La pandilla de la calle Elm y la casa abandonada que ocultaba secretos

La pandilla de la calle Elm y la casa abandonada que ocultaba secretos

La pandilla de la calle Elm y la casa abandonada que ocultaba secretos

En la tranquila calle Elm, vivían un grupo de amigos inseparables: Daniela, Javier, Sofía y Lucas. Se conocían desde la infancia y pasaban juntos sus días de verano explorando el vecindario y creando historias fantásticas. Daniela, una chica de ojos verdes y sonrisa amable, era la más intrépida del grupo, siempre buscando una nueva aventura. Javier, alto y corpulento, tenía una imaginación desbordante y era el cerebro detrás de muchos de sus planes. Sofía, de cabello largo y castaño, poseía una mente analítica que complementaba la creatividad de sus amigos. Lucas, con su carisma y sentido del humor, mantenía al grupo unido, siempre sacando una sonrisa en los momentos más tensos.

Un caluroso día de julio, mientras descansaban bajo la sombra de un viejo roble, Sofía sugirió explorar la vieja casa abandonada al final de la calle. «Dicen que está embrujada», comentó con un destello travieso en sus ojos. Los demás, intrigados, aceptaron la propuesta y partieron hacia la misteriosa mansión. La casa, con sus muros cubiertos de enredaderas y ventanas rotas, parecía un lugar sacado directamente de una película de terror. Sin embargo, algo en ella atraía irresistiblemente a los jóvenes.

Armados con linternas y mochilas llenas de provisiones, la pandilla decidió aventurarse en el interior. La entrada principal crujió y se abrió con un chirrido que resonó en toda la casa. Daniela fue la primera en entrar, seguida de cerca por los demás. «Cuidado con dónde pisáis», advirtió Lucas, señalando una tabla de madera podrida en el suelo.

A medida que exploraban las habitaciones, descubrieron viejos muebles cubiertos de polvo y retratos de personas que parecían observarlos desde las paredes. «¿Quiénes habrán sido?», se preguntó Javier en voz alta. «Probablemente los antiguos dueños», respondió Daniela. «Aunque parece que esta casa ha estado deshabitada durante décadas».

En el sótano, encontraron una puerta de metal medio oculta detrás de unas estanterías. Javier, siempre curioso, no pudo resistirse a abrirla. «¡Ayudadme con esto!», pidió, mientras luchaba por girar la pesada manija. Finalmente, la puerta cedió y reveló una escalera que descendía a las entrañas de la casa.

A medida que descendían, un frío escalofrío recorrió la espalda de Sofía. «No es demasiado tarde para dar marcha atrás», sugirió, pero los demás ya habían avanzado demasiado como para detenerse. Al llegar al final de la escalera, encontraron una habitación iluminada por una tenue luz azulada. En el centro, un extraño artefacto brillaba con un resplandor sobrenatural.

«Esto parece sacado de una película de ciencia ficción», comentó Lucas, maravillado. La curiosidad de Javier lo llevó a tocar el artefacto, y en ese momento, la habitación comenzó a temblar. Un portal luminoso apareció ante ellos. «¿Qué demonios es eso?», exclamó Sofía, dando un paso atrás.

Antes de que pudieran reaccionar, el portal los succionó y se encontraron en un paisaje completamente diferente. Una vasta pradera bajo un cielo morado se extendía ante sus ojos. «¡Esto no es posible!», gritó Daniela, tratando de entender lo que había pasado. Javier, menos impresionado y más emocionado, estaba ansioso por investigar.

Decidieron avanzar hacia un conjunto de casas que divisaron en la distancia. Allí conocieron a un anciano llamado Don Aurelio, quien les reveló que estaban en una dimensión diferente, una especie de realidad paralela. «Ese artefacto que encontrasteis es un portal», explicó, «y quienes lo crearon querían ocultar algo muy poderoso.»

Don Aurelio les contó sobre una gema que daba poderes extraordinarios a quien la poseyera. «Pero eso no es lo más importante», advirtió el anciano, «la gema también desencadena peligros inimaginables.» La pandilla comprendió que debía impedir que esa gema cayera en malas manos y emprendieron una búsqueda para recuperarla.

Su primera parada fue un antiguo templo en ruinas, donde se decía que la gema estaba escondida. «Aquí es donde comienza nuestra verdadera aventura», dijo Lucas, tratando de mantener el ánimo del grupo. Daniela lideró el camino, usando su habilidad para descifrar los símbolos antiguos que cubrían las paredes del templo.

Después de sortear varias trampas y enigmas, llegaron a una sala donde la gema descansaba sobre un pedestal. Antes de que pudieran tomarla, un grupo de figuras encapuchadas apareció de las sombras. «¡Intrusos!», gritó uno de ellos. Pronto se desató una frenética batalla. A pesar de no ser guerreros experimentados, la pandilla usó su ingenio para desarmar a los encapuchados. Daniela, con una rapidez sorprendente, tomó la gema y la escondió en su mochila.

En ese momento, el templo comenzó a derrumbarse. «¡Tenemos que salir de aquí!», urgió Javier. Corrieron hacia la salida mientras las paredes se desmoronaban a su alrededor. Apenas lograron escapar antes de que todo el lugar se desplomara en una nube de polvo y escombros.

Con la gema en su poder, regresaron al portal, pero antes de cruzarlo, Don Aurelio apareció una vez más. «La verdadera prueba aún no ha terminado», les advirtió. «Debéis destruir la gema para evitar que su poder caiga en manos equivocadas, pero el sacrificio será grande.»

Una vez de vuelta en su mundo, la pandilla llevó la gema a la casa abandonada. «No puedo creer que todo esto haya pasado», murmuró Sofía, aún en estado de shock. Entendieron que el sacrificio del que hablaba Don Aurelio significaba destruir algo que pudiera cambiar sus vidas para siempre.

Juntos, construyeron una pequeña pira en el sótano y colocaron la gema en el centro. «Hemos hecho esto juntos, y juntos debemos terminarlo», dijo Daniela con firmeza, encendiendo la pira. La gema crepitó y brilló intensamente antes de desintegrarse en polvo luminoso.

La luz que emanó de la destrucción de la gema iluminó el sótano y, por un momento, todos sintieron una profunda paz. «Hemos hecho lo correcto», afirmó Javier, mientras el portal se cerraba definitivamente detrás de ellos.

Salieron de la casa, sintiéndose más unidos que nunca. «Esta será una historia para contar a nuestros hijos», dijo Lucas, riendo. «Si es que alguna vez se creen lo que pasó», agregó, guiñando un ojo. Reían y bromeaban mientras el sol comenzaba a ponerse en el horizonte.

De vuelta en la calle Elm, la pandilla descubrió que, aunque la casa seguía desmoronándose y oscura, algo había cambiado. Una cálida luz emanaba de sus ventanas, dándole un aire menos siniestro. «Quizás le dimos un nuevo propósito», dijo Sofía, mirando la antigua mansión con una sonrisa. «Quizás dejamos un poco de nuestra magia en ella.»

Moraleja del cuento «La pandilla de la calle Elm y la casa abandonada que ocultaba secretos»

La verdadera fortaleza de cualquier amistad se pone a prueba en los momentos más oscuros y extraordinarios. Juntos, podemos superar cualquier obstáculo y encontrar lo mágico incluso en los lugares más inesperados.

Valora este artículo post

¿Te apuntas GRATIS al Club del Cuentacuentos?

Únete a otros 411 lectores, y empieza esta semana a recibir tus cuentos ORIGINALES gratis.

Cada semana, te comparto cuentos nuevos en tu bandeja de entrada.

Historias que te transportarán a mundos mágicos, aventuras emocionantes y viajes inolvidables, todo desde la comodidad de tu hogar.

¡Recuerda que nunca te enviaré spam! Echa un vistazo a la política de privacidad para más información.

Responsable: Abraham Velázquez Moraira. Propósito: Solo para enviarte mi newsletter y poder responder tus email. Derechos: Tienes derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos. Destinatarios: Tus datos los guardaré en mi propio servidor dentro de la U.E., gracias al servicio de MailPoet.

Publicaciones Similares