Cuento de Navidad emotivo: La bufanda que abrazaba y su milagro de amor

Cuento de Navidad emotivo: La bufanda que abrazaba y su milagro de amor 1

La bufanda que abrazaba y su milagro de amor

Anuncio

En un recóndito y neviscado rincón de la cordillera, se levantaba un vetusto pueblo llamado Abrigados, donde los inviernos blancos y los corazones cálidos se entretejían como lana de la que se hacen las bufandas.

Era la víspera de Navidad, y todos sus habitantes se engalanaban con ropajes de tonos cardenales y púrpuras para celebrar la festividad.

En una casita de madera, al final de la calle del Cerezuelo, vivía una anciana que tejía la más extraordinaria de las bufandas.

Sarah, de cabellos argénteos y manos diestras, dedicaba su existencia a entrelazar hilos colmados de cariño y cuentos.

Más que prendas de vestir, sus creaciones eran amuletos de amor y amistad.

Su casa olía a galletas de jengibre y a la resina de los abetos que abrazaban su ventana.

Cada motivo, cada color, cada punto que tejía, estaba inspirado en algún vecino o amistad entrañable.

Pero, había una bufanda especial, de un celeste profundo e hilos dorados, que parecía no tener destinatario.

El reloj de la iglesia anunció con su cántico de campanas el mediodía.

Sarah se envolvió en su chal y salió a la nevada avenida, la bufanda que abrazaba bajo su brazo izquierdo.

La nieve crujía bajo sus botas al tiempo que observaba a los aldeanos, quienes colmados de alegría, ultimaban los preparativos navideños.

Chicos engalanados de escarcha se deslizaban en trineos por las laderas, mientras las risas resonaban por los contornos aldeanos.

Con todo, entre aquellos sonoros cantos de júbilo, podía discernirse una melodía tenue, la de una niña llorando tras el muro de la panadería.

Se llamaba Clara, con ojos como pozos de chocolate y mejillas sonrosadas por el frío.

La bufanda que le cubría era raída y sus puños deshilachados no mitigaban la mordaz pellizca del viento helado.

—¿Qué te aflige, pequeña flor de invierno? —preguntó con dulzura la anciana, agachándose a su altura.

—Mi padre ha perdido su trabajo en la serrería, y mi madre está enferma. Tememos que esta Navidad no tengamos ni un asado en la mesa ni regalos bajo el abeto —respondió Clara, con la inocencia de su corta edad en su voz trémula.

—Ven conmigo, querida —dijo Sarah suavemente, llevándola de la mano hacia su hogar colmado de calor y aromas dulces.

La tarde se deslizaba tras las cortinas, y entre costuras y chocolates calientes, Clara se encontró narrando sus sueños, que no eran otro que los de una niña de su edad: juguetes, risas y una familia unida y feliz.

Sarah escuchó cada palabra, mientras sus dedos danzaban con el crochet y la lana.

Al final de la velada, y con una gran sonrisa, le regaló la bufanda celeste y dorada, cuyos puntos y colores parecían narrar la propia historia de Clara.

—Esta bufanda no solo te abrazará con calidez, sino que también te traerá suerte y amor —le aseguró Sarah con un guiño.

La niña abrazó a la anciana con todas sus fuerzas, sintiendo el calor del regalo y el amor que exudaba de cada punto.

La noche de Nochebuena llegó y Clara, con la bufanda rodeando su cuello, sintió su magia obrar.

La puerta se abrió para mostrar a su padre, quien con lágrimas en los ojos anunció que había encontrado un nuevo empleo en otra serrería, incluso mejor remunerado.

Aquel mismo día, su madre comenzó a recuperarse, y aunque no hubo asado, la mesa se llenó de viandas y dulces donados por los vecinos que, de alguna manera, se sintieron impulsados a compartir su fortuna.

Abracados al calor del hogar y los unos a los otros, la familia de Clara sentía la mágica protección de la bufanda que abrazaba.

Mientras tanto, Sarah observaba desde la ventana de su casa, sonriendo al contemplar el efecto de su obsequio.

Sabía que los milagros pueden provenir de gestos sencillos y que la calidez de una bufanda puede, en verdad, abrazar a un alma.

El resto del pueblo, inspirado por la historia que se relataba de boca en boca, comenzó a actuar con más bondad y generosidad.

La sencilla pero impactante acción de Sarah había desatado una ola de solidaridad que abrazaba a Abrigados con más fuerza que cualquier prenda.

Y así, la Navidad en Abrigados fue mucho más que un día festivo; se convirtió en el punto de partida para un año lleno de esperanza y fraternidad, donde una bufanda tejida con amor fue el emblema de nuevos comienzos.

Los copos de nieve seguían cayendo, danzando al ritmo del viento, pero ahora cada uno de ellos parecía cargar con el eco de una risa, de un abrazo, de una familia reconfortada y de una comunidad cada vez más unida.

Anuncio

Moraleja del cuento La bufanda que abrazaba

Las acciones simples, nacidas del corazón, poseen la fuerza para tejer comunidades enteras y calentar los espíritus más fríos.

Una bufanda, un gesto, una palabra; cualquiera puede ser el inicio de una cadena de amor y solidaridad que envuelve con su calidez, incluso en las épocas más gélidas.

Abraham Cuentacuentos.

Cuentos navideños para seguir leyendo

Anuncio
Valora este artículo post

¿Te apuntas GRATIS al Club del Cuentacuentos?

Únete a otros 439 lectores, y empieza esta semana a recibir tus cuentos ORIGINALES gratis.

Cada semana, te comparto cuentos nuevos en tu bandeja de entrada. Historias que te transportarán a mundos mágicos, aventuras emocionantes y viajes inolvidables, todo desde la comodidad de tu hogar.

¡Recuerda que nunca te enviaré spam! Echa un vistazo a la política de privacidad para más información.

Responsable: Abraham Velázquez Moraira. Propósito: Solo para enviarte mi newsletter y poder responder tus email. Derechos: Tienes derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos. Destinatarios: Tus datos los guardaré en mi propio servidor dentro de la U.E., gracias al servicio de MailPoet.

Publicaciones Similares