La cebra que miraba las estrellas: sueños de un mundo más allá de la sabana

La cebra que miraba las estrellas: sueños de un mundo más allá de la sabana 1

«`html

La cebra que miraba las estrellas: sueños de un mundo más allá de la sabana

En una sabana africana donde los paisajes se tiñen de oro y sombra al caer la tarde, vivía una cebra singular llamada Zahara. Su pelaje no solo estaba formado por líneas negras y blancas, sino que, bajo la luna llena, estas parecían componer un mapa estelar sobre su piel. Zahara era conocida por su insaciable curiosidad y las noches las pasaba observando el cielo, preguntándose qué secretos guardarían esos puntos brillantes que la observaban desde la inmensidad del cosmos.

Una vez al mes, cuando la luna alcanzaba su plenitud y el cielo se despejaba, Zahara se separaba del grupo y caminaba hasta el risco del Sabio. Allí encontraba a Baltasar, un viejo búfalo que conocía muchas historias y leyendas de la tierra y el cielo. Baltasar disfrutaba contando relatos sobre constelaciones y galaxias, y Zahara los escuchaba embobada, deseando poder algún día alcanzar aquellos lugares lejanos.

Baltasar describía con voz grave y pausada. «Allá arriba, existe una constelación llamada Pegaso, y cuenta la leyenda que quien logre domar al caballo alado que en ella habita, puede volar hasta tocar las estrellas y conocer sus secretos,» decía el viejo búfalo, mientras los ojos de Zahara brillaban con anhelo y maravilla.

Llegó el día en que un nuevo integrante se unió a la manada. Él era un potro pinto llamado Lucero, cuya pata trasera presentaba una peculiar marca en forma de estrella fugaz. Lucero pronto se dio cuenta de que Zahara era distinta a las demás cebras. Su contemplación de las estrellas y su desapego a las actividades habituales de la manada despertaron en él una sincera curiosidad y respeto.

«Zahara, ¿por qué miras tanto el cielo cuando hay tantas aventuras que vivir aquí en la tierra?», preguntó Lucero una noche, abordándola a la luz del fuego que danzaba con la oscuridad.

Aquella pregunta inició entre ellos una serie de diálogos nocturnos, donde Zahara compartía sus sueños estelares y Lucero sus deseos de explorar cada rincón de la sabana y más allá. Ambos, sin saberlo, compartían un nexo común: la sed de descubrir horizontes desconocidos.

Una noche, mientras Zahara relataba a Lucero las enseñanzas de Baltasar, un ruido les sobresaltó. Provenía del risco del Sabio. Sin dudarlo, ambos corrieron hacia el lugar, su instinto les decía que debían acudir en ayuda del anciano búfalo.

Llegaron solo para encontrar a Baltasar luchando contra una sombra. La sombra era un leopardo, una terrible amenaza solitaria que se deslizaba sobre la roca con intenciones fatales. Zahara y Lucero, sin pensarlo, se abalanzaron en auxilio de su amigo. Un golpe de suerte y una patada certera disuadieron al felino, que huyó en busca de presas menos peligrosas.

Baltasar agradeció su intervención y justo antes de partir, les dijo: «Valientes jóvenes, la próxima luna llena les revelaré el más grande secreto que la sabana oculta». Con esas enigmáticas palabras, los dejó sumidos en la expectativa y la emoción de un misterio por resolver.

Los días pasaron, y la manada vivió varias peripecias. Entre ellas, el rescate de dos cebras atrapadas en lodo a la orilla de un río, la emocionante carrera contra un grupo de gacelas y el encuentro con un elefante sabio que les narró la historia del árbol Baobab y la importancia de la memoria y la unidad.

La noche esperada finalmente llegó. Bajo la imponente luna, Zahara y Lucero acompañaron a Baltasar hasta una cueva oculta tras la cascada del León. La cascada era un velo líquido que protegía la entrada a un lugar secreto, y los sonidos del agua caída eran como música que los envolvía en misterio.

Ahí, Baltasar les reveló el secreto. Frente a ellos, sobre un pedestal de roca, yacía un espejo antiguo de superficie oscurecida por el tiempo. «Este es el espejo de las Eridanus, la constelación del río. Dentro de él, se encuentran respuestas a preguntas que ni siquiera habéis formulado», sentenció el viejo búfalo.

Zahara, guiada por un impulso, se acercó al espejo. Al tocarlo, este cobró vida, mostrando destellos de incontables estrellas. El espejo pareció hablar con ella en un idioma de luz y sombra. Lucero la observaba, sabiendo que estaba siendo testigo de algo transcendental.

La cebra pudo ver a través del espejo el mundo de las estrellas, y en él, la figura de un caballo alado que le extendía la invitación para unirse en un vuelo sideral. Sin embargo, Zahara comprendió entonces que aquella invitación no era para abandonar su mundo, sino para comprenderlo mejor y traer los sueños del cielo a la tierra.

Zahara le contó a Lucero lo que había visto, y juntos decidieron que llevarían las enseñanzas del cielo a su manada, inspirando a cada miembro a mirar más allá de lo cotidiano. El risco del Sabio se convirtió en el nuevo punto de reunión, donde bajo el cielo estrellado, contaban historias y aprendían sobre aquel magnífico tapiz de luces que los cubría cada noche.

Los años pasaron y la manada creció en armonía con la sabiduría de las estrellas. Zahara y Lucero, ahora líderes, guiaron a su pueblo con la fuerza de la tierra y la visión del cielo. La cebra que una vez miraba las estrellas había encontrado en su hogar la vastedad del universo, y con Lucero a su lado, eran un faro de luz en la infinita sabana.

Moraleja del cuento «La cebra que miraba las estrellas: sueños de un mundo más allá de la sabana»

La sabiduría y la belleza se hallan a menudo en los ojos de quien se atreve a soñar. Pero los verdaderos sueños no son aquellos que nos alejan de nuestra tierra, sino los que nos permiten verla bajo una nueva luz y nos inspiran a vivir en armonía con ella. La magia del cielo se refleja en la tierra cuando compartimos nuestras visiones y permitimos que las estrellas guíen sin dominar nuestro caminar.

«`

Valora este artículo post

¿Te apuntas GRATIS al Club del Cuentacuentos?

Únete a otros 411 lectores, y empieza esta semana a recibir tus cuentos ORIGINALES gratis.

Cada semana, te comparto cuentos nuevos en tu bandeja de entrada.

Historias que te transportarán a mundos mágicos, aventuras emocionantes y viajes inolvidables, todo desde la comodidad de tu hogar.

¡Recuerda que nunca te enviaré spam! Echa un vistazo a la política de privacidad para más información.

Responsable: Abraham Velázquez Moraira. Propósito: Solo para enviarte mi newsletter y poder responder tus email. Derechos: Tienes derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos. Destinatarios: Tus datos los guardaré en mi propio servidor dentro de la U.E., gracias al servicio de MailPoet.

Publicaciones Similares