que terminan en despedida, es un eslabón que forma parte de la cadena de nuestra vida, fortaleciéndonos y enseñándonos a amar de maneras más profundas y sinceras.

Abraham Cuentacuentos.

Descubre más historias de amor

Anuncio
Valora este artículo post

¿Te apuntas GRATIS al Club del Cuentacuentos?

Únete a otros 437 lectores, y empieza esta semana a recibir tus cuentos ORIGINALES gratis.

Cada semana, te comparto cuentos nuevos en tu bandeja de entrada. Historias que te transportarán a mundos mágicos, aventuras emocionantes y viajes inolvidables, todo desde la comodidad de tu hogar.

¡Recuerda que nunca te enviaré spam! Echa un vistazo a la política de privacidad para más información.

Responsable: Abraham Velázquez Moraira. Propósito: Solo para enviarte mi newsletter y poder responder tus email. Derechos: Tienes derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos. Destinatarios: Tus datos los guardaré en mi propio servidor dentro de la U.E., gracias al servicio de MailPoet.

Publicaciones Similares