Cuento Fantástico: "La noche estrellada" y el misterio del bosque encantado 1

Cuento Fantástico: «La noche estrellada» y el misterio del bosque encantado

La noche estrellada

En la aldea de Valleverde, donde los días se teñían con el suave pastel de la puesta de sol, vivía Amelia, una tejedora de sueños con cabellos de plata y manos suaves.

Su labor diaria era la de urdir mágicas historias a través de finos hilos, tejiendo mantos estelares que cubrían el cielo al llegar la noche.

Una tranquila tarde, mientras el sol empezaba a esconderse tras los cerros, Amelia recibió la visita de un viajero, un poeta llamado Fernando, cuyo rostro reflejaba la serenidad de los mares y cuya voz parecía una suave brisa que acaricia las hojas de un árbol.

Con la curiosidad pintada en sus ojos, preguntó a Amelia sobre su arte.

«Tejo sueños, querido poeta. Sueños que se convierten en estrellas y narran historias a quienes están dispuestos a escuchar», respondió Amelia. «Esta noche, te invito a ver cómo la obscuridad se viste de luz con cada hebra que danzo entre mis dedos».

A medida que la luz de la luna comenzaba a ser la única guía en el cielo, Amelia y Fernando se sentaron sobre la verde colina que daba cobijo a Valleverde.

Entonces, ella comenzó a trabajar. Su aguja se movía con tal gracia y delicadeza que parecía parte del aire mismo.

«¿Puede uno realmente vivir de los sueños?», susurró Fernando con fascinación.

«Los sueños son el alimento del alma, el refugio cuando la realidad araña nuestras esperanzas», dijo Amelia con una voz tan tranquila que podría mecer los corazones más atormentados.

Alrededor de la colina, diferentes vecinos de Valleverde comenzaron a reunirse, cada cual con su propia carga de vida.

Estaba Marco, el panadero, cuyas manos habían amasado más historias que pan; Clara, la niña cuya risa era una melodía perdida en el viento; y el viejo Tomas, cuyo rostro surcado de arrugas guardaba la sabiduría del tiempo.

Con cada hilo que Amelia tejía, una estrella nacía en el firmamento, iluminando los semblantes de quienes la observaban.

La narración silenciosa se sumergió en la existencia de los aldeanos, contando cuentos de amor, aventuras y secretos inconfesables. Cada uno encontró en las estrellas un espejo de sus propias vidas.

La noche se tornó mágica. La melodía del río cercano servía de acompañamiento al baile de Amelia. El cielo pronto estuvo plagado de constelaciones nunca antes vistas, cada una con su propia leyenda.

«Háblame de aquella constelación», pidió Clara, señalando hacia dos estrellas brillantes unidas por un sendero de luces menores.

Amelia sonrió y comenzó a relatar la historia de dos viajeros eternos en búsqueda de la sabiduría del universo, hilvanando palabras que mecían las inquietudes hasta convertirlas en paz.

La narración fluía como el agua en un arroyo tranquilo, y una a una, las parpadeantes luces cobraban vida en el firmamento, reflejando en los ojos de Fernando un deslumbrante asombro.

«Vive de los sueños, y deja que te lleven a mundos inexplorados», le dijo Amelia cuando vio la luz en su mirada.

El tiempo parecía haberse detenido para la aldea entera. Los corazones latían al unísono, acompasados por la voz de Amelia y el fulgor de las estrellas.

Incluso el viejo Tomas, que solía compartir historias del pasado, ahora miraba al futuro con esperanza.

Mientras la noche avanzaba, Fernando comenzó también a narrar poesías que hablaban de lunas, soles y amantes separados por el destino.

Su voz se entrelazaba con el orbe estrellado, creando una sinfonía celestial.

Y así, entre hilos de luz y palabras susurradas, los habitantes de Valleverde se sumergieron en un sueño colectivo, donde la realidad era tan dulce como la ficción.

La noche estrellada se convirtió en un manto de tranquilidad que abrazaba a cada ser en la aldea.

El alba se acercó con timidez, no queriendo interrumpir la magia de la noche.

Amelia concluyó su última trama justo cuando la primera luz del día pintaba el cielo de suaves tonos rosados.

Los aldeanos, uno a uno, fueron despertando de aquel trance sereno, llevando consigo la calidez de las historias que habían sido tejidas especialmente para ellos.

Sus corazones, antes agitados por las preocupaciones diarias, ahora palpitaban con una calma renovada.

Fernando, inspirado por la noche estrellada, decidió que sus próximas poesías hablarían de aquel encuentro entre sueños y estrellas.

Se despidió de Amelia con una promesa: «Volveré cada vez que la aldea se vista de estrellas, para añadir mis versos a tu tejido celestial».

La tejedora de sueños sonrió, sabiendo que cada hilo de realidad y fantasía ya estaba eternamente entrelazado en el tapiz del cielo y en las almas de quienes habían compartido esa noche mágica bajo la noche estrellada.

Y en cada anochecer, cuando las estrellas comenzaban a parpadear en el firmamento, se susurraba la leyenda de Amelia y Fernando, la tejedora y el poeta, cuyos sueños y palabras se convirtieron en un refugio para todo aquel que buscara paz en el crepúsculo.

Moraleja del cuento La noche estrellada

Los sueños y las historias, como estrellas en el cielo, no solo iluminan nuestras noches, sino que también nos ofrecen un lugar de paz y consuelo.

El arte de soñar y narrar es un regalo que une a las almas, tejido con la promesa de que, en la tranquilidad de la noche, podemos encontrar esperanza y reconfortar nuestros corazones.

Abraham Cuentacuentos.

Más relatos para leer y dormir

Valora este artículo post

¿Te apuntas GRATIS al Club del Cuentacuentos?

Únete a otros 119 lectores, y empieza esta semana a recibir tus cuentos ORIGINALES gratis.

Cada semana, te comparto cuentos nuevos en tu bandeja de entrada.

Historias que te transportarán a mundos mágicos, aventuras emocionantes y viajes inolvidables, todo desde la comodidad de tu hogar.

¡Recuerda que nunca te enviaré spam! Echa un vistazo a la política de privacidad para más información.

Responsable: Abraham Velázquez Moraira. Propósito: Solo para enviarte mi newsletter y poder responder tus email. Derechos: Tienes derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos. Destinatarios: Tus datos los guardaré en mi propio servidor dentro de la U.E., gracias al servicio de MailPoet.

Publicaciones Similares