Cuento: La melodía olvidada

Cuento: La melodía olvidada 1

Cuento: La melodía olvidada

En el pintoresco pueblecito de Valencantares, los susurros del viento parecían entrelazarse con las melodías que brotaban de un viejo piano de cola en la casa de la colina.

Aquella mansión, rodeada por un jardín que rebosaba de flores durante todas las estaciones, era el hogar de Elías, un joven de mirada soñadora y dedos diestros en el arte de la música.

Elías llevaba el peso de una antigua historia de amor imposible, sus ojos transmitían un torrente de emociones que iban más allá de las simples notas que componía.

Su mejor amiga, Clara, solía acompañarle en esas tardes de improvisación, escuchando atentamente cada acorde que emanaba de su alma.

Clara, por su parte, tenía un corazón que bullía con la amabilidad de una brisa de verano.

Su presencia era tan reconfortante como la lumbre en una noche fría.

Aunque había sido confidente de Elías durante años, ella guardaba en lo más recóndito de su ser, un secreto amor que no se atrevía a revelar.

Una tarde de invierno, mientras la nieve decoraba cada tejado y rincón del lugar, un extraño se presentó en Valencantares.

Venía de tierras lejanas, arrastrando consigo historias de aventuras y desventuras.

Lorenzo, que así se llamaba el forastero, traía un brillo diferente a sus ojos. Claros y profundos, qué bien sabían contar sin decir una palabra.

El encuentro fue casual, en la pequeña librería del pueblo, donde Clara pasaba sus ratos libres divagando entre letras y sueños.

Fue un roce de manos al alcanzar el mismo volumen de poesía lo que desencadenó un torbellino de emociones aún desconocidas.

«¿Acaso también os cautiva Bécquer?», preguntó Lorenzo con una sonrisa tímida, al notar el libro escogido por Clara.

«Su forma de entender el amor es… única», respondió ella, sintiendo un extraño cosquilleo en el estómago.

Así comenzó una amistad inocente, tejida entre versos y metáforas, que poco a poco fue ganando lugar en el corazón de Clara, quien se debatía entre la lealtad a un amor silencioso y la novedad de aquellos sentimientos emergentes.

Con cada día que pasaba, la música de Elías iba tornándose más melancólica. Sus notas parecían reflejar la incertidumbre de un corazón que temía ser olvidado.

Clara, sumida en su propio torbellino emocional, no advertía que Lorenzo, en cambio, encontraba en ella una luz que había buscado en sus largas travesías.

Un día, mientras la luz dorada del atardecer se filtraba por las ventanas del salón donde Elías solía tocar, Clara le visitó con intención de confesar su dilema.

Fue entonces cuando una melodía olvidada fluyó de los dedos de Elías, una canción que él compuso años atrás, en un tiempo más inocente, y que nunca había sido capaz de terminar hasta ese momento.

«¿Qué es esa melodía?» preguntó Clara, movida por una extraña sensación de familiaridad.

«La compuse pensando en ti… hace mucho tiempo», confesó Elías, con la mirada fija en las teclas.

El silencio que siguió fue cargado y tenso.

Clara sintió cómo el pasado y el presente colisionaban dentro de ella, un caleidoscopio de sentimientos que no sabía cómo ordenar.

«Clara, te amo. Te he amado en silencio, temiendo que mis palabras rompiesen nuestra amistad», dijo Elías, finalmente, con voz quebrada.

El corazón de Clara latía con fuerza. La sinceridad en los ojos de Elías era un espejo del alma que conocía tan bien, pero en los suyos había ahora también un reflejo de Lorenzo, del mundo que había comenzado a explorar a su lado.

El dilema de Clara era el de elegir entre el amor de toda una vida y un amor nuevo, vibrante, lleno de posibilidades.

Los días siguientes fueron una confusión de emociones. Clara y Lorenzo continuaron sus encuentros, pero con una nueva conciencia del amor declarado de Elías. Fue Lorenzo quien, con su perspicacia viajera, percibió la tormenta interna de Clara.

«Escucha tu corazón, Clara. Es el único mapa que deberías seguir», aconsejó, y en sus palabras había una despedida implícita.

La primavera llegó con su manto de colores, y con ella, el Renacimiento en el corazón de Clara.

Renunció al nuevo amor para abrazar el que siempre había vivido a su lado.

La comprensión y la amistad que había compartido con Elías se tornaron en un amor rico y pleno, capaz de resistir el tiempo y las tormentas.

El amor que Lorenzo había sentido por Clara no fue en vano. En su partida, se llevaba la certeza de que su presencia había sido esencial para desencadenar la verdad de los sentimientos entre dos almas destinadas a estar juntas. Su viaje continuó, pleno de nuevas historias que contar y de otras amistades por encontrar.

El tiempo pasó en Valencantares y los tres recordaban con cariño aquel capítulo en sus vidas.

Elías y Clara construyeron una vida juntos, armoniosa y rica en música y amor.

A menudo, hablaban de Lorenzo con una sonrisa, agradecidos por la lección aprendida.

La vieja mansión de la colina se llenó de risas, de nuevas melodías y de una presencia que derribó las barreras del silencio.

El amor de Elías y Clara, fortalecido por la sinceridad y la sinceridad de Lorenzo, se convirtió en un faro para todos los habitantes de Valencantares.

Y cuando en noches estrelladas el piano de cola sonaba, la melodía olvidada era finalmente completa, viva en las almas de dos amantes que encontraron en su amistad la base de un amor eterno.

Moraleja del cuento «Cuento de amor y amistad: La melodía olvidada»

Las melodías del corazón, a veces olvidadas y otras veces recién descubiertas, resuenan con más fuerza cuando las bases de amistad y sinceridad son las que las componen.

La verdad del amor reside en el valor de expresar nuestros sentimientos, y en la valentía de hacerlo, encontramos el camino hacia un final feliz.

Mira otros cuentos de amor escritos para ti

5/5 - (1 voto)

¿Te apuntas GRATIS al Club del Cuentacuentos?

Únete a otros 423 lectores, y empieza esta semana a recibir tus cuentos ORIGINALES gratis.

Cada semana, te comparto cuentos nuevos en tu bandeja de entrada.

Historias que te transportarán a mundos mágicos, aventuras emocionantes y viajes inolvidables, todo desde la comodidad de tu hogar.

¡Recuerda que nunca te enviaré spam! Echa un vistazo a la política de privacidad para más información.

Responsable: Abraham Velázquez Moraira. Propósito: Solo para enviarte mi newsletter y poder responder tus email. Derechos: Tienes derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos. Destinatarios: Tus datos los guardaré en mi propio servidor dentro de la U.E., gracias al servicio de MailPoet.

Publicaciones Similares