Cuento; La Aventura de la Pelota Roja

Dibujo de un paisaje de fantasía y una pelota roja en primerísimo plano.

Había una vez, en un mundo lleno de colores y risas, una pequeña pelota roja llamada Rosita.

Rosita vivía en la caja de juguetes de una adorable niña llamada Clara.

Clara amaba a Rosita y jugaba con ella todos los días.

A Rosita le encantaba hacer reír a Clara, y siempre estaba dispuesta a rodar, saltar y rebotar para alegrar el día de su pequeña dueña.

Un día, mientras Clara y Rosita jugaban, algo inesperado sucedió. Rosita, en su entusiasmo, rebotó muy alto y salió volando por la ventana abierta.

«¡Rosita, vuelve!» gritó Clara, pero era demasiado tarde. Rosita ya había salido volando por la ventana.

«¡Oh, no!» pensó Rosita mientras rodaba por la calle. «¡Tengo que volver con Clara! ¡Ella debe estar muy preocupada!»

Así comenzó la gran aventura de Rosita para regresar a casa.

Primero, Rosita rodó hasta un parque cercano. Allí se encontró con un cachorro juguetón llamado Max. «¡Hola, Max!» dijo Rosita. «Estoy tratando de regresar a casa con Clara. ¿Puedes ayudarme?»

Max, siempre dispuesto a ayudar, accedió de inmediato.

«Por supuesto, Rosita. Te ayudaré a encontrar el camino de regreso.»

Juntos, Rosita y Max buscaron por todo el parque, pero no encontraron la casa de Clara.

Después de dejar el parque, Rosita y Max llegaron a un bosque frondoso.

Allí, se encontraron con un sabio búho llamado Oliver.

«Hola, Oliver», dijo Rosita. «Estoy perdida y trato de encontrar mi camino de regreso a casa con Clara. ¿Podrías ayudarnos?»

Oliver, con su sabiduría y conocimiento del bosque, estuvo encantado de ayudar.

«Por supuesto, Rosita. Conozco estos bosques como la palma de mi ala. Te ayudaré a encontrar el camino.»

Juntos, los tres amigos buscaron por todo el bosque, pero no encontraron la casa de Clara.

Después de salir del bosque, Rosita, Max y Oliver llegaron a un hermoso lago. Allí, conocieron a un amable pato llamado Pedro.

«Hola, Pedro», dijo Rosita. «Estoy perdida y trato de encontrar mi camino de regreso a casa con Clara. ¿Podrías ayudarnos?»

Pedro, siempre amigable y servicial, estuvo encantado de ayudar. «Por supuesto, Rosita. Conozco este lago como la palma de mi ala. Te ayudaré a encontrar el camino.»

Juntos, los cuatro amigos buscaron alrededor del lago, pero no encontraron la casa de Clara.

Finalmente, después de muchos intentos y aventuras, Rosita, Max, Oliver y Pedro estaban agotados y desanimados.

Justo cuando estaban a punto de rendirse, vieron a lo lejos una casa que parecía familiar. Era la casa de Clara.

«¡Esa es la casa de Clara!» gritó Rosita con alegría. «¡Hemos encontrado el

Lo siento, parece que hubo un error con el formato del texto. Aquí está la continuación de la historia:

«camino de regreso!» Todos juntos, corrieron hacia la casa. Cuando llegaron a la ventana, vieron a Clara, que parecía triste y preocupada.

«¡Clara, estoy aquí!» gritó Rosita. Pero Clara no podía oírla. Rosita era muy pequeña y su voz no era lo suficientemente fuerte.

Entonces, Max tuvo una idea. Cogió a Rosita con su boca y saltó por la ventana, colocando a Rosita en las manos de Clara.

Clara, al ver a Rosita, sonrió de oreja a oreja. «¡Rosita, has vuelto!» exclamó, abrazando a su querida pelota.

Rosita también estaba muy feliz. Había regresado a casa, a salvo y a tiempo para la cena.

Desde aquel día, Rosita siempre recordaba su gran aventura con Max, Oliver y Pedro.

Aunque había sido un viaje largo y a veces difícil, Rosita había hecho nuevos amigos y había aprendido una valiosa lección: no importa lo lejos que te lleve la vida, siempre hay un camino de regreso a casa.

Y así, cada vez que Clara jugaba con Rosita, la pequeña pelota roja siempre tenía una nueva historia que contar.

Y aunque a veces rebotaba un poco más alto de lo que debería, siempre volvía a las manos de Clara, donde sabía que siempre sería amada y cuidada.

Y vivieron felices para siempre. El fin del cuento de la pelota roja.

.

Abraham Cuentacuentos.

Sigue leyendo largos relatos ahora

4.5/5 - (13 votos)

¿Te apuntas GRATIS al Club del Cuentacuentos?

Únete a otros 253 lectores, y empieza esta semana a recibir tus cuentos ORIGINALES gratis.

Cada semana, te comparto cuentos nuevos en tu bandeja de entrada.

Historias que te transportarán a mundos mágicos, aventuras emocionantes y viajes inolvidables, todo desde la comodidad de tu hogar.

¡Recuerda que nunca te enviaré spam! Echa un vistazo a la política de privacidad para más información.

Responsable: Abraham Velázquez Moraira. Propósito: Solo para enviarte mi newsletter y poder responder tus email. Derechos: Tienes derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos. Destinatarios: Tus datos los guardaré en mi propio servidor dentro de la U.E., gracias al servicio de MailPoet.

Publicaciones Similares