Cuento de Navidad: El regalo perdido de Papá Noel y la sorpresa escondida en el taller de Santa

Cuento de Navidad: El regalo perdido de Papá Noel y la sorpresa escondida en el taller de Santa 1

El regalo perdido de Papá Noel y la sorpresa escondida en el taller de Santa

Anuncio

En la sosegada aldea de Nevadazul, los copos de nieve caían con una pereza extraordinaria, cubriendo cada tejado, cada camino, cada rincón, con su manto níveo y algodonoso; todo, a la espera de la mágica noche de Navidad.

En la más antigua casita de la aldea, frente a una chimenea de piedra cuyo fuego crujía y danzaba, el pequeño Lucas mantenía los ojos abiertos como platos, atónito ante las historias que su abuela contaba.

Cada relato era un universo en sí mismo, lleno de coloridos personajes y emocionantes aventuras, mas una historia, en particular, le hacía vibrar de emoción: aquella en la que Papá Noel perdía uno de sus regalos durante su viaje y cómo ello desencadenaba una serie de hechos que cambiaban la aldea para siempre.

Era la víspera de Navidad cuando la noticia del extravío cayó como un silencioso copo de nieve sobre el pueblo.

Un pequeño paquete envuelto en papel dorado y adornado con un lazo carmesí había desaparecido misteriosamente del trineo de Papá Noel.

Lucas, con su gorro de lana calado hasta las cejas, los ojos chispeantes de determinación, y una bufanda que le daba tres vueltas al cuello, decidió emprender la búsqueda del tesoro perdido.

Su abrigado cuerpo casi se perdía entre la grandiosa estatura de los pinos centenarios que guardaban la aldea.

«Tengo que encontrar el regalo antes de medianoche», susurraba para sus adentros, cada vez que sus pasos hundían en la nieve virgen.

Las luces de las farolas proyectaban una danza de sombras entre los árboles, sombras que parecían cobrar vida propia y acompañar al niño en su aventura.

Lena, la panadera del pueblo, delantal manchado de harina y siempre con una sonrisa que calentaba más que su horno, se cruzó en el camino de Lucas. «¿A dónde vas con tanta premura?», preguntó con un deje de curiosidad maternal.

Tras explicarle la situación, los ojos de Lena se iluminaron. «¡Vaya! ¿Pero quién ayudará a Papá Noel? Estás decidido y eso es valor, ¡contarás con mi ayuda!»

Mientras tanto, en la casa más alta de Nevadazul, el relojero Benjamín, con sus lentes que amplificaban unos ojos llenos de historias y sabiduría, y sus manos idóneas para el arte de dar vida al tiempo, escuchó la noticia por unos clientes. «Un regalo perdido… esto es obra para mentes agudas y ojos avizores», murmuró mientras limpiaba el cristal de un antiguo reloj de bolsillo.

Los corrillos en la plaza del pueblo eran un revoloteo de especulaciones y conjeturas.

Madre Mar, que comandaba la posada con su carácter afable y un olfato para los secretos como quien tiene para los aromas, aconsejaba con su tono dulce. «Paciencia y fe, el regalo aparecerá, como el sol tras la tormenta», decía mientras repartía chocolate caliente entre los aldeanos.

La nieve seguía cayendo, tejiendo su telar blanco, enredando cada busca, cada oferta de ayuda, cada intento por el caso del regalo perdido.

Las horas pasaban, y la noche se cernía sobre el horizonte, extendiendo su manto estrellado y frío.

Lucas, con una mezcla de temor y esperanza palpitando en su pecho, dio con unos rastros singulares junto a la fuente principal.

Eran huellas pequeñas, de un caminar ligero y festivo, que le llevaban directamente hacia el bosque de las luces eternas, donde las leyendas decían que los espíritus de la Navidad concedían deseos a quienes el corazón puro poseían.

Con la luz de la luna como guía y la fascinación del que está a punto de desvelar un misterio, Lucas siguió las huellas.

Cada paso le adentraba más en el bosque, cada vez más convencido de que estaba en la pista correcta.

En un claro, iluminado por una luz suave y plateada, el niño encontró el regalo.

Lo custodiaba una vieja encina, cuyas ramas parecían balancearse al ritmo de una melodía inaudible.

Con reverencia, se aproximó al pequeño paquete, el corazón desbocado por la emoción.

«Gracias por encontrarme,» susurró una voz delicada pero firme.

Sorprendido, Lucas vio cómo del brillo que envolvía al regalo emergía un ser diminuto, de alas translúcidas y una mirada tan antigua como el mismísimo tiempo.

«Soy un espíritu de la Navidad, y no hay error en tu hallazgo. Este regalo estaba destinado a perdurarse, para que alguien de corazón valiente y generoso lo encontrara.»

Lucas, con una mezcla de incredulidad y júbilo, preguntó titubeante, «¿Y… y ahora qué hago con él?»

La criatura sonrió, «Llévalo contigo y entrégalo a quien sientas que más lo necesita. La magia de la Navidad no se encuentra en los objetos, sino en los actos de bondad y amor.»

La decisión pesaba sobre sus hombros mucho más que el regalo.

Lucas caminó de vuelta al pueblo, el paquete en sus manos era ahora no solo un objeto, sino un compromiso, una misión otorgada por algo más grande que él.

Sus pensamientos volaron hacia sus vecinos.

Lena, que repartía su pan aún en los días más fríos; Benjamín, que regalaba su tiempo reparando los relojes a quienes no podían pagarle; Madre Mar, con su posada siempre abierta para el viajero cansado.

¿A quién entregar el regalo de tan insospechada procedencia?

La noche se adentraba en lo profundo, el reloj del campanario marcaba las campanadas hacia la medianoche.

Lucas, con el regalo aún por entregar, se encontraba nuevamente en la plaza, justo frente al gran abeto adornado con miles de pequeñas luces y bajo las cuales el pueblo celebraría la llegada de la Navidad.

La decisión llegó a él como la brisa que arrastra las hojas en otoño: no había una única persona merecedora de aquel regalo, sino toda la aldea.

Así, con una sonrisa tímida pero resuelta, colocó el paquete bajo el árbol de Navidad. «Para Nevadazul», anunció. «De parte de alguien que ama esta aldea tanto como yo.»

La sorpresa se expandió entre los presentes como el calor de una hoguera en invierno.

Al abrirlo, el regalo reveló ser un alegórico carrillón que, al sonar, desplegaba una escena de la aldea en miniatura, con cada personaje, cada edificio, cada detalle, danzando al son de una melodía que hablaba de unidad, de comunidad y de amor.

Lucas observó, mientras todos a su alrededor celebraban el regalo y todo lo que representaba, y supo que la verdadera magia había estado siempre allí, en cada sonrisa compartida, en cada gesto de ayuda, en cada historia contada junto al fuego.

La noche de Navidad se despidió con la promesa de un nuevo día y la certeza de que, mientras hubiera personas dispuestas a compartir y a amar, la esperanza y la magia jamás se perderían.

Anuncio

Moraleja del cuento El regalo perdido de Papá Noel

El verdadero espíritu de la Navidad no reside en la magnificencia de los regalos, sino en los corazones generosos y en la unión de una comunidad.

A veces, un pequeño acto de bondad puede iluminar la vida de muchos, como un faro en la noche más oscura, recordándonos que el más suntuoso regalo es, simplemente, el amor compartido.

Abraham Cuentacuentos.

Más historias navideñas listas para leer

Anuncio
5/5 - (1 voto)

¿Te apuntas GRATIS al Club del Cuentacuentos?

Únete a otros 439 lectores, y empieza esta semana a recibir tus cuentos ORIGINALES gratis.

Cada semana, te comparto cuentos nuevos en tu bandeja de entrada. Historias que te transportarán a mundos mágicos, aventuras emocionantes y viajes inolvidables, todo desde la comodidad de tu hogar.

¡Recuerda que nunca te enviaré spam! Echa un vistazo a la política de privacidad para más información.

Responsable: Abraham Velázquez Moraira. Propósito: Solo para enviarte mi newsletter y poder responder tus email. Derechos: Tienes derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos. Destinatarios: Tus datos los guardaré en mi propio servidor dentro de la U.E., gracias al servicio de MailPoet.

Publicaciones Similares