La mujer del tren y la historia del hombre que contaba estrellas

La mujer del tren y la historia del hombre que contaba estrellas

La mujer del tren y la historia del hombre que contaba estrellas

En un pequeño pueblo al noreste de un país donde el sol se pone con pereza, vivía una mujer llamada Clara. Clara tenía una existencia sencilla: un trabajo en la biblioteca municipal, un pequeño apartamento con vista a las montañas, y una pasión desmedida por los libros. Todos los días, tomaba el tren de las 8:15 que la llevaba desde su hogar en las afueras hasta la estación central, justo al lado de la biblioteca. Su rutina era como un libro bien leído, cuyas páginas sabía de memoria.

Un lunes cualquiera, su tren de la rutina se vio interrumpido por una huelga no anunciada. Clara, impotente ante el cambio, decidió iniciar el largo camino a pie. En su andar, divisó a un hombre sentado solo en un banco, mirando al cielo con una libreta en sus manos. Se llamaba Gabriel, y junto a él, Clara aprendería a leer no solo las palabras de los libros sino también las estrellas.

Gabriel era un hombre de aspecto sencillo, con una mirada tan profunda que parecía esconder universos enteros. Se vestía con ropa cómoda y llevaba siempre consigo una vieja libreta de notas. Todos lo conocían como el hombre que contaba estrellas, un título que Clara encontró fascinante desde el primer momento.

Su primer encuentro fue breve pero intenso. Clara, curiosa, se acercó a preguntarle qué hacía. Gabriel le explicó que cada noche contaba las estrellas, mapeando constelaciones y escribiendo historias sobre ellas. Le habló de cómo cada estrella era un mundo, una historia esperando ser contada. Clara, encantada con la idea, le pidió que le enseñara. Gabriel, con una sonrisa, accedió.

Así comenzaron las noches de Clara y Gabriel, sentados en el mismo banco, bajo la vastedad del universo. Con cada estrella contada, Clara descubría un mundo nuevo, una perspectiva diferente. Gabriel, por su parte, encontró en Clara una compañera de historias, alguien con quien compartir el silencio cómplice que solo la noche sabe guardar.

Los días se sucedieron, y la huelga del tren se prolongó. Clara, sin embargo, no sentía la prisa de que las cosas volvieran a la normalidad. Había encontrado en Gabriel y en las estrellas una pasión desconocida, un lugar en el universo. Su trabajo en la biblioteca ya no era lo único que llenaba su alma; ahora tenía las historias de Gabriel, las constelaciones y la inmensidad del cielo nocturno.

Una noche, mientras trazaban líneas imaginarias entre estrellas, un grupo de jóvenes se acercó con la intención de burlarse del hombre que contaba estrellas. Clara, con una valentía que no sabía que poseía, defendió a Gabriel. Les habló de la belleza de mirar hacia arriba, de encontrar historias en lo infinito. Los jóvenes, confundidos pero intrigados, decidieron darles una oportunidad a las estrellas. Aquella noche, el grupo aprendió a ver el cielo no como un lienzo negro, sino como un mar de posibilidades.

Con el tiempo, el banco bajo las estrellas se convirtió en un punto de reunión para los soñadores del pueblo. Gente de todas las edades venía a escuchar a Clara y Gabriel contar historias de constelaciones, a aprender a mapear el cielo. La pasión de Clara por los libros se fusionó con las estrellas, creando una biblioteca celestial que todos podían leer.

Su vínculo con Gabriel se fortaleció, unido por hilos invisibles tan fuertes como las leyendas que mapeaban en el cielo. Clara había encontrado en él no solo a un maestro sino a un alma gemela, alguien que entendía el silencio y la palabra con la misma profundidad.

La huelga del tren terminó, pero la vida de Clara ya había cambiado de rumbo. Decidió dejar su trabajo en la biblioteca para dedicarse a estudiar el cielo junto a Gabriel. Juntos, escribieron libros, impartieron talleres y, lo más importante, enseñaron a mirar el cielo con asombro y curiosidad.

La historia de cómo una mujer tomó un camino diferente un día cualquiera, y cómo ese camino la llevó a contar estrellas, se convirtió en una leyenda en el pueblo. Clara y Gabriel, sin buscarlo, habían tejido una comunidad, unidos por la magia de mirar hacia arriba.

Con el tiempo, la mujer del tren y el hombre que contaba estrellas se convirtieron en sinónimos de sueños y esperanzas. No solo habían encontrado cada uno en el otro un compañero para sus jornadas nocturnas, sino que habían encendido en su comunidad una chispa de curiosidad y maravilla hacia el universo.

Los años pasaron, y el banco bajo las estrellas nunca estuvo vacío. Había siempre alguien mirando hacia arriba, soñando, aprendiendo. Clara y Gabriel, ahora viejos, continuaban siendo los guardianes de esas historias celestiales, maestros de aquellos dispuestos a aprender el lenguaje de las estrellas.

En una de esas noches, bajo un cielo especialmente claro, Clara miró a Gabriel y le dijo: «¿Te imaginas si hubiera tomado el tren aquel día?». Gabriel, con una sonrisa, le respondió: «Algunas veces, los caminos que cambian nuestras vidas no son los que tomamos, sino los que evitamos».

Clara asintió, mirando las estrellas, agradecida por haber encontrado su lugar en el universo, por haber aprendido a leer no solo los libros sino también el cielo. En Gabriel había encontrado no solo un compañero de vida sino a alguien que le mostró que cada estrella es una historia de amor, esperanza y eternidad.

La noche se llenó de risas y cuentos, como muchas antes y muchas que vendrían. En aquel pequeño pueblo, la leyenda de la mujer del tren y el hombre que contaba estrellas se convirtió en un faro de luz para aquellos buscando su camino, recordándoles que a veces, lo más importante que podemos hacer es mirar hacia arriba y soñar.

Moraleja del cuento «La mujer del tren y la historia del hombre que contaba estrellas»

En la travesía de nuestras vidas, muchas veces ignoramos el poder de lo inesperado, de los cambios abruptos de ruta que, aunque al principio parezcan desafiantes, pueden llevarnos a descubrir pasiones y caminos que llenen nuestro espíritu de manera profunda y auténtica. Así como Clara y Gabriel, quien elige mirar hacia arriba, hacia lo desconocido y vasto, puede encontrar en las estrellas, y en la vida, historias que valgan la pena contar y compartir. Que este relato sirva de recordatorio para abrazar los cambios, pues en ellos puede residir la esencia de nuestra existencia: aprender, compartir y maravillarnos ante la inmensidad de nuestro universo y de nuestras propias vidas.

Valora este artículo post

¿Te apuntas GRATIS al Club del Cuentacuentos?

Únete a otros 412 lectores, y empieza esta semana a recibir tus cuentos ORIGINALES gratis.

Cada semana, te comparto cuentos nuevos en tu bandeja de entrada.

Historias que te transportarán a mundos mágicos, aventuras emocionantes y viajes inolvidables, todo desde la comodidad de tu hogar.

¡Recuerda que nunca te enviaré spam! Echa un vistazo a la política de privacidad para más información.

Responsable: Abraham Velázquez Moraira. Propósito: Solo para enviarte mi newsletter y poder responder tus email. Derechos: Tienes derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos. Destinatarios: Tus datos los guardaré en mi propio servidor dentro de la U.E., gracias al servicio de MailPoet.

Publicaciones Similares